Cosa de suerte

Caso de Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México va que vuela para ser piedra de escándalo

Compartir:

Son varias cosas en las que especialistas y voces autorizadas, han contradicho ofertas y propuestas del Presidente electo: unos que dicen saber de la industria petroquímica, le explicaron con manzanitas, que no le va a salir el asunto de las refinerías, que va a ser más caro el caldo que las albóndigas y que además, las albóndigas cuestan mucho más que lo que declara AMLO con fundamento en un presupuesto que nadie sabe cuándo ni quién hizo, ni nadie hemos visto; lueguito salió AMLO a decir que sí, que sí le alcanza, que sí le sale y que las cuentas suyas son las buenas porque son sin corrupción (¡ah, bueno!); luego, una empresa que compra, vende, renta y cambalachea jets, afirmó que si se pone en Mercado Libre el avión presidencial, se va a perder un dineral en caso de encontrar alguien interesado en un jet presidencial de segunda mano, cosa muy difícil; AMLO ni se inmutó: se va a vender, porque se va a vender. Pos estos.

También son varias cosas en las que los próximos integrantes del gabinete federal, han hecho lo mismo. Y también esas mismas veces, él ha insistido en sus ideas. Va derecho y no se quita.


Por ejemplo, el especialista en seguridad pública a cuyo cargo estará recuperar la seguridad de todos nosotros, un tal Alfonso Durazo (a) “El Trapecista”, aclaró que no habrá Guardia Nacional. Bueno, es cosa de esperar a que se entere su jefe para que lo escuchemos decir que sí, que claro que sí va a haber Guardia Nacional. Paciencia.

El caso del nuevo aeropuerto internacional de la CDMX (NAICM), va que vuela para ser piedra de escándalo:

AMLO y su equipo antediluviano de comunicaciones y transportes, están ya terminando la revisión técnica sobre si conviene o no continuar con la construcción del NAICM donde se está ejecutando; luego, por decisión privada, personal e inamovible de AMLO, se someterá a consulta popular la decisión de qué se hace. La gente, el pueblo, no falla, por algo su voz es la de Dios. AMLO explicó además, que tal vez se haga una encuesta (que de alguna manera es consulta popular, dijo), o tal vez una votación con carácter vinculatorio: lo que diga la gente, eso se hace. ¡Padre!

Conste que el pueblo será consultado para ver si están bien o mal los estudios técnicos y de factibilidad realizados por Consultora británica ARUP, Corporación MITRE, Organización de Aviación Civil Internacional (ICAO), Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) y el Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México: la gente dirá. Muy bien.

Nada más que hay algunos detallitos menores a considerar. Si AMLO no va a quitar el dedo del renglón con lo de la consulta popular, sería bueno que alguien de sus cercanos, así sin que lo vaya a molestar, como quien habla del tiempo, que le comente que existe una cosa llamada “Ley Federal de Consulta Popular” (LFCP), creada precisamente para estos casos. Conviene que le avisen, no vaya luego a pensar que le armaron un complot.

Para que el Presidente lleve algo a consulta popular, primero que nada, debe ser un tema de trascendencia nacional, misma que no determina el mero Presidente, sino la mayoría de los legisladores presente en cada Cámara (artículo 5 de la LFCP). Como poquito más del 75% del costo del NAICM es aportado por la iniciativa privada, quién sabe si se pueda considerar obra pública y ponerla a consulta. Veremos.

Decidido que el NAICM es de trascendencia nacional (está fácil, va a tener mayoría en el Congreso), la consulta popular se realiza un día que haya jornada electoral federal (artículo 8 de la LFCP); o sea: si se respeta la ley, la consulta sobre el aeropuerto se va a poder hacer hasta dentro de tres años. Chin.

Deben advertirle al Presidente electo que se ponga abusado, que decida si de veras quiere llevar a consulta popular lo del aeropuerto, porque sólo tiene un cartucho, según el artículo16 de la LFCP: “El Presidente de la República sólo podrá presentar una petición para cada jornada de consulta popular”. Una sola, una. Que le piense.

Si dice que sí, que el aeropuerto es lo que más le interesa, también díganle que el Legislativo somete a la Suprema Corte el asunto, para que apruebe si de veras es constitucional la consulta (qué tal que no es asunto de trascendencia nacional), y para que apruebe la pregunta que nos harán a los integrantes del peladaje el día de un proceso federal (con respuesta “sí” o “no”, nada más). No son enchiladas.

Si todo camina bien y se realizó la consulta popular, luego el INE informará si participó cuando menos el 40% de la lista nominal de electores, si no, todo se va al caño (artículo 64 de la LFCP).

Así las cosas y si se va a respetar la ley de consultas populares, descontando que es seguro que los diputados o senadores de Morena le van a aprobar lo que AMLO solicite, ahora el tema que debe resolver nuestro próximo Presidente es si suspende temporalmente las obras de construcción del NAICM (hasta que llegue dentro de tres años la fecha de los próximos comicios federales), o si mejor se hace maje. La ley es muy clara:

Artículo 13. La petición de consulta popular podrá presentarse ante las Cámaras del Congreso según corresponda, en términos de esta Ley, a partir del uno de septiembre del segundo año de ejercicio de cada Legislatura y hasta el quince de septiembre del año previo al en que se realice la jornada electoral federal.

Claro. Esto es en el supuesto de que se respete la ley. Siempre queda la opción de que hagan una encuesta, así, caserita. Y ya. Total, ¿qué no confiamos en él?…

Como no es posible que AMLO (y todo su equipo), desconozcan la ley; como no es posible que sean bobos; entonces o están dando atole con el dedo a los recalcitrantes e irracionales enemigos de las obras para hacerlos creer que él sí intentó cumplir su palabra; o con este tema vamos a enterarnos de que sí, ellos están por encima de las leyes.

Cuando el NAICM estuviera terminado, sería el tercero más importante del mundo… se paga solo… y bueno, es cosa de suerte.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...