Con-tun-den-cia

La pequeña gran diferencia entre los dos clásicos

Compartir:

Sí, estimado lector, CON-TUN-DEN-CIA.

Bajo este concepto y desde mi muy particular punto de vista, aquí radicó la diferencia de resultados en los dos clásicos que hemos vivido en estos últimos días (Copa del Rey: Real Madrid 0 – FC Barcerlona 3; Liga: Real Madrid 0 – FC Barcelona 1).


Una joven joya de tan sólo 18 años (Vinicius Jr) ha recibido la responsabilidad por parte de Santiago Solari para cargar con el peso que representa el escudo y la historia de dicho equipo, acompañado de un Reguilón que cada vez se hace más dueño del carril izquierdo del cuadro merengue, y que con estas incorporaciones, no importa si se carga a un par de vacas sagradas como lo son Marcelo y Bale, así como una prominente promesa, que de momento, se ha quedado en una vil promesa, Marco Asensio y de paso al malagueño Isco.

Vinicius Jr. en el partido copero se cansó de pintarle la cara a un Semedo que nunca pudo resolver cómo detener a este adolescente atrevido y con un carácter que sorprende por su corta edad (haciendo frente al feudo madridista para que los impulsaran y no pitaran ante los fallos constantes), sin embargo, deberá trabajar aún bastante para no errar en “esa última jugada”, “aquel último pase al compañero o a la red”. Pero los nervios y el par de narices sin duda los tiene, para enfrentarse a un colosal Marc André Ter Stegen, que desde mi punto de vista está hoy situado como el mejor portero a nivel mundial y un Piqué pletórico, líder, jefe e infranqueable, que ha sabido salir adelante de situaciones adversas tanto a nivel de juego como en temas extra cancha que, por cierto, no me corresponden opinar.

Y hablando de este partido, qué habría pasado si al menos un par de ocasiones claras de gol con el marcador aún empatado a cero, el cuadro madridista metía la redonda a la red, otra historia se estaría escribiendo en estos momentos, pero el futbol es simple, concretas o te vas a casa.

En cambio el Barca jugó un partido más frío, cómodo hasta cierto punto, sin tener el control del balón como es costumbre en su juego que lo tienen en lo más profundo de su ADN, no, no sufrió; y sí supo pegar dos marrazos a sus contrincantes en apenas el mismo número de llegadas y con ello llevarse el gusto de llegar a su sexta final consecutiva en el certamen copero y enfrentarse a un Valencia que llega más que motivado y envalentonado a dicha cita del 25 de mayo en el Benito Villamarín; una final entre culés y ches que seguramente será un juego abierto, con dos equipos ofensivos para hacerse por dicho trofeo.

Así, el Madrid regresaba a Valdebebas con la desilusión por no poder dar un golpe sobre la mesa descalificando a su némesis del torneo del cual el cuadro culé es amo y señor (30 copas), aunque cierto, un título menor para el Real Madrid Club de Futbol, sin embargo, debido al bagaje de sus últimos años, esta era una oportunidad de hacerse de este título tan ninguneado y seguir peleando por la UEFA Champions League y una Liga, que aún pudiera estar abierta, siempre y cuando se llevaran los tres puntos ante su adversario, otra vez en el mismo escenario, Santiago Bernabéu, y de nueva cuenta contra el mismo odiado rival, el cuadro blaugrana. Así pues, Solari decide hacer un cambio que llamó la atención tanto a propios como extraños, el descarte de Lucas Vázquez, por un Gareth Bale que se encuentra en sus horas más bajas desde que viste de blanco, continuamente señalado por el respetable y parece ser, más distanciado que nunca de sus compañeros de vestidor.

Por su parte, Valverde cambia la estrategia en la banda derecha, dejando en la banca a Semedo y poniendo en su lugar a Sergi Roberto, quien corta distancias con Vinicius para no dejarle tanto espacio y así incomodarle en su estilo de juego y teniendo a dos cómplices como Rakitic (también descomunal) siempre atento y a Piqué para cerrarle el paso a esta pesadilla brasileña, que promete ser un verdadero problema para los contrincantes del equipo merengue en un futuro cercano.

En un partido en el cual el Madrid hizo gala del coraje y las ganas por llevarse los tres puntos y no volver a ser pisoteado por su gran rival en su feudo, continuó con su falta de contundencia para quedarse otra vez, retratado ante su público por el líder de la competencia liguera, el FC Barcelona fue quien volvió a dar un golpe en la mesa para declararse victorioso en una semana crucial para sus aspiraciones a conseguir un triplete más en su historia.

Como anécdotas quedan el codazo de Ramos a Messi que ha quedado impune por el colegiado Undiano Mallenco, un intercambio de palabras y miradas matonas entre Chendo y Jordi Alba, la sonora pitada del graderío a Bale al ser sustituido y una afición hambrienta de cambio en sistema y actitud en su equipo, al vitorear y clamar por la entrada del jugador relegado por Solari, Isco.

Curiosidad: Gareth Bale hizo nuevamente gala de su incomodidad en el equipo de Valdebebas, yéndose del banquillo de suplentes e irse del estadio rumbo a su casa, antes que el partido finalizara, sí, lo leyó bien, antes de finalizar el partido, el escocés ya tomaba rumbo a su residencia.

Así pues, el equipo dirigido por Ernesto Valverde “Txingurri” ha casi terminado el Tourmalet que le esperaba durante las últimas cuatro semanas al Barcelona, teniendo un saldo favorable y con una asignatura pendiente, el partido de vuelta ante el Olympique Lyonaiss y continuar con el sueño de esa ansiada orejona y, obviamente, seguir peleando palmo a palmo con el Atlético de Madrid para tener un nuevo campeón de la temporada 2018/2019. Y no, no descarto al Real Madrid, pero al parecer estas derrotas y lo que llegara a suceder en su duelo contra el Ajax por la justa continental europea, pudiesen traer un sisma considerable en el seno del equipo madrileño.

 

ATLÉTICO DE MADRID, CONSISTENCIA Y GARRA PURA

Atlético de Madrid, este equipo de jugadores/guerreros no para de sorprenderme, así como la gestión de su directiva que deja a un líder trabajar y hacer lo que considera correcto ante los jugadores, Diego Pablo “Cholo” Simeone”, otorgándole esa libertad para mover sus piezas, respetar sus ideas e ideales (y que van muy de la mano con los del Atleti) para contratar jugadores y ponerlos en la cancha en el momento que él considere justo y necesario, tal es el ejemplo de la repesca que hicieron con Álvaro Morata, de pasado merengue y con sinsabores en su andar por Italia e Inglaterra, el día de hoy ha firmado un doblete en una cancha que incomoda a todo rival que la visita, Anoeta, para enfrentarse a una Real Sociedad urgida de puntos.

Este doblete de Morata reafirma que el Atleti es un equipo que juega con pasión, defendiendo sus colores, su escudo y el orgullo de su afición como pocos equipos en el mundo, siendo unos soldados que jamás renunciarán a ese grito de lucha al que les invita su gran mariscal, Cholo Simeone.

Recientemente me preguntaban, a quién veía como campeón en Champions League, a lo que he contestado que obviamente al FC Barcelona (sin lugar a dudas llevado por mi pasión a estos colores), Manchester City (aunque Pep Guardiola quiera descargarles presión declarando que el equipo aún no está listo para ese salto, pero las inversiones multimillonarias contradicen su punto de vista), Real Madrid (más allá de su falta de efectividad y sendos fracasos en Liga y Copa del Rey, nunca hay que darles por muertos hasta que pite el final del partido el árbitro), y sí, el Atlético de Madrid, que si juega el partido definitorio contra la Juventus en la forma que lo hizo el partido de vuelta, pero cuidado, hay un muy serio contendiente por esta competición y sobre todo, con jugadores que tienen el hambre de ganar y quitarse ese par de espinas clavadas por las finales anteriormente jugadas; es por ello que, a pesar que los medios de comunicación, analistas, columnistas, editores y aficionados (incluidos yo, lo acepto) estén sus ojos puestos en los dos “grandes” de España, el equipo rojiblanco siempre estará ahí para dar un paso al frente, con o sin futbol vistoso, con o sin la cobertura mediática de sus rivales, pero sí con el compromiso de afición y equipo para nunca dejar de pelear por lo más alto.

 

CRISIS A RITMO DE SEVILLANAS

Pudiesen ser de las mejores aficiones en España, tan entregadas pasionalmente a sus colores y a sus equipos, como lo son la del Sevilla y Betis, Betis y Sevilla; pero vamos por partes.

Sevilla, un equipo que siempre alegrará las competiciones, tanto domésticas como continentales por la pasión que denota y transmite la afición a su equipo y éste, en ocasiones la plasma en la cancha. Pero hoy en día es un equipo con parches, para que no se vean las costuras tan tensas que trae en su tejido y que, de un día para otro, pudiesen quebrantarse para llevar a un tobogán obscuro y de caída libre, a este equipo de gran tradición.

Machín, un entrenador que se muere con su idea hasta el final, que difícilmente cambia su estrategia en los momentos que es preferible buscar otro camino y sobrevivir, a morir con tu idea; una junta directiva, que vive hoy en día en la provisionalidad debido a una futura venta que se viene cocinando de tiempo atrás y que no ha hecho más que perjudicar en el plano deportivo al equipo de futbol con contrataciones poco contrastadas y/o de peso específico y requerido por el club; la salida de un arquitecto que llevó al equipo sevillista a conquistar la UEFA Europa League en competiciones consecutivas, como lo es Monchi; o un ferviente Caparrós liderando el proyecto deportivo y que se morirá también con la suya, a menos que la afición del Sánchez-Pizjuán baje el pulgar desacreditando la gestión de Machín, entonces y sólo entonces, veremos cabezas rodar.

Tristemente, parece ser que la suerte del Sevilla no cambiará hasta definir la nueva estructura accionaria para volver a amueblar la casa por dentro y poner orden, que tanta falta le hace, principalmente por respeto a su gran afición.

Betis y su semana trágica en Europa y Copa del Rey.

Con el equipo bético, quien actualmente es uno de los más seguidos por estas latitudes, ha sufrido su peor semana del año al quedar eliminado de la Europa League ante el Rennes y la también descalificación por llegar a esa ansiada Copa del Rey (no es ninguneada por todos los equipos de España) que, además se jugará en su estadio Benito Villamarín, a manos de un Valencia con bastante pundonor.

Así es como el graderío ya se dejó escuchar esta última jornada, en la que su equipo perdió 1-2 ante el Getafe, regalando pitos y exclamando la salida de Quique Setién como timonel del cuadro verdiblanco, acusando que es un equipo muy previsible para sus rivales, que más allá de poner garra, corazón y buen futbol, se debe ganar sí o sí y hacer historia, que por cierto, en los últimos años se lo ha llevado el Sevilla, y me refiero a competiciones ganadas, no sólo a derbis jugados entre ambos equipos.

Es así como se va anticipando la llegada de la primavera en tierras andaluzas y sube la temperatura, ya que muy probablemente de continuar con estos resultados adversos, seremos testigos de cambios en los banquillos de Betis y Sevilla, Sevilla y Betis.

Finalmente, estimado lector, esta semana será de Champions League con partidos definitorios para conocer a los primeros equipos que llegarán a cuartos de final, por ende, serán sumamente atractivos y para los cuales me atreveré, a sugerencia de un amable lector, a arriesgarme y dar mi pronóstico de equipo vencedor subrayando su nombre:

Real Madrid vs Ajax (2-1 marcador global, martes 5 de marzo de 2019).

Borussia Dortmund vs Tottenham (0-3 marcador global, martes 5 de marzo de 2019).

Porto vs Roma (1-2 marcador global, miércoles 6 de marzo de 2019).

PSG vs Manchester United (2-0 marcador global, miércoles 6 de marzo de 2019).

Para usted, ¿cuál es su quiniela?

Saludos y nos leemos la siguiente semana.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...