Juicio sumario en Palacio Nacional a empresas y ex funcionario

Todos los días por la mañana es la puesta en escena una relatoría de chismes, de pareceres sin presentar pruebas, de medias verdades del presidente y su gabinete que a los minutos empieza a ser desmentida por los señalados y/o los acusados.

Compartir:

La intención es evidente. La conferencia mañanera de este lunes cumplió su función teórica de sentar las bases morales de la Cuarta Transformación, con ejemplos comparativos de lo antiético del pasado y los nuevos tiempos de honor y bondad, donde la cacería de brujas se hace en el pizarrón, no en los hechos, no ante la justicia.

Andrés Manuel López Obrador y Manuel Bartlett Díaz fueron los protagonistas de la escena en Palacio Nacional. Más allá del humor involuntario de ver a Bartlett contra la corrupción, se habló de siete gasoductos privados con servicio a la CFE totalmente varados, que tan solo en el 2018 y 2019 costarán al erario 21 mil millones de pesos sin prestar servicios por diversas razones, entre técnicas, rechazo social por impacto ambiental y más.


Las ‘abusivas’ compañías que firmaron con el gobierno de Enrique Peña Nieto “contratos leoninos”, como dice Andrés Manuel, son el Grupo Carso de Carlos Slim Helú y IEnova y TransCanada. Estas dos, con la narrativa de la conferencia mañanera bajaron sus acciones.

La conferencia mañanera es una especie de relato de chismes, de pareceres sin presentar pruebas, de visión unilateral del gabinete de López Obrador, que a los minutos empieza a ser desmentida por los señalados y/o los acusados, todos los días.

Es en realidad el Ministerio de Propaganda de la Cuarta Transformación que este lunes se centró en precisar lo podrido de los pasados gobiernos, contra lo puro del presente y el futuro.

Nada de esa podredumbre y corrupción será llevada a tribunales, ese NO es el objetivo de la propaganda política, sino el linchamiento moral para justificar ‘con buenas intenciones’ cualquier proyecto futuro, tal como se están dirigiendo la gran mayoría en la ruta totalmente populista.

El caso del Banco del Bienestar anunciado esta mañana es un concepto que redondea todas esas características del populismo.

El nombre implica un mensaje social totalmente intencionado. En esta institución se concentrarán todos los beneficios en efectivo que recibe la población, para jóvenes, madres, estudiantes, personas con discapacidad, hasta adultos mayores.

En ese pasado infausto, de abusos e inmoralidad expuesto esta mañana, fueron desfilando los nombres de los ex presidentes Ernesto Zedillo, Felipe Calderón y sus funcionarios relacionados con energía, como parte cómplice del desmantelamiento de la Comisión Federal de Electricidad.

Ese plan de desmantelamiento y traspaso a la iniciativa privada se hizo mediante contratos, amén de que los ex funcionarios ‘rapaces’ se emplearon en los grandes corporativos, sin importar la inmoralidad de tener información privilegiada del gobierno al que sirvieron.

Entre estos nombres, además de los ex presidentes, aparecen José Córdova Montoya, Jesús Reyes Heroles, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Téllez, Alfredo Elías Ayub, Georgina Kessel, Jordi Herrera y más.

Difícilmente estos ex funcionarios llevados a la pira de la moralidad en Palacio Nacional pisarán tribunales. López Obrador y Bartlett se lamentaron del daño que le hicieron a México, pero no hay intención alguna de respetar el Estado de Derecho, esto es, de aplicar la justicia a que se dice que la burló.

El propósito mediático en el Ministerio de Propaganda se cumplió una vez más. Mañana será la misma rutina.

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

portal http://hugopaez.com/   twitter: @HugoPaezOficial  

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...