Es posible una OMC sin EU

Vigente un marco normativo para continuar con la resolución de diferencias

Compartir:
Roberto Azevêdo, director general de la Organización Mundial de Comercio. Certeza

Estados Unidos se cansó de obedecer sus propias reglas en materia de comercio internacional.

Después de ser pionero e impulsor de la Organización Mundial de Comercio (OMC), ahora bloquea a la organización y la amenaza con finalizar su participación en la misma.


El objetivo es presionar a la OMC para que acepte reformar la estructura de litigación para la solución de diferencias.

Ante la presión, distintos miembros de la organización, incluso su director general, Roberto Azevêdo, han declarado que es posible continuar sin EU, y tienen la razón.

La OMC es promotora de un conjunto de normas negociadas y firmadas por la mayoría de sus miembros; funge como foro de negociación para problemas comerciales y un espacio de negociación de diferencias.

Las negociaciones se basan en el “Entendimiento sobre Solución de Diferencias (ESD)” de la OMC, un sistema que contempla normas y procedimientos que rigen la solución de controversias entre los 164 países miembros.

El ESD fue diseñado acorde a la concepción y tradiciones legales de EU.

Es decir, a partir del modelo estadounidense se asimilaron órganos jurisdiccionales e instancias, así como plazos procesales específicos, para otorgar a sus miembros condiciones de  imparcialidad, previsibilidad y un riguroso marco legal.

El sistema ha demostrado ser eficaz en más de 500 disputas, de las que 295 tuvieron una resolución jurisdiccional.

Incluso, EU ha recurrido al Entendimiento, pues ha sometido 100 disputas.

Sin embargo, ya no quiere negociar con estas reglas.

Las críticas de EU se centran en el desempeño del Órgano de Apelaciones (OA) de la OMC debido a algunos informes que no han favorecido los intereses estadounidenses.

El OA confirma, modifica o revoca las constataciones y conclusiones jurídicas de un caso; sus informes, una vez adoptados por el Órgano de Solución de Diferencias (OSD), deben ser aceptados de forma obligada por las partes en disputa.

Así las cosas, se conforma por siete jueces, y cada caso de apelación debe ser atendido por al menos tres de ellos.

Actualmente existen tres vacantes y este año concluye su periodo un juez más.

EU ha bloqueado la elección de nuevos jueces para congelar el sistema de apelaciones con la intención de ejercer presión a la organización y que se someta a su demanda de reestructurar el ESD.

La presión y la amenaza de abandonar la organización provocaron respuestas por parte de la OMC.

Su director general declaró que “es posible contar con una organización mundial que resuelva disputas comerciales sin la participación de EU”.

La salida de EU de la OMC, definitivamente, impactará a la organización y obliga a sus miembros a negociar de forma unilateral con el país vecino.

Sin embargo, el daño es controlable; existe un marco normativo para continuar con la resolución de diferencias; la participación de EU en el comercio mundial ha descendido al 13% y, lo más importante, los vacíos comerciales serán ocupados; los grandes afectados serán los consumidores y productores estadounidenses.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...