El ‘lapsus brutus’ que ya recordó Mario Delgado

Párrafo de misiva de Rector de la UNAM y desplegados de otros centros educativos lo sacan de letargo

Compartir:

Con esa tirria que le tienen a todo lo que signifique autonomía, porque, ahora, el futuro es mantener al pueblo sabio “apergollado”, ya se les estaba olvidando curar la herida aquella provocada por el tijeretazo a la Fracción Séptima del Artículo Tercero, en el afán de modificar la Reforma Educativa, que puntualizaba, nada más y nada menos, la sagrada “autonomía universitaria”.

El olvido ya iba para dos meses. ¡Pero qué olvido y qué “error involuntario”!, como lo han calificado, desde su hechura, hasta hoy.


A mediados de diciembre pasado, Andrés Manuel López Obrador entregó al Congreso su propuesta de contrarreforma Educativa.

Los cambios principales fueron a los artículos 3, 31 y 73. Entre ellos iba la bolita para ver quién daba con ella y, si no, ¡Bingo!

Entonces, una de las principales voces que advirtieron el “lapsus brutus” fue el diputado panista Carlos Romero Hicks: “Esta noche, la Cámara de Diputados ha recibido la propuesta del Presidente López Obrador en materia educativa. Sorpresivamente, el texto desaparece la autonomía universitaria, piedra angular de la educación superior mexicana. Gravísimo”.

La revelación ahogó el graznido.

“No hay intención de quitar autonomía”, prometió el Presidente apenas uno o dos días después del corte quirúrgico.

Y, paralelamente, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma: “Al momento de enviar la iniciativa pasa por varios lugares y, finalmente, se publica en la Gaceta; parece que al traducir el texto de un formato a otro, en alguna computadora, hubo un error y se aclaró de inmediato”, dijo en aquella ocasión.

“Es absurdo pensar que habrá algo relativo a la autonomía porque es uno de los grandes logros no sólo de las universidades, sino del derecho mexicano”.

Pero al que tiene sueño y no le echan un cubetazo de agua…

Hace tres días, la UNAM (en una carta del Rector Enrique Graue), el Instituto Politécnico Nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana y la ANUIES (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior) refrescaron la memoria.

Un párrafo de la misiva del Rector y los desplegados de los otros centros educativos sacaron del letargo, este fin de semana, a Mario Delgado, coordinador de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados y líder de la bancada de Morena.

“La confianza de la comunidad de la Universidad Nacional Autónoma de México en que el texto de la fracción mencionada se restablecerá en el dictamen que las Comisiones Unidas habrán de elaborar y presentar ante el pleno de la H. Cámara de Diputados, preservando, sin alteración, nuestro derecho constitucional a la autonomía”.

Con cierto bostezo, Delgado prometió que el “error involuntario y desafortunado” se corregirá, y la versión (olvidadita) será modificada.

“No hay ninguna duda; tenemos la convicción en ello. No va a haber ni un paso atrás. Reiterar que fue un error ‘involuntario’. Se aclaró desde el principio y que la manera de corregir esto es en el proceso de dictaminación”.
Hasta hoy, la oposición en el Congreso ha actuado avispadamente (salvo en algunos resbalones, por conveniencia del PRI) en todo lo que pasa por las manos de la mayoría morenista porque, sin duda, en el lanzamiento de dados, algunos van cargados.

Vaya, la Cuarta Transformación requiere, necesariamente, un amplio soporte y, ante ello, en ocasiones esconde la bolita para dejar abierto el acertijo, ¿y dónde quedó?

Como la recién… (califíquela como quiera, porque hacerlo como debe ser ofendería) maniobra del Ejecutivo de inmiscuir a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en el conflicto por bloqueo de vías del tren en Michoacán. Dudo que piensen que el pueblo es “sabio”; más bien lo consideran todo lo contrario.

En fin, graznar y graznar. Aunque me canse.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...