El reincidente fiscal Santiago Nieto perdió el habla

Lo recuperará si el Senado de la República, que aprobó su nombramiento como Fiscal Especializado para la Atención de Delitos Electorales, lo llama a cuentas

Compartir:

Como los mariachis de José Alfredo Jiménez, Santiago Nieto enmudeció, pero recuperará el habla si el Senado de la República, que aprobó su nombramiento como Fiscal Especializado para la Atención de Delitos Electorales, lo llama a cuentas porque su historial prueba que es reincidente en la violación al debido proceso.

Emilio Lozoya no debe hacerse muchas ilusiones sobre las consecuencias de la denuncia penal que presentará contra Nieto por violar, en su agravio, la secrecía de la carpeta de investigación del caso Odebrecht; en noviembre de 2015, el titular de la FEPADE procedió de similar manera en contra de Arturo Escobar, por aquel entonces subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de Miguel Osorio Chong.

El aquella ocasión divulgó, a través de Carmen Aristegui, en CNN, la solicitud de orden de aprehensión en contra de quien también fue vocero del Partido Verde; Escobar lo ha denunciado y Nieto sigue, hasta hoy, como el caballero del whisky: Tan campante.

Ahora, el miércoles pasado, el periódico Reforma publicó declaraciones del Fiscal en las que habla de una carta, inexistente, en la que Lozoya le habría pedido exonerarlo; también que le ofreciera una disculpa.

En realidad, el ex director de Pemex sí le envió un documento, que IMPACTO publicó en exclusiva, en el que le pide ser citado en relación al caso Odebrecht, amén de que le ofrece elementos probatorios de que está localizable y no tiene intención de huir.

En diciembre de 2015, Escobar anunció que denunciaría a Nieto y el senador Pablo Escudero, hoy con licencia, lo calificó de irresponsable; el Fiscal se concretó a decir que la FEPADE actúa sin filias ni fobias.

En noviembre de 2015, Nieto reveló a Carmen Aristegui que la Fiscalía había emitido tres averiguaciones previas, incluyendo la relacionada con presuntos delitos electorales cometidos por Arturo Escobar y algunos empresarios por las aportaciones en dinero, y en especie, para un proceso electoral.

Conforme a esto, el juez tendría 10 días, contados a partir de la radicación del expediente, para ordenar o negar la orden de aprehensión.

Escobar renunció, de inmediato, a la Subsecretaría de Prevención y el 15 de diciembre anunció que lo denunciaría por violar sus derechos humanos, el debido proceso y la defensa adecuada.

El 21 de abril de 2016, el visitador general de la PGR, César Alejandro Chávez Flores, dijo que en un plazo no mayor de cuatro meses se conocería la situación del titular de la FEPADE; por lo pronto, Nieto estaba en calidad de indiciado.

El 10 de diciembre de 2015, la juez federal Rosa María Cervantes Mejía negó la orden de aprehensión en contra del ex vocero del Partido Verde.

Santiago Nieto sigue al frente de la FEPADE y ahora cometió similar violación a la secrecía de la carpeta de investigación, y al debido proceso, en agravio de Lozoya.

Hasta el cierre de la edición, casi 48 horas después de la publicación de sus declaraciones en Reforma, el Fiscal no ha dicho si sus palabras fueron tergiversadas, no leyó bien la carta que le envió el ex director de Pemex pidiéndole que lo cite o de qué manga se sacó la supuesta petición de exoneración y disculpa.

Ya podrá Lozoya denunciarlo que Nieto volver a su calidad de indiciado, como cuando el caso de Escobar, y a esperar otro caso para convertirse en la estrella de la función; el año próximo le sobrarán oportunidades para lucirse.

Y, por si fuera poco, más allá de que el ex gobernador de Chihuahua César Duarte sea culpable o no de los delitos por los que se le persigue, Nieto se excedió al solicitar su extradición. Quizás no sabe que en la legislación de Estados Unidos no hay delitos electorales, es decir, no es compatible con la nuestra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...