Corral en campaña para el 2024

Ahora se sacó de la manga un grupo “de reflexión”, cuyos abajo firmantes se han impuesto la misión de reencauzar, no descarrilar ni boicotear al gobierno de Andrés Manuel López Obrador

Compartir:

Mal, con pasos en falso, mentiras y lugares comunes, reinició Javier Corral su campaña por la Presidencia para 2024. La empezó con las marchas a la Ciudad de México so pretexto que el gobierno de Enrique Peña Nieto le había escamoteado presupuesto,y con el mantenimiento en prisión de Alejandro Gutiérrez por presunto desvío de más de 200 millones de pesos al PRI.

Ahora se sacó de la manga un grupo “de reflexión”, cuyos abajo firmantes se han impuesto la misión de reencauzar, no descarrilar ni boicotear al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.


Conforme al periódico Reforma, los abajo afirmantes son el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, el escritor Juan Villorio, empresarios como Gustavo de Hoyos y José Luis Barraza, Héctor Aguilar Camín, Jorge G. Castañeda, Salomón Chertorivsky, Martha Tagle, Cecilia Soto, Agustín Basave, Luis Colosio Riojas y Emilio Alvarez Icaza.

Sólo faltaron Vicente Fox y la profesora Elba Esther Gordillo para que la organización que apoya a Corral pueda ser llamada Grupo San Angel II.

Pareciera que, para dar cuerpo y prestigio a su movimiento, el gobernador de Chihuahua sacó su colección de desplegados periodísticos y seleccionó entre los habituales abajo firmantes, los nombres que más le gustaron.

El problema es que apenas anunció el grupo de reflexión, el gobernador Alfaro desmintió que milite con su colega porque está dedicado de tiempo completo a gobernar Jalisco. Lo mismo hizo el escritor Villorio.

En la entrevista para anunciar su agrupación, Corral lamentó que en el gobierno de López Obrador “no se toca ni con el pétalo de una rosa a Enrique Peña Nieto”. Parece olvidar que en una de sus más recientes conferencias mañaneras, el Presidente habló de la consulta para enjuiciar a sus antecesores y que al referirse al último, habló dijo que “por corrupción”.

Por lo demás, no falta razón al gobernador chihuahuense en muchos de sus señalamientos, en especial cuando habla de intolerancia, ausencia de contrapesos al gobierno casi unipersonal de López Obrador, etcétera, pero ¿por qué no se abre? ¿por qué no dice que en realidad ya está en busca del futuro y no de encauzar o encarrillar a la administración de Andrés Manuel?

En realidad, lo que más conviene a sus aspiraciones es el descarrilamiento del gobierno federal.

El chihuahuense es de los pocos políticos con fuerza propia, imagen nacional y valor personal que se mantienen en pie después del tsunami que barrió a las fuerzas políticas el primer día de julio del año anterior.

También es de los pocos, con Enrique Alfaro, que mantienen puestos los pantalones  para resistir los embates de una federación que pretende centralizar todo y anular las soberanías estatales.

Pero Corral se falta el respeto a sí mismo y nos empuja a hacerlo a nosotros con la organización de grupos de reflexión que sólo sirven para conseguir un buen espacio en los medios de comunicación, con el agravante de que lo mejor de su lista fundadora, Alfaro y Villorio, desertaron el primer día o nunca militaron con él y se enteraron que habían sido reclutados por la publicación de su entrevista.

De Corral se espera mucho más que pasos en falsos como este, y banderas como el combate a “aquellos que asaltaron al país” en el sexenio pasado.

Lamentable que en su destape acudiera a lugares comunes, siendo él, como es, nada común.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...