El Presidente, con 300 de ‘bateo’, dice que no ‘fildeará’ en Puebla

Compartir:

Para empezar, el Presidente Andrés Manuel López Obrador fue nombrado ayer “Embajador Mundial del Beisbol” luego de reunirse con Riccardo Fraccari, responsable de la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol. Los dos anunciaron la Copa Mundial de Beisbol Sub-23, a realizarse en Guadalajara.
López Obrador no desaprovechó el ambiente beisbolero para amenizar parte de su “mañanera” de ayer, en la que, por cierto, se está haciendo costumbre el dicho aquel de cada (…) uno con su tema.
Vaya, el Presidente inicia su consuetudinaria parte dedicada al “conservadurismo” y al “neoliberalismo” (ayer lo hizo utilizando el tema de los libros de texto gratuitos), y luego pasa a la ronda de preguntas.
Pero a pocos de los periodistas presentes les interesa su Primera Lectura. Claro, van por los temas duros, vigentes, los que él mismo dice que reprochan sus opositores.
¿Cuáles? Pues el caso Venezuela, las estancias infantiles, la Guardia Nacional, la transparencia, los nombramientos en Conacyt, el veredicto contra “El Chapo” Guzmán en Estados Unidos, o los agregados ayer, las tarjetas de apoyo, la investigación sobre Odebrecht y hasta la importación de autos usados.
Alguien, sin embargo, le lanzó un par de “screwballs”: ¿Usted va a participar activamente en la vida de su partido? ¿Quién va a determinar el candidato de Morena en Puebla?
Y el Presidente, bastante participador durante el proceso poblano del año pasado denunciando fraude electoral, compra de votos, reparto de despensas, intervención de la autoridad en favor de un candidato específico y hasta destacando las cualidades de Miguel Barbosa, ahora simplemente, dicho por él mismo, “bateó” las preguntas.
“Ahí sí, como se dice en el beisbol, ahí sí voy a ‘batear’; ahí sí les ‘bateo’ cariñosamente”, respondió.
Debemos recordar que la elección poblana fue traumática, pero además dramática, pues reconocido varias veces su triunfo, y apenas días después de asumir el cargo de gobernadora, Martha Érika Alonso y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, fallecieron en un accidente de Helicóptero cuyas causas aún se investigan.
“No, no, no tengo ni tiempo (de meterme en las decisiones del partido). ¿A qué horas?”, añadió el Presidente.
Sin embargo, todo mundo sabe que aunque Yeidckol Polevnsky, la presidenta nacional meritoria de Morena, gusta, muchas veces, de irse por la libre o correr para tercera (en el estricto sentido beisbolero), el verdadero mandamás del partido es alguien llamado Andrés Manuel López Obrador.
Tanto que en los corillos políticos, y no políticos, se afirma, con contundencia, que si, algún día, él llegara a faltar, Dios no lo quiera, no habría (no hay) quien tenga ese afán tan contundente para tomar el timón del partido, y que éste quedaría a la deriva.
Y si el Presidente no quiso meterse, al menos ayer, en el tema es porque el asunto está más que caliente, y en su propio territorio.
Las confrontaciones en Morena son notorias por una u otra cosa. Hoy se evidencia ante la próxima elección extraordinaria en Puebla. Mientras Polevnsky se aferra a la nueva participación de Barbosa como candidato, Ricardo Monreal, coordinador parlamentario del partido en el Senado, y 54 compañeros de bancada más apoyan a Alejandro Armenta.
Las negociaciones no son para nada gratas. Ya conocemos cómo son ahora las posturas políticas post-neoliberales.
Mientras Yeidckol llama “necios” a quienes apoyan a Armenta, Ricardo pide que Dios ayude a la lideresa nacional del partido.
Por eso, ayer, el Presidente incrementó su porcentaje de “bateo”. “Ahí sí no opino”, dijo.
Doble contra sencillo a que cercana la elección poblana, o antes y después, se pone como cuarto al bat.

[email protected]
@RobertoCZga


Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...