El montaje de Santa Lucía; Texcoco, la promesa AMLO-empresarios

No habrá suicidio político de López Obrador; todo indica que tiene la decisión en su escritorio. Santa Lucía es un montaje sacrificable en la encuesta que dará legitimidad al proyecto de Texcoco, la promesa de Romo a empresarios regios

Compartir:

Todo indica que Andrés Manuel López Obrador tiene la decisión en el escritorio. La opción del nuevo aeropuerto en Santa Lucía es un montaje sacrificable en la encuesta que dará legitimidad ciudadana al proyecto de Texcoco.

La semana pasada, Alfonso Romo Garza, el hombre fuerte del presidente electo, prometió en corto, en una reunión con los capitanes de la industria de Monterrey, que el NAIM estaba decidido en Texcoco, que no habría de qué preocuparse, sin embargo, la consulta es un compromiso y estrategia para calmar los ánimos de activistas y radicales que tratan de echar abajo el proyecto original.


Círculos financieros nacionales e internacionales han pronosticado una brutal caída en la confianza de López Obrador, con consecuencias, inmediatas, de grupos empresariales que impactarían en la economía mexicana si se opta por el sistema alterno de aeropuertos con operación en Santa Lucía, en el actual, de la Ciudad de México, y el de Toluca.

Las consecuencias se debaten día a día, y a todas horas, en medios de comunicación. La opinión pública se dejó enganchar por este juego que habla de “las grandes posibilidades de Santa Lucía”. De hecho, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, hace todo lo posible por protagonizar el juego del policía malo al tratar de inclinar la balanza por la base aérea militar y los dos aeropuertos.

Jiménez Espriú y la futura titular de la Semarnat, Josefa González-Blanco, desempeñaron un vergonzoso papel al enfrentar a María Susana Rodríguez Godínez, apoderada legal de la empresa Martínez y Villegas, adyacente a los terrenos del Nuevo Aeropuerto en Texcoco, donde fueron echados del predio por carecer de facultades, como autoridad, para revisar documentos o inspeccionar terrenos privados; horas antes, López Obrador publicó un videomensaje para mostrar las nuevas virtudes de Santa Lucía y culpó, en falso, a la Sedena de Salvador Cienfuegos de cesar a un general por dar información de la base aérea militar a Jiménez Espriú (video https://goo.gl/PcEhWZ).

En este protagonismo con olor a montaje, este sábado recibió a la ONG “Poder”, que le entregó el documento “EL NAICM: Un mal negocio para México”, que se publicará, este mismo día, en el portal www.lopezobrador.org.mx. El futuro SCT lo publicó en Twitter como una evidente muestra de sus preferencias a Santa Lucía.

López Obrador no optará por el suicidio político antes de tomar posesión el 1 de diciembre ni retará a empresarios e industriales que amenazan con desacelerar inversiones si el gobierno federal toma la ruta equivocada con un proyecto plagado de riesgos operativos y enormes negativos.

La continuación del proyecto de Texcoco dará a López Obrador la confianza de industriales y empresarios, y de lograr las fórmulas presupuestales para bajar el Impuesto Especial a las gasolinas llegará a la toma de protesta con la fortaleza que todo arranque de sexenio necesita.

Bajo esta perspectiva, la Cuarta Transformación necesita el montaje de la consulta ciudadana para calmar a sus fieles. Las encuestas indican una preferencia apabullante por Santa Lucía y se espera una votación, del 25 al 28 de octubre, no mayor al 3% del padrón electoral de las cerca de los 500 municipios en las que se instalarán las urnas.

Comparado con una elección formal, la consulta es una mala broma. No habrá en las casillas representantes de las dos opciones que vigilen la legalidad de la votación; esto es, no habrá representantes del proyecto de Santa Lucía ni del de Texcoco como símil de los representantes de los partidos en una elección legal.

La ilegalidad de la consulta está más que argumentada desde partidos políticos de oposición hasta la misma autoridad electoral. El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, aseguró que la consulta NO era legal en términos de protocolo y procesos.

Por lo tanto, el resultado puede ser impugnable por ambos seguidores.

En las últimas 48 horas se viralizó el recaudo de firmas en change.org con el propósito de presionar a favor del proyecto de Texcoco y se difundió, en cientos de miles de reproducciones, un audio donde un piloto aéreo anónimo explica a detalle la disfuncionalidad de Santa Lucía.

Al final del día todo se reduce a un perverso juego político que mantiene a la opinión pública donde la quiere tener Andrés Manuel, en espera de la decisión tomada desde un principio: Texcoco.

 

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

portal http://hugopaez.com/

twitter: @HugoPaezOficial 

facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...