Ebrard debe disuadir a AMLO de repetir el error de Peña Nieto

Compartir:

De los grandes obsequios que Luis Videgaray se hizo a sí mismo fue convencer a Enrique Peña Nieto de recibir en Los Pinos al candidato republicano a Presidente de Estados Unidos.

Fue un error que nadie perdonó al ex mandatario y que ni siquiera le mereció agradecimiento de quien, al momento de recibirlo en la residencia oficial mexicana, cuando sólo era un comediante de la televisión de su país que veía naufragar sus ambiciones políticas, le otorgó la estatura de jefe de Estado de la que carecía.

Peña Nieto pagó con creces las consecuencias de aquel error histórico; lo aprovecharon en su contra todos sus adversarios, incluida la prensa a la que su sucesor hoy califica de haber permanecido arrodillada ante su gobierno merced a la corrupción compartida.

Sin embargo, quienes mejor aprovecharon la oportunidad fueron Andrés Manuel López Obrador, su corriente de intelectuales y periodistas orgánicos y, con ellos, desde luego, sus legiones en las redes sociales. Lo lapidaron mostrándolo como réplica política de aquel añejo anuncio que mostraba a un can escuchando la voz de su amo, que la RCA Víctor y el mundo deben al genio de Francis Barraud.

Pasó mucho tiempo para que Peña Nieto reconociera que recibir a Trump en Los Pinos fue un error mayúsculo que, añado yo, le fue vendido como genialidad por aquel en quien más confiaba y quien más abusó de su confianza conduciéndolo en buena medida a la destrucción de su imagen personal y, peor aún, a la debacle de su gobierno y partido.

Como si se tratara de un hecho irrelevante, el Presidente López Obrador se encamina a cometer el mismo error; ignoro si aconsejado por el sucesor de Videgaray en Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, o por decisión propia pues es fama que, a diferencia de Peña Nieto, a nadie escucha, solamente a ese priista que lleva dentro.

Más grave aún, para no correr el riesgo de ser calificados de neoliberales o corruptos o no enfrentar la disyuntiva de estar con él o en su contra, nadie en su entorno le es lo suficientemente leal como para atreverse a contradecirlo en sus decisiones sobre los temas vitales de la nación.

¿Cómo entonces podríamos esperar que se atrevan a insinuarle que su visita a la Casa Blanca podría constituirse en un error tan histórico como el de su antecesor, dado que su presencia en Washington será un descarado acto de campaña de Trump como lo fue su ingreso a Los Pinos?

No podrá negar López Obrador que al menos la prensa que supone su enemiga le advirtió a tiempo y casi en coro estar siendo utilizado por Trump porque, como en tiempos de Peña Nieto y Videgaray, está en campaña y que, ahora está en peores circunstancias que cuando enfrentaba a Hillary Clinton porque, conforme al neoliberal The New York Times, el demócrata Joseph Biden lo aventaja en 14 puntos poniendo en peligro su reelección.

Nuestro Presidente, reacio a viajar al extranjero, excepto a presenciar partidos de béisbol o a colarse para tomarse una foto con el Papa Francisco en la Plaza Vaticana, está ofreciendo a sus adversarios la oportunidad de que sus adversarios digan que Donald Trump lo llamó para usarlo como elemento electoral en la Casa Blanca.

Ebrard aún está a tiempo de mostrarle lealtad arriesgándose a advertirle del peligro innecesario que corre en este viaje sin sentido a Washington.

En realidad, es posible que lo haya hecho utilizando al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para disfrazar que su jefe acude al llamado de quien lo quiere allá para conseguirle los votos mexicanos, aunque López Obrador presuma que en realidad va a festejar el aniversario de su triunfo electoral en México sobre las fuerzas mal conformadas por el PRIAN.

El resto sí nos atrevimos a pedirle que no cometa este error histórico, gane Trump o Biden.

Si López Obrador no aprende de los errores de sus antecesores, no podrá decir que, si sus colaboradores no tuvieron el valor de aconsejarle no apostar en las elecciones norteamericanas, si hubo quienes lo hicimos.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...