Andrés Manuel y Pío no son iguales

Compartir:

No hay derecho a poner en duda que los protagonistas de la Cuarta Transformación, del presidente López Obrador y su familia hacia abajo, no son iguales a los corruptos de los 36 años de neoliberalismo padecidos por el país.

Y no lo son, no obstante que su hermano Pío fue filmado casi un sexenio atrás recibiendo de David León hasta casi 2 millones de pesos, en diversas entregas, porque, ahora lo sabemos, era recaudado para una causa patriótica, el financiamiento de la “revolución” pacífica (de la que Epigmenio Ibarra habló en las entrevistas que hizo al presidente), algo que en su momento también hizo Gustavo, el hermano de Francisco I. Madero para la Revolución Mexicana.

Debemos creer a López Obrador que en nada se parecen las entregas de David León a Pío López a los sobornos que entregó Emilio Lozoya a legisladores ni a los del crimen organizado a Genaro García Luna.

Y no por los montos, porque 2 millones de pesos de León a Pío nada tienen que ver con los millones de dólares que pasaron de las arcas de Odebrecht a las cuentas de los consultores externos de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, a los legisladores panistas y a las cuentas personales de Lozoya para comprar una casa, y los muchos más del crimen organizado para adquirir los palacetes de Genaro García Luna en Miami.

Si comparamos, Pío se quedaría al nivel de Hilario “Layín” Ramírez, el ex alcalde San Blas, Nayarit, que ganó fama al aceptar que, sí robaba, “pero poquito”.

La diferencia es que “Layín” lo hacía para su santo, no para la revolución pacífica ni para financiar la creación de un partido político.

Según López Obrador, unos, los de Lozoya y García Luna, era extorsión y mordidas, y los de su hermano y León para el movimiento que la gente apoyaba.

Las diferencias son “notorias”, explicó el mandatario.

Así que no nos confundamos, en definitiva, no son iguales, aunque se parezcan o la diferencia sólo esté en que unos visten de tricolor, otros de azul, unos más de amarillo y negro, y los de Morena, de granate, como Eva Cadena, la diputada local con licencia que recibió 500 mil pesos cuando aspiraba a ser candidata a presidenta municipal en Las Choapas, Veracruz, y reveló que los entregaría a López Obrador en la visita que estaba por hacer.

La frase de aquella anécdota, también en video es inolvidable: “¿No tendrá una bolsita por ahí?”, preguntó.

Y bueno, otra diferencia es que unos se apelliden López Obrador, Cadena o Bejarano, y los del resto de recaudadores para su santo o para la mafia en el poder tengan apellidos de prosapia e incluso estudiaran en el extranjero y fueron educados para admirar a don fulanito o sutanito que eran respetados porque robaban mucho.

SI ES TRANSFORMACIÓN O REVOLUCIÓN, NO ES CORRUPCIÓN

La mañana del viernes en Aguascalientes, el presidente no se aguantó lo que traía en el pecho y antes que le preguntaran se soltó explicando la anécdota protagonizada por su hermano recibiendo dinero de León en lugares públicos y además se dejara filmar o ignorase que estaba dejando registro de las entregas para la historia … de la fundación de Morena.

Explicó que la difusión de videos como el de su hermano (y es de suponer como el de René Bejarano recibiendo dinero de Carlos Ahumada, o Eva Cadena de desconocidos) es bastante usual, recurrente, cuando se está llevando a cabo una transformación. Eso se decían en las campañas: ‘Todos son lo mismo, todos son iguales’, pero no es así, no somos iguales”.
Dijo que sus adversarios quieren emparejar los cartones porque se están ventilando casos muy graves de corrupción, como los de Lozoya y García Luna.

Y estableció las “notorias diferencias”: “En este caso del video de mi hermano con David León, hay notorias diferencias con relación a los otros asuntos. No sólo es lo cuantitativo, no sólo es el monto del dinero, que no es comparable. Sólo una operación ilícita que está denunciando el señor Lozoya donde cobraron 200 millones de dólares de más en la venta de una planta chatarra, que esto qué puede significar dos millones de pesos.

No sólo es eso, es el fin del hecho que se está ventilando.

“En aquel caso, en aquellos casos, que los tiene muy molestos a nuestros adversarios, sin duda es extorsión, es ‘mordidas’ para obtener de manera ilícita recursos públicos; es corrupción. En el otro caso, en el de mi hermano con David León, son aportaciones para fortalecer el movimiento en momentos en que la gente era la que apoyaba, básicamente.

Nosotros hemos venido luchando durante muchos años y nos ha financiado el pueblo, como ha sucedido cuando se han llevado a cabo revoluciones”.

Y empezó a hablar de uno de sus personajes favoritos, Gustavo Madero, el hermano de Francisco I. Madero que no soportaba que el tercer transformador, a diferencia del cuarto, fuese tan tibio que aceptara porfiristas en su gabinete, que no llevara las promesas de la revolución a los hechos y de pilón atascara al gobierno con parientes.

Refirió que la revolución de Madero se hizo con 700 mil pesos de los de entonces, aportados por el pueblo, y que al triunfo de la Revolución el asunto fue planteado en el Congreso de la Unión que aprobó la devolución del dinero.

En este tenor, habrá que pedir a Mario Delgado que en el periodo ordinario del Congreso que inicia en septiembre proponga al pleno de los diputados la devolución a Pio o a León de los dos millones de pesos para que a su vez los entreguen a quienes los aportaron.

Y ya entrados en gastos, que también hagan cuentas de lo que la gente aportó en dos cuentas bancarias para la supervivencia de López Obrador mientras alcanzaba la Presidencia, pues justo sería que reintegrara sus aportaciones a la gente que se cooperó durante 12 años o más para la manutención del candidato.

Ahora bien, conforme reconoció el presidente, lo aconsejable sería no regresar nada porque el dinero de León a Pío se usó en tiempos electorales en Chiapas, y sólo para “contextualizar … Morena no ganó ni un distrito en Chiapas y de los 124 municipios de Chiapas sólo se ganó uno, un municipio pequeño, el municipio de Chicoasén”.

Es decir, de nada sirvió el sacrificio de la gente.

DE INMACULADO PLUMAJE

López Obrador invitó a los expresidentes Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Carlos Salinas (por alguna razón siempre se brinca a Ernesto Zedillo y a Vicente Fox) a presentar la denuncia correspondiente, y desde luego a Carlos Loret de Mola, el difusor del video que lo colocó contra la pared y lo llevó a ofrecer en Aguascalientes una explicación creíble, porque es él quien lo dice, pero sospechosa desde donde se le vea.

La verdad es que no hay razón para que estos tengan que acudir ante la Fiscalía General de la República a denunciar que David León entregó cinco años atrás fajos de dinero a Pío López Obrador, presuntamente para financiar la revolución de Morena.

Como le dijo una reportera, lo conveniente sería que Pío y León acudieran de manera espontánea a explicar el porqué del cambio de billetes de mano a mano, en sobres y bolsas, desde luego.

Al final de cuentas, el episodio no terminará en mera anécdota que sea recordada de vez en vez para picar la cresta al presidente, sino que se lo restregarán casi a diario.

Como sea, sirve para demostrar que, contra la prédica en el púlpito de la mañanera, no todos pueden ser como López Obrador, aunque lleven el mismo apellido, que puede pasar por los pantanos sin mancharse las alas.

No por lo menos Pío.

Y muchos menos David León, a quien ya se la había confiado el manejo del negocio supramillonario de las medicinas, que ahora ha perdido. Él también podría acudir sin máscaras y sin hipocresías, como lo recomienda López Obrador, a la FGR a explicar cómo fue que las escenas fueron filmadas por él o por los adversarios de AMLO que las guardaron pacientemente durante cinco años para emparejar el marcador en el momento oportuno.

Porque suena a cuento chino que se enteró cinco días atrás cuando le hablaron para advertirle que saldría a escena como Carlos Ahumada, René Bejarano, Eva Cadena y los auxiliares de los senadores panistas.

Pero el presidente debe estar tranquilo. En nada daña su imagen de proverbial honestidad lo que hubiese hecho Pío, para sí o para fundar Morena, como nada le hizo el video de Bejarano o el de Cadena.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...