Harta imaginación, poco entendimiento. Los proyectos de la transformación

Josefa González Blanco y Olga Sánchez Cordero dan ‘cátedra’

Compartir:

Voy a amarrar navajas.
La Secretaria del Medio Ambiente, Josefa González Blanco, reconoció que el “Tren Maya” es (sólo) una idea, ya que aún no cuenta con los estudios necesarios y sus trazos son imaginarios.
La surrealista expresión, que no se sabe si tiene algún fin para “avispar” aún más, pulir, al pueblo “sabio”, o, al menos, a que las zonas indígenas que tocaría el proyecto echen a volar eso, la imaginación, la soltó la funcionaria pública ante las Comisiones Unidas de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados.
De hecho amarró bien su dicho: Los trazos, que actualmente tocan reservas naturales (cerca de mil sitios arqueológicos), son imaginarios porque todavía requieren estudios para ser determinados.
“Estamos conscientes de que puede haber alguna resistencia (para el proyecto), pero también hay falta de información porque no tenemos proyecto ejecutivo terminado. Una vez que lo tengamos podemos informar y hacer la consulta”.
Ah, bueno, así, sí; ya entendimos.
A su vez, la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en esta cátedra de la que pensaba sólo era capaz André Breton, nos sacudió otra vez el cerebro, haciendo “clic” con la versión de González Blanco.
“Es difícil entenderlo (al Presidente Andrés Manuel López Obrador) porque se tiene que desentrañar en muchas ocasiones el sentido de lo que nos está diciendo y de lo que nos está hablando”.
¡Gulp!
La Secretaria de Gobernación, que participó en la 101 Asamblea Ordinaria de la Concamin, intentó “traducir” el estilo del mensaje y la política social del Presidente.
“En primer lugar está qué beneficio social, qué justicia social está detrás de cada uno de estos empleos, de cada uno de estos concursos y licitaciones”, expresó.
“Ahí está su programa, el bienestar; el bienestar para el pueblo, la inclusión social, no solamente el ‘check list’; no solamente el dar muchísimos empleos; no solamente haber cumplido con otros requisitos; el tema más profundo se llama justicia social; se llama bienestar de nuestro pueblo”.
Pero ahora (recontra ¡gulp!) requiero que alguien me explique qué quiso decir Sánchez Cordero. Es la misma imaginación de la que habla González Blanco.
“Pues yo no sé si sea incomprendido; (yo) desentraño siempre el sentido de su mensaje (del Presidente). Y como yo he estado desentrañando por muchos años, 25, el sentido de la ley, hoy desentraño el sentido de un mensaje y de una política pública”, respondió a la pregunta de si el Jefe del Ejecutivo era incomprendido.
¿Recuerdan aquello de “el rey de Constantinopla se quiere descontantinopolizar. El que lo descontantinopolizare buen descontantinopolizador será”?
Por ahí va, ¿no?
Me supongo que tampoco han olvidado aquello de “lo que el Presidente quiso decir…”.
Durante su sexenio, Vicente Fox nunca tuvo tantos problemas para darse a entender. Más bien, él daba la pauta en sus mensajes o discursos, pero la explicación, pormenorizada, corría de parte de su vocero Rubén Aguilar Valenzuela, que lo acompañó por cinco años.
Ayer, el petista Gerardo Fernández Noroña llamó “cabeza hueca” a Fox.
A ver, resuelvan el acertijo. ¿O ustedes si se cansan?


Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...