AMLO necesita una manita en caso de Alonso Ancira

Compartir:

Parto de la premisa, con origen en una parte con interés en lo más profundo del juicio que se sigue a Emilio Lozoya: todo es manipulado y no necesariamente por el ex director de Pemex, en su denuncia presentada sobre los casos Odebrecht y Agronitrogenados, que salió de la Oficina del Fiscal General de la República para terminar en manos de los periodistas.

En este contexto se debe estar atento a todo lo que ocurra en torno a la denuncia.
Es cuestión de días para que el Poder Judicial de la Federación (PJF) demuestre su autonomía o su condición de subordinado al Ejecutivo Federal.

De su decisión sobre el amparo definitivo concedido a Alonso Ancira por prescripción de supuestos sobornos a Emilio Lozoya por valor de 3.5 millones de dólares, dependerá la suerte de una de las apuestas más fuertes de la Cuarta Transformación de su cruzada contra la corrupción.

El problema para el PJF es no tener manera legal de anular la prescripción, a menos … que encuentre una razón convincente, pero el juez ya dejó claro que la FGR no puede alegar la primera regla porque pasaron varios años más de los 3 que contempla la ley para presentar la denuncia previa.

El secretario del Juzgado Tercero de Distrito en Chiapas, Amós José Olivera Sánchez, quien, en funciones de juez por las vacaciones del titular, Felipe Sifuentes Servín, se atrevió a dar un puntapíe en la ingle a la Cuarta Transformación otorgando el amparo de la justicia federal a Alonso Ancira, se encuentra en el limbo.

El ministro presidente de la Judicatura Federal, Arturo Zaldívar, aún no ha explicado por qué sorpresivamente lo suspendió menos de 24 horas después de conceder el amparo de la justicia federal al dueño de Altos Hornos de México.

CELERIDAD DE ZALDIVAR PARA SATISFACER A LOPEZ OBRADOR

El de Ancira es un caso emblemático para el presidente López Obrador. Apenas se enteró el jueves pasado del otorgamiento del amparo de Olivera Sánchez, lo lamentó en la conferencia mañanera del viernes: “El señor Ancira está muy encumbrado, con muchas influencias, tan es así que acaba de lograr que un juez declarara que ya no procedía el juicio en su contra, que había prescrito. A todas luces una irregularidad, por decir lo menos”.

Pero un día antes, cuando la prensa registraba el amparo a Ancira, el ministro presidente de la judiciatura, Arturo Zaldívar ya había hecho su trabajo. Suspendió, sin decir por qué, al secretario atrevido que en funciones de juez amparó al dueño de AHMSA, acusado de vender con sobreprecio de 200 millones de dólares la planta de Agronitrogenados a Pemex.

Con menor celeridad, Zaldívar suspendió en octubre de 2019 a Jorge Arturo Camero Campos que en junio, con sus compañeros del Décimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa, concedieron amparo provisional al colectivo #NoMásDerroches para preservar las obras del NAIM en Texcoco y suspender la construcción del aeropuerto en Santa Lucía.

La resolución de Camero y los demás magistrados fue contraria a la del primer Tribunal Colegiado en Materia Administrativa con sede en Guanajuato, que negó el amparo y dio luz verde a Santa Lucía.

A Camero se le acusó de enriquecimiento inexplicable. El presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación lo explicó de inmediato: “Derivado de la política de cero tolerancia a la corrupción que he venido encabezando. Ayer, el Pleno de la Judicatura Federal determinó suspender a un magistrado de circuito, del Primer Circuito, por inconsistencias graves en su situación financiera”.

El presidente López Obrador fue mas detallista: “Yo celebro el que se actúe en el Poder Judicial para combatir la corrupción. Desde luego no se puede condenar a nadie sin presentar pruebas, sin llevar a cabo un proceso como lo establece la ley, pero es un hecho inédito, sobre todo en los últimos tiempos el que por presunta corrupción se destituya a un magistrado.

“Tengo entendido que se trata de un depósito de 80 millones de pesos. Estas cosas, de ser ciertas, no se pueden tolerar y por eso lo celebro porque no solo es limpiar de corrupción el Poder Ejecutivo, hay que limpiar el Poder Judicial y Poder Legislativo, todo el gobierno de arriba para abajo y que no haya impunidad”.

Pero nada concreto se ha dicho en el caso de la suspensión de Olivera Sánchez; al menos no se la ha tachado de corrupto… por ahora.

Aunque el presidente insiste una y otra vez en el supuesto sobreprecio en la venta de la planta de Agronitrogenados, los problemas legales de Ancira se fincan en la imputación de haber sobornado a Emilio Lozoya con 3.5 millones de dólares mucho antes que fuera designado director de Pemex; es decir, pagó por adelantado para adquirir la “planta chatarra”.

Por esta razón, Ancira fue aprehendido en España, recuperó la libertad mediante una fianza de un millón de euros y el amparo de Olivera Sánchez podría dar al traste con los planes de la Cuarta Transformación, a menos que en 10 días hábiles, a partir del miércoles 19, la Fiscalía General de la República obtenga de un Tribunal Colegiado la revocación.

De no intervenir la mano salvadora del ministro Zaldívar, la FGR no la obtendrá, dado que el amparo se basa en la prescripción. A partir de la última transferencia que Ancira hizo a Lozoya, el 28 de noviembre de 2012, transcurrieron 3 años sin que la Unidad de Inteligencia Financiera se querellara mediante una “denuncia previa”; esto ocurrió hasta el 23 de mayo de 2019, ya con Santiago Nieto al frente de la UIF.

Curiosamente, en la denuncia manipulada de Lozoya de los casos Odebrecht y Agronitrogenados, no menciona la relación profesional que sostuvo con AHMSA antes de ser designado director de Pemex, si acaso, en la página 50 Emilio registra que “”relacionados con Altos Hornos de México (AHMSA) pidiéndome (Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray) que ya no interviniera con Alonso Ancira respecto a la venta de la planta, ya que yo tenía una relación previa con Alonso Ancira”.

Y nada más.

Esa “relación previa” fue detallada el 14 de noviembre de 2019 ampliamente por quien elaboró un poyecto de Criterio Determinado para negociar con la FGR mientras Lozoya estaba preso en España. Por cierto, en nada coincide con la denuncia.

Relata el documento, supuestamente resguardado en España con fé pública, que “Mi relación con AHMSA data de por lo menos de 2009, entre los años 2009 y 2012, mis empresas tanto como el suscrito, en ocasiones con algunos bancos de invesión apoyamos a dicha empresa en la estructuración, financiamiento y consultoría de proyectos. Entre los proyectos principales destacan, un proyecto de tren suburbano, una inversión de miles de millones de dólares en una minería de de mineral de hierro, en el Estado de Oaxaca (Zaniza), proyectos de optimización de consumo energético y venta de carbón, entre otros. Se pueden destacar también viajes a Asia y Europa con dicho propósito. Dichos servicios siempre fueron remunerados durante estos años”.

RELACION PROFESIONAL PREVIA DE LOZOYA CON ANCIRA

Conforme al documento, Lozoya recuerda que “el 01 de marzo de 2012, AHMSA celebró un contrato de prestación de servicios profesionales (“Primer Contrato”) con una empresa mía de nombre Luximo Wolfsburg, Poststrabe 6GMBH, en donde fui contratado por esta para realizar un estudio inmobiliario, a efecto de determinar la valoración de los inmuebles ubicados en el área de influencia a determinar, debido a los efectos a ocasionar por el paso del proyectado tren suburbano de Distrito Federal, Mexico a la Ciudad de Toluca, Estado de México”.

En su relatoría de servicios prestados, la empresa de Lozoya, Luximo Wolfsburg, “emitió la factura correspondiente 01-12” y solicitó que el pago se realizara a favor de otra empresa de su propiedad, Tochos Holding, LTD. Elpago ascendió a 500 mil dólares.

Por divesos trabajos a AHMSA, Luximo pagó a Tochos 2 millones 900 mil dólares. Un millón, el 1 de noviembre de 2012; uno más el 9; otro, el 16, y 800 mil el 28.

Esta relación profesional no aparece en la denuncia de Lozoya sobre el caso Agronitrogenados, de la que ya se ha dicho aquí, desapareció la página 49 y en su lugar fueron insertadas 4 cuartillas con diferente tipografía y sin la firma al margen del denunciante.

No se puede especular que esté registrada en la desaparecida página 49 porque la redacción entre la 48 y la 50 se habla de la adquisición de Agronitrogenados.

El último pago de AHMSA a Lozoya, el de 800 mil dólares del 28 de noviembre de 2012, es al que se refiere el juez Amós José Olivera Sánchez para otorgar el amparo a Alonso Ancira pues cuando intervino la UIF ya habían pasado siete años y no tres.

Esperemos toda la semana para ver cómo saca el ministro Zaldívar del apuro al presidente López Obrador porque si la Real Audiencia Española resuelve conforme al amparo de Olivera Sánchez, quizás hata lleguemos al extremo de un conflicto diplomático.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...