¿De dónde tiene agarrado Maduro a López Obrador..?

El último malabarismo de AMLO es desacreditar la ayuda humanitaria, pide enviarla vía ONU para ayudar a Maduro. Desistió votar por elecciones libres en Venezuela y su posición en la crisis venezolana tiene el tufo del pacto de sangre con el pendenciero del barrio, ineludible en las peores condiciones por viejas complicidades.

Compartir:

Esto no se trata de empatías o de afinidades ideológicas.

La sospechosa e insistente posición de Andrés Manuel López Obrador a través de Marcelo Ebrard Casaubón en la crisis humanitaria de Venezuela, tiene el tufo de pacto de sangre con el pendenciero del barrio, ineludibles en las peores condiciones, por viejas complicidades que seguramente están documentadas.


El último malabarismo de López Obrador es proponer que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) canalice la ayuda humanitaria para Venezuela, “para no mezclarlo con asuntos políticos”.

El gobierno de México nunca movió un dedo para ayudar al pueblo venezolano de esa forma, pero ahora insiste ‘bloquear’ la intención y evitar el sesgo político, como una versión diplomática del bloqueo físico con contenedores y camiones cisterna ordenado por Maduro y Diosdado Cabello en carreteras de la frontera con Colombia.

Difícil borrar la sonrisa cínica del rostro de soberbia en Palacio Nacional al involucrar a la ONU y al ex canciller Bernardo Sepúlveda en apoyo a Nicolás Maduro, disfrazado de NO intervención.

Difícil explicar la ausencia de al menos un pronunciamiento de Marcelo Ebrard a favor de elecciones libres y creíbles en Venezuela, acordada en el Grupo de Contacto en Uruguay, posiblemente porque en el gobierno obradorista se pensó en hacer equipo con un grupo de incondicionales con Maduro, y al final del día la posición moralmente insostenible dio un giro inesperado a favor del líder opositor y presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó, donde la cancillería mexicana quedó en ridículo.

El viernes en la conferencia mañanera López Obrador sentenció: “Lo que considero es que no debe mezclarse la ayuda humanitaria con asuntos políticos. Y en este caso que intervenga Naciones Unidas, y que la ayuda sea a través del organismo, que se canalice la ayuda, pero nada por la fuerza, queremos la paz y el diálogo”.

López Obrador dijo buscar el diálogo a través del Mecanismo de Montevideo, para lo cual propuso al ex canciller Bernardo Sepúlveda Amor como mediador.

Agregó: “Hay una polarización sobre este tema. Nosotros lo que queremos es el diálogo, el mecanismo de Montevideo, lo que define la disposición entre Uruguay y México a que se lleve a cabo un diálogo entre las partes. Estamos apostando al diálogo”.

Sabe perfectamente que en este caso el diálogo no es un mecanismo de acuerdos sino una estrategia de supervivencia de Maduro utilizada con efectividad para aplastar el reclamo del pueblo venezolano.

Ante lo evidente y la vergonzosa posición del gobierno de México, la pregunta es: ¿De dónde tiene agarrados Maduro a López Obrador y Ebrard..?

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...