Julio Scherer no debe dar la espalda a Jesús Ramirez Cuevas

Compartir:

Un consejo no pedido nunca está de sobra. Julio Scherer debe cuidar su espalda cuando esté en Palacio Nacional y cuando no, también, porque en cualquier momento recibe una puñalada trapera de Jesús Ramírez Cuevas, como ocurrió esta mañana.
Por lo pronto, ya lo echó a la arena del circo mañanero como gestor fracasado ante el Tribunal Federal Electoral a favor de Alfonso Ramírez que se atreve a usar sin autorización el nombre de López Obrador, y que además debe ser investigado.

El presidente debe poner más atención a lo que ocurre en su Corte en Palacio Nacional pues a diario surgen de ahí ataques o descalificaciones a sus mas cercanos colaboradores.

Como si no le agobiaran problemas, el último el fracaso de llevar a consulta popular el juicio a Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, debió enfrentar al final de la conferencia mañanera de este viernes una pregunta destinada contra su consejero jurídico, Julio Scherer, pero que en realidad lo colocó a él en la condición de violador de la autonomía del Tribunal Federal Electoral.

López Obrador había dado por concluida la conferencia mañanera del viernes después de ofrecer una conferencia sobre lo que es Morena y porque tenía prisa por viajar a Chihuahua, cuando de pronto consultó la lista de quienes tendrían derecho a hacer preguntas y se percató de que faltaba Carlos Calzada de Radio Educación. Le preguntó si podía esperar para otro día, pero ante la negativa del reportero dijo “Va” y se encontró con una pregunta inesperada sobre su consejero jurídico, Julio Scherer.

La pregunta se basó en un trascendido sin fuentes identificadas: el 1 de septiembre se habría reunido Scherer con cuatro consejeros del Tribunal Federal Electoral, Mónica Soto, Felipe Fuentes José Luis Vargas y Felipe de la Meza, con la pretensión de que olvidaran la encuesta para elegir al nuevo liderazgo de Morena y permitir a Alfonso Ramírez Cuéllar permanecer en su cargo.

El reportero dijo que Scherer sostuvo que la gestión la hizo a nombre del presidente López Obrador, quien por si, recordamos, ha dicho estar ajeno a todo lo que se refiere al partido que fundo para llegar al poder.

Evidentemente la pregunta fue sembrada. Para empezar, Radio Educación es un órgano desconcentrado de la Secretaría de Educación Pública, pero se antoja difícil que el sembrador sea Esteban Moctezuma Barragán.

Pero si no fue Esteban quien intentó poner en evidencia a Scherer y eventualmente al presidente, ¿a quién se le habría ocurrido semejante temeridad?

En la mañanera cualquiera sabe que el orden de quienes preguntan lo decide el vocero presidencial Jesús Ramírez Cuevas y que la mayoría de las preguntas a modo para el mandatario las filtra él.

La intención atrás de esta pregunta a modo fue, sin lugar a dudas, sonsacar al mandatario una respuesta que descalificara a su consejero jurídico.

Ramírez Cuevas lo consiguió a medias porque de entrada el presidente negó meterse en los asuntos de Morena. “No soy dos caras, no soy hipócrita”, explicó.
Y luego dijo que habría que investigar si en efecto “Julio se reunió con los consejeros, pero desde luego no se debe utilizar mi nombre”.

A renglón seguido reiteró su confianza en Scherer y pidió esperar a que se aclare si hizo la gestión o no porque si la hizo “no sirvió … la decisión del Tribunal fue que se hiciera la encuesta… entonces no tuvo efectos, pero de todas maneras hay que investigar”.

La pregunta es muy simple: ¿a quién sirve Ramirez Cuevas.

Si sólo es leal a López Obrador entonces Scherer no debe minimizar lo ocurrido en la última mañanera de la semana, pero como es muy claro que Ramírez Cuevas tiene sus propios intereses y obedece a otros, debe investigar de parte de quién y de a cómo fue la puñalada que le asestaron.

A partir de hoy debe extremar precauciones. No estaría mal que en cada ocasión que se encuentre con el vocero presidencial coloque la espalda contra la pared y cuando no también.

Por lo pronto ya sabe de quién debe cuidarse, pero aún le falta determinar quién mueve a Ramírez Cuevas

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...