El mensaje de Toledo: no idealicen a la 4T porque no existe

Compartir:

El Presidente López Obrador debe parar un poco su constante peregrinar y hablar en busca del voto para Morena para analizar con detenimiento a su equipo. Las fisuras, convertidas ya en grietas, amenazan a la Cuarta Transformación.

Si brutal fuer la carta renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda, y no lo fue menos la de Javier Jiménez Espriú a la de Comunicaciones, peor pueden ser las razones de Víctor Toledo, titular de Medio Ambiente y Recursos Naturales, para renegar de la Cuarta Transformación.

Toledo sostiene que el propio presidente ha mentido en la mañanera pues está en contra de uno de sus programas emblemáticos, “Sembrando Vida”; más grave aún, que no pasa por su cabeza la cuestión del medio ambiente y promueve uso de tierras ejidales para ser usadas por empresas lecheras norteamericanas.

Ha transcurrido medio día desde que se difundió la voz de Víctor Manuel Toledo advirtiendo a sus colaboradores no idealizar a la Cuarta Transformación porque “no existe … como un conjunto claro y acabado de objetivos” y porque es, en cambio, “un gobierno de contradicciones brutales”.

No es de extrañar que pasara medio día de la difusión de sus palabras y Toledo no desmintiera el audio que Reforma mantiene en su portal electrónico, que no haya renunciado a su puesto o no lo cesaran. Quizás debamos esperar hasta el jueves próximo mientras platica con el presidente, como ocurrió con Jiménez Espriú.

Como sólo conocemos el audio y ni el gobierno ni el titular de la Semarnat ha dicho nada, es de suponer que habló ante un auditorio de funcionarios de primer nivel no sólo de la dependencia que encabeza, sino de un grupo colegiado que tiene que ver con el medio ambiente, pues lamentó que no estuviese representada “mínimamente” la Secretaría de Energía, con cuya titular también tiene enfrentamientos, imagino que por la construcción de la refinería de Dos Bocas.

Es muy tentador quedarnos en su revelación de los enfrentamientos hacia el interior del gabinete y las luchas de poder, pero esto es propio de todo gobierno, no sólo de la 4T.

Es más interesante su afirmación de que “no estamos en un gobierno totalmente del lado nuestro (los comprometidos con el medio ambiente); adentro hay contradicciones muy fuertes. no debemos idealizar a la 4T este gobierno es un gobierno de contradicciones brutal. Toda nuestra visión que aquí compartimos, no está para nada en el resto del gabinete y me temo que tampoco está en la cabeza del presidente, y hay que decirlo”.

La frase es lapidaria: nuestra visión (la del encargado del medio ambiente) no está para nada en el resto del gabinete y me temo que tampoco está en la cabeza del presidente…”.

Más grave aún, Toledo exhibe al presidente promoviendo una gigantesca cuenca lechera de una empresa norteamericana que pretendía instalarse en tierras ejidales de Campeche y Tabasco; por fortuna, dijo el funcionario, el proyecto no prosperó.

De no ser así, ahora estaríamos hablando de que Lázaro Cárdenas se habría borrado avergonzado del membrete del Gobierno de México porque usar ejidos para una cuenca lechera extranjera sería caminar contra la reforma agraria que tanto promovió.

Las palabras de Toledo son tan brutales que con toda razón el presidente se puede quejar en la mañanera del jueves de un golpe bajo, pero en realidad lo fue de quien grabó la charla privada seguramente sin el consentimiento del titular de la Semarnat.

Aunque es probable que Toledo promoviese la grabación y su difusión para tener pretexto de separarse de un gobierno que no comparte su visión sobre el medio ambiente.
Todo es posible.

Pero lo relevante no es que el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, a cada día que pasa alcance más “centrabilidad” y poder en el gabinete, apoye proyectos mineros y sea el operador presidencial para bloquear proyectos ambientales y de transición energética; que un subsecretario de Gobernación intentara convencer a cinco miembros del gabinete de no borrar del mapa a la cervecera en Mexicali, Constellations Brands, o que el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, esté más interesado en los agronegocios que en el programa Sembrando Vida.

No, lo importante es que lo diga quien apenas tiene 10 meses en el gabinete presidencial y ya expresa su desencanto con la 4T y exhorta a quienes lo escuchan a no idealizarla porque además de no existir se trata de un gobierno de contradicciones brutales.

De ninguna manera Toledo se puede quedar sin respuesta en la mañanera del jueves. La Cuarta Transformación lo es todo para el presidente López Obrador, tanto que la considera el trampolín para su ingreso a la historia, y si no desmiente al aún secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales y toma las medidas consecuentes, se dirá que quien calla otorga.

No bastará con desgarrarse las vestiduras contra la prensa neoliberal. El presidente debe entender que lo importante no es el mensajero, sino el mensaje de Toledo.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...