Hay “enojo” social: AMLO

Compartir:

Quizás lo más relevante de la conferencia mañanera de este martes sea que el Presidente López Obrador reconoció que existe “enojo social” y no “malestar”, como en su tiempo decía su antecesor Enrique Peña Nieto.

Lo que no explicó es en qué capa de la sociedad ha permeado el “enojo” social, sin duda en las medias que, conforme a las campañas de las cámaras de comercio y empresariales, han sido abandonadas a su suerte en la crisis económica que ya empezamos a resentir.

Con astucia inigualable, López Obrador ofreció a los “conservadores” preguntar cuanto antes al pueblo si lo quiere en la Presidencia o no, porque “esto ayudaría mucho para que se aminorara el ansia y que en este tiempo bajara pues el enojo, no el malestar social. Es que el mejor método para resolver diferencias es el método democrático, en la democracia es el pueblo el que manda”.

Pero la oferta del Presidente encumbre una trampa que sólo los ciegos no serán capaces de ver.

Cuando en Tepetitlán, Tabasco, sus padres registraron el nacimiento de Andrés Manuel manifestaron que se trataba de un niño vivo; no dijeron toda la verdad porque no lo sabían, pero aquel bebé ya era vivísimo. Seguramente al dar el primer paso y pronunciar la primera palabra inició la campaña que lo llevó hasta el Palacio Nacional.

La más reciente demostración de su muy particular característica vivaracha no fue la enredada que puso a la OPEP al negarse a reducir la producción de crudo sólo en 100 mil barriles diarios, lo que al final aceptaron los países productores, sino en la trampa que tendió esta mañana a los “conservadores” ofreciéndoles que, si ya no lo quieren al frente del país, adelanten la votación de revocación de mandato para 2021 y no hasta el 2022 como manda la ley.

Habrá a quienes les parezca muy plausible la oferta del Presidente de “resolver (las) diferencias (mediante) el método democrático, (porque) en la democracia es el pueblo el que manda”, pero cualquiera puede entender que se trata de un nuevo esfuerzo para apoyar con su popularidad a los candidatos de Morena a gobernadores, presidentes municipales y diputados federales.

Se engañará quien suponga que el Presidente está dispuesto a dejar el poder así como así, sólo por las intensas campañas periodísticas y en las redes sociales que algunos le han enderezado.

López Obrador sabe que aún con su popularidad decreciendo, el año próximo poseerá la suficiente como para ayudar a sus correligionarios de Morena si su fotografía aparece en las boletas electorales; esto sin contar con el ejército popular beneficiado por los programas de asistencia social que ha intensificado con pretexto de la crisis causada por el coronavirus.

El Presidente sabe que mantener la revocacion de mandato hasta 2022 podría ser desventajoso para él porque las consecuencias de la crisis económica hará mella principalmente en las clases medias que en julio de 2018 abandonaron al PRI y al PAN para votar por él; para entonces es muy probable que estén enojadas, como dijo hoy, porque se concretó a rescatar a las claes populares a ellas las olvidó.

Y si no, baste recordar la marcha de mujeres protestando por la inseguridad, algo insólito en un país en el que las clases medias se concretaban a mirar y murmurar.

Ya sabrán los conservadores si se tragan el anzuelo.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...