Conflictos de interés en NL orillan a magistrados al ‘fraude de oficio’

Compartir:
Yairsinio García

La propuesta, en días pasados, del magistrado Yairsinio García, de la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, de declarar inelegible a Miguel Treviño, independiente ganador de la Alcaldía de San Pedro Garza García, Nuevo León, daba al traste con el desorden que las autoridades electorales han evidenciado, las últimas semanas, en ese estado.

El malabarismo ya era claro desde agosto, cuando el Tribunal Electoral de Nuevo León declaró sin validez el triunfo del PAN en las alcaldías de Monterrey y Guadalupe, y las otorgó al PRI.


Así, en Monterrey, Felipe de Jesús Cantú se quedaba “milando”, como el chinito, y Adrián de la Garza brincaba de gusto. Lo mismo pasaba en el municipio de Guadalupe; Pedro Garza enfurecía y Cristina Díaz festejaba.

El fin de semana pasado dieron otra maroma. La Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación contradijo la decisión del Tribunal Estatal Electoral y devolvió la sonrisa a Felipe de Jesús otorgándole la victoria en la Capital neoleonesa.

Pero si alguien creía que las sorpresas en el plano de resultados electorales se habían agotado en Nuevo León estaba equivocado. “The Show Must Go On”.

Quizá por la cabeza de Yairsinio García pasó la idea de que la resolución de un magistrado es, necesariamente, ley, pues hasta la Sala Regional del Trife tuvo a bien hacerla pública en redes sociales.

Los considerandos de García contra Treviño fueron que había incurrido en actos anticipados de campaña y rebasado los topes de gastos, cosa que, ante la contundencia de los resultados (32 mil 326 votos -el 47 por ciento-, contra 25 mil 169 de la panista Rebeca Clouthier), hasta el mismo PAN optó ayer por retirar la demanda presentada por su ex candidata.

Si el proyecto de García fuera avalado por el resto de los magistrados, Treviño ya no podría participar en una elección extraordinaria, pero parece ser que la cordura panista evitó una clara arbitrariedad y salvó a la población sampetrina de un “fraude de oficio”.

Fuera de todo ese embrollo, una atmósfera de inconformidad se expandía ante lo que muchos consideran la “falta de respeto a la voluntad ciudadana”, sobre todo ante las frágiles pruebas y evidencias contra el ex candidato independiente.

Vaya, hasta quien no considera a Treviño “santo de su devoción” reconoce, como me lo hicieron saber, que los argumentos de la autoridad electoral en su contra son “jalados de los pelos” y un verdadero “despojo del voto ciudadano” que obedecen a “intereses personales, a “arreglos cupulares”.

Treviño es de los pocos independientes que pueden presumir, lo digo con conocimiento de causa, antecedentes de formación política ascendente sin la contaminación de partidos políticos.

Pero, además, con una formación clara, me consta, de un arduo trabajo en bien de la transparencia y la rendición de cuentas (con un magnífico aporte editorial), así como su también visible participación en el logro de ver hechos realidad lo juicios orales en México.

En la gestión del actual Gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, “El Bronco”, fue uno de los que renunciaron al cargo por diferencia de opinión. Él ocupaba la cercana Jefatura de la Oficina del Gobernador.
Para fortuna de la democracia y de las transformaciones que quieran (la cuarta o la quinta), ayer debió quedar enterrada la grandiosa idea de Yairsinio García.

 

[email protected]

@RobertoCZga

 

 

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...