La Reforma Energética y la importancia de su continuidad

Buena noticia cambio de postura de próxima administración federal

Compartir:

Los contratos petroleros realizados en el marco de la Reforma Energética serán respetados.

Así lo aseguró Alfonso Romo, próximo jefe de la Oficina de la Presidencia, durante su participación en un foro económico organizado por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF).


Este cambio de postura de la próxima administración federal es una buena noticia, pues se aprovecharán los éxitos logrados por la reforma, se tranquiliza a los inversionistas y se contribuye a la continuidad de una transformación profunda en el sector energético.

El miércoles pasado, Romo reconoció que la reforma tiene el potencial de ser muy benéfica para el crecimiento económico del país y que se encuentra satisfecho con el avance realizado en la revisión de los contratos.

Esta respuesta se debe al trabajo realizado por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), organismo conformado a partir de la reforma y el único facultado, constitucionalmente, para asignar y rescindir contratos petroleros.

El presidente de la CNH, Juan Carlos Zepeda, celebró, desde un principio, la revisión y manifestó que el organismo se conduce con estándares de máxima transparencia para rendir cuentas al pueblo mexicano.

Sumado a lo anterior, se planteó una propuesta de retroalimentación con las empresas que ganaron las licitaciones realizadas, con la finalidad de quitar trabas y burocracia.

Esta estrategia es plausible, pues se genera certidumbre en las inversiones y se establece un canal de diálogo.

La certidumbre y el diálogo son factores importantes para que se materialicen los beneficios planteados en la reforma: Incremento productivo, crecimiento económico y aumento en la generación de empleos.

El cambio de postura de la próxima administración favorece la profunda transformación que implica el espíritu de la reforma: Cambiar la manera en que se veía al sector energético del país.

Las modificaciones constitucionales hicieron que se dejara de ver a Pemex como un instrumento de recaudación fiscal y, por lo mismo, un símbolo de ataduras para la productividad de hidrocarburos.

A su vez, el decreto garantiza que los recursos que están en el subsuelo mexicano sigan siendo de los mexicanos; así se estipuló, desde su publicación, en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

La continuidad permite al Gobierno de la República utilizar dos tipos de instrumentos: Asignaciones (otorgadas de forma exclusiva a Pemex) y contratos (con Pemex o particulares de forma individual o en asociación), y establecer metas de Contenido Nacional (CN), para fomentar la industria, así como metas particulares de CN en asignaciones y contratos para cumplir de forma particular y progresiva las metas nacionales.

Es un verdadero gusto saber que el trabajo realizado durante la LXII Legislatura de la Cámara de Diputados ha contribuido a la modernización del sector energético, que seguirá aumentando la productividad del mismo y continuará fomentando el desarrollo nacional, pues la energía impacta todas las ramas de la economía mexicana.

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...