Guardia Nacional: La política al servicio de México

Innegable la influencia que el crimen organizado ha desarrollado en todo nivel gubernamental y policial

Compartir:
Senado de la República. Generar acuerdos tema urgente para México

La seguridad de la sociedad mexicana se ha visto vulnerada en las últimas décadas.
Es innegable la influencia que el crimen organizado ha desarrollado en todo nivel gubernamental y policial.
En este contexto, los acuerdos políticos entre partidos y organizaciones civiles para conformar la Guardia Nacional (GN) son un gran logro.
El Senado de la República logró hacer un excelente ejercicio político; generar acuerdos en un tema urgente para México.
La aprobación, por parte de la Cámara de Diputados, de la minuta enviada por el Senado es muestra de ello.
La GN no es suficiente para resolver el problema de inseguridad que padece la sociedad mexicana.
Sin embargo, los acuerdos alcanzados para establecerla institucionalmente son parte primaria para trazar una ruta que permita a los tres niveles de gobierno asumir su responsabilidad y atender la problemática.
En la década anterior fue difícil establecer una ruta de acción por la falta normatividad para la coordinación.
El Ejército no tenía un claro marco normativo de acción y las policías locales no contaban con el equipamiento y la especialización requerida.
En un principio, la propuesta del gobierno federal enviada a la Cámara Baja fue criticada porque mantenía una propuesta para institucionalizar la militarización en el país.
Se establecía que la GN estaría bajo un mando militar.
Lo anterior generó inconformidad en la sociedad civil, instituciones especializadas en la defensa de derechos humanos y en las distintas instituciones políticas, así como en instituciones internacionales, como la Organización de las Naciones Unidas.
La minuta elaborada por el Senado y aprobada por la Cámara de Diputados establece que la GN será de carácter civil y que estará adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC), y no a la Secretaría de la Defensa Nacional.
Otro punto importante es el respeto a la soberanía de los estados, pues éstos serán los encargados de diseñar la estrategia de seguridad en sus entidades, en conjunto con la GN, amén de que reforzarán a las policías estatales y municipales.
El funcionamiento interno tendrá un mando plenamente civil.
Los elementos de la GN serán formados con una doctrina militar, pero fundamentada en el servicio a la sociedad, la disciplina, el respeto a los derechos humanos, a la Constitución y con un claro enfoque de género.
En su arranque, la GN se conformará por elementos de las policías Militar, Naval y Federal, cuyos elementos transitarán a una incorporación completa hacia el nuevo cuerpo.
Además, el Senado será la instancia encargada de analizar y aprobar el informe anual que el Ejecutivo presente sobre las actividades de la GN.
La Cámara Alta también será la responsable de aprobar la Estrategia Nacional de Seguridad Pública.
Esto es un logro político a favor de la ciudadanía mexicana.
Las leyes sobre la Guardia Nacional, Uso de la Fuerza y Nacional de Registro de Detenciones darán certeza jurídica a las acciones de la GN.
Enhorabuena por México.


Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...