El ‘Peje’ glosario

Comunicación verbal de titular del Ejecutivo federal se ha caracterizado por la ruptura con el discurso y la forma de la política tradicional mexicana

Compartir:

Desde la histórica victoria en las urnas en julio de 2018 del ahora Presidente Andrés Manuel López Obrador, se marcó un hito en la historia política de nuestro país. Por primera vez ganaba las elecciones un candidato de izquierda y lo más sorprendente fue con un partido creado en el año 2010 y conocido como Morena (Movimiento Regeneración Nacional), que en su origen se había creado como una Asociación Civil y transformada con el tiempo en un partido político.
Muchos de los análisis que se hicieron con relación a la histórica victoria de la izquierda en México, comentaban que se había llevado a cabo gracias a los años que el entonces candidato Andrés Manuel llevaba realizando, se contaba su campaña política a partir del 2006 cuando contendió por las elecciones presidenciales y perdió frente al candidato Felipe Calderón. En sus palabras “la tercera es la vencida” y lo consiguió.
Sin embargo, existe un trasfondo mucho más sutil, marcado en su personalidad que pocos o sólo los más avispados han podido discernir a lo largo de su larga trayectoria política hacia la Presidencia de la República y que hoy en día se ha vuelto la forma más característica en su discurso y actuar político: la expresión.
El Presidente siempre ha tenido una forma natural para acercarse a la gente, su clara simpatía con las masas lo vuelve un político en campo que conoce bien a la gente y permite que no se genere el distanciamiento entre la autoridad y el pueblo.
Si analizamos desde muy cerca al político tabasqueño podemos llegar a la conclusión que desde su campaña presidencial para contender en 2018, realizó varios ajustes a su forma de vestir, hablar y hasta en su postura. Aprendiendo de sus dos experiencias anteriores como candidato definitivamente vemos a un Andrés Manuel mucho más “relajado” en ciertos aspectos en comparación con la postura autoritaria y deseosa de poder que la gente percibía anteriormente.
Y el punto focal es la percepción que en muchas ocasiones puede más que la realidad y que no necesariamente son iguales. Habitualmente tienden a ser distintas y esto es lo más importante, la percepción que es la base sobre la cual el partido Morena y el Presidente han alcanzado el poder y buscar la llamada Cuarta Transformación.
Incluso se le ha denominado el fenómeno “Andrés Manuel” el cual a lo largo de entrevistas, discursos, las “mañaneras”, fotos y videos podemos analizar la comunicación que transmite tanto en su lenguaje corporal como en su discurso verbal.
En la comunicación verbal, su manera pausada de hablar, se le denomina “sonsonete”, que significa entonación monótona del habla de una persona. En su caso, por supuesto nos referimos a su manera muy particular de hablar, totalmente reconocible su acento tabasqueño y en la cual es común ver en noticias o redes sociales palabras como “no puede jer”, “prejidencial”, notamos muy marcada la letra “j”, que sin duda se ha vuelto su marca personal y por la cual todas y todos los mexicanos conocemos que se hace referencia a él.
Pero el glosario de palabras no se limita ahí, desde su campaña y hasta el día de hoy, desde la Presidencia su comunicación verbal se ha caracterizado por la ruptura con el discurso y la forma de la política mexicana tradicional. Ahora vamos creando una especie de diccionario de palabras que se utilizan ya de manera oficial para denostar o caracterizar a una persona, grupo o actividad, ejemplos como “frijol con gorgojo”, “mafia del poder”, “fifí”, “señoritingo”, “pirrurris”, “amlovers”, “chairos” e incluso “Peje”. Son palabras que con total sintonía escuchamos diariamente no sólo desde las redes sociales, el discurso oficial o en algún discurso.
Todo ese glosario de palabras, pausas y acentos le generan cercanía con la población, lo cual se percibe como un político cercano, con el pueblo y para el pueblo que finalmente se traduce en una población conectada con sus políticos y finalmente en el voto. Actualmente, genera una buena aceptación para sus programas sociales, la Guardia Nacional y como ya lo mencionamos, en su discurso que lo mantiene cercano con la ciudadanía y los medios de comunicación.
Si bien, toda esta comunicación verbal trabaja a su favor, irónicamente también le genera la parte negativa, una extensa crítica de distinguidos analistas, periodistas, políticos y ciudadanos “fifí” que comentan que el Presidente debe comenzar a tomar la postura que le corresponde como autoridad y dejar de expresarse como candidato en discurso. Dejar de utilizar palabras como “amnistía”, “cancelar”, “me canso ganso”, pues generan una idea de no tener una autoridad formal incapaz de dirigirse a un sector distinto de la población como el empresarial o en el rubro de lo internacional como inversionistas o autoridades.
El discurso no verbal por otro lado, comunica distintos significados. Una característica particular es su manera de desenvolverse en una entrevista, discurso o conferencia. Podemos visualizar a un político avezado, con “mucho callo” para soportar la crítica o preguntas incómodas. Sin duda, muestra un aire de confianza y comodidad cuando se le pregunta o hace análisis de temas que le gustan o interesan. Pero notamos un aire de incomodidad cuando se le enfrenta o cuestiona. Habrá que analizar más adelante una vez pasados sus primeros 100 días de gobierno en la forma que nos dé aquel discurso, donde esperamos muestre más autoridad y un discurso más estructurado y en forma que a lo que muchos llaman las palabras del “candidato eterno”.
Lo que podemos concluir hasta el momento, es que el Presidente Andrés Manuel, ha logrado con el tiempo y con esfuerzo ganarse la opinión pública, transmitir una confianza casi mesiánica entre sus seguidores y mermar a la oposición al grado de volverlos “ternuritas”.
La Cuarta Transformación llegó para quedarse y no fue gracias al partido ni al ya agotado sexenio de la administración anterior, fue gracias a un Andrés Manuel que ha convertido un nuevo lenguaje; su lenguaje, en una nueva forma de expresión en la política moderna en nuestro país.


Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...