A ver si López-Gatell aprende de Macron (y de Italia, Alemania…)

Compartir:

Ante la nueva gravedad que está viviendo Europa por rebrotes de Covid-19, Francia no se anda por las ramas. Este miércoles, el Presidente Emmanuel Macron, sin que su decisión sea tomada como “coercitiva”, “represiva” o con señas de “autoritarismo” (de lo que tanto se cuida la 4T, así mueran los que mueran), anunció un TOQUE DE QUEDA tanto en París como en otras ocho ciudades.


Para nadie es ajeno que el Covid-19 está resurgiendo, y el proceso se repite, los rebrotes se dan en Europa, pero, sin duda, continuarán en América.


Y viene el invierno, y la Influenza, y el coctel se aprecia mortífero. Quizá por ello, y para poner sus barbas a remojar, el doctor Hugo López-Gatell, encargado de proteger a los mexicanos del Covid-19, salió este miércoles a decir que él “siempre ha recomendado el cubrebocas”.


Hace dos días Italia y Alemania, y eso lo reconoció el subsecretario de Salud, anunciaron que endurecerán las medidas, entre ellas, el uso obligatorio del cubrebocas. Y para curarse en salud, el encargado de Salud (valga la redundancia), ahora se eleva como Mr. Mascarilla.


Se le olvidó que desde finales de febrero como hasta junio era el primer reacio a utilizarla señalando, al menos unas 30 veces, que “usar cubrebocas tiene una pobre utilidad, o incluso tiene una nula utilidad…”. O que por abril dijo que gastar en cubrebocas y utilizarlo mal es como “dinero tirado a la basura”.


Claro, como al final del túnel se apagó la luz y lo que ven ahora es una bestial locomotora (y con los focos apagados), pues a promocionar el cubrebocas.


Por cierto, la Infodemia y la disonancia cognitiva (ese mal mental), ¿solo puede presentarse de los medios de comunicación y los que reclaman hacia quienes están al frente de las dependencias o, viceversa, también de estas hacia aquellos?

…Y EL PRESIDENTE LO OFRECE AL MUNDO, JUNTO CON ALCOCER

Así como dijo el doctor López-Gatell respecto a la propuesta de seis ex secretarios de Salud para bajar los casos y muertos en México por el Covid-19, “debieran patentar su ‘fórmula mágica’ y presentarla al mundo”, Andrés Manuel López Obrador quiere hacer lo mismo con el subsecretario y el secretario de Salud.


Este miércoles, luego de afirmar que “el manejo de la pandemia en México ha sido muy profesional”, el Presidente, orgulloso, afirmó que otros países ya quisieran tener a Jorge Alcocer y a López-Gatell.

Lo que no dijo es en dónde los quisieran tener.

Pero si de honrarlos se trata ya está un pedestal disponible que hasta hace unos días ocupó el genovés Cristóbal Colón. Aunque debieran esperar a que lleguemos, cuando menos, a los 100,000 decesos.


Al fin que para “patentarlos” no hay prisa…

LAS DESGRACIAS NATURALES SACAN A FLOTE LAS INFAMIAS, PERO NO TODAS

Este miércoles, finalmente, Mónica García Villegas, ex directora del Colegio Rébsamen, fue sentenciada a 31 años de cárcel (y la Fiscalía va por más) y a pagar 400 mil pesos por cada una de las 26 víctimas del derrumbe a causa del sismo del 19 de septiembre de 2017.


El caso, más allá de si la sentencia es justa o no, y de si los conceptos jurídicos están correctamente aplicados, desata varias interrogantes. El sismo de 7.1 grados en la escala de Richter provocó 369 muertos en varios estados, 228 en la Ciudad de México.


Aunque el del Rébsamen fue el caso que más atrajo la atención por tratarse de un colegio en el que la mayoría de las víctimas fueron niñas y niños (19), hubo otros derrumbes en donde también fallecieron varias personas, ¿en esos hubo culpables por negligencia u otro delito? ¿Detenidos, sentenciados?


Por ejemplo, edificio habitacional en la colonia del Valle, en la alcaldía Benito Juárez, 17 muertos; edificio habitacional en la Santa Cruz Atoyac, en Benito Juárez 10 muertos; edificio de oficinas y empresas en la colonia Obrera, en la Cuauhtémoc, entre 15 y 21 muertos. Y varios más con un mínimo de 5 fallecidos.


En total, en la Capital mexicana resultaron dañados más de 3 mil construcciones en donde hubo cientos de heridos y en muchos de 1 hacia arriba víctimas mortales, ¿todas tenían los permisos de construcción en regla y ninguno violaba las limitaciones en espacio y volumen (responsabilidad de obra)? ¿En ningún otro se acreditó el homicidio culposo?


Aunque se supone que sí, ¿hasta qué grado se tomó en cuenta que la tragedia la provocó, en principio un sismo, no la intención de una persona, como también ocurrió en 1985?


¿En los permisos otorgados para las construcciones (entre ellas la del Rébsamen), y sus posteriores “verificaciones”, no tiene participación el gobierno local? En la tardanza, tres años ya, en el apoyo a los damnificados que quedaron sin hogar, ¿no se puede hablar ya de negligencia?


Pero entre todo, lo lamentable serán siempre las pérdidas humanas.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...