AMLO corta orejas y rabo a Martín Orozco

El mandatario de Aguascalientes recibió en el aeropuerto a López Obrador, posó para los reporteros gráficos, e hizo como si el Presidente le hubiese ordenado: te retratas y te vas

Compartir:

La estrategia del inexistente “protocolo abucheo” ya rindió sus primeros dividendos al Presidente López Obrador. Un gobernador, de origen panista, Martín Orozco, rindió la plaza.

El mandatario de Aguascalientes recibió en el aeropuerto a López Obrador, posó para los reporteros gráficos, e hizo como si el Presidente le hubiese ordenado: te retratas y te vas.


Acto seguido, como si hubiese estado en la Plaza de toros de Aguscalientes, emprendió la nada graciosa retirada por temor a ser abucheado y recibir la rechifla del respetable.

Desde luego no fue por faltar el respeto al gobernador, pero más tarde López Obrador se refirió a la prudencia de Orozco. No, no hubo sorna en sus palabras, pero pudo dar la vuelta al ruedo mostrando orgulloso los apéndices del primer toro manso de la tarde.

Y así, sin nadie que pudiese robarle reflectores o aprovechase para su causa los beneficios de los programas de bienestar, el Presidente realizó su exitosa gira por Aguitas.

Que diferente Orozco a como se comportó su colega, el gobernador de Colima, el priista José Ignacio Peralta, que retó una y otra vez a sus paisanos de Morena que le chiflaban y lo abucheaban mientras AMLO le aplaudía.

A partir del poco edificante ejemplo de Orozco, es de vaticinar que la mayoría de los gobernadores rendirán sus plazas al Presidente, como ya lo hicieron aceptando la presencia de los coordinadores federales que gobiernan con ellos.

De esta manera, Andrés Manuel se irá adueñando poco a poco del territorio nacional hasta que todo el mapa esté pintado de moreno, porque ni pensar que a algún gobernador se le pueda ocurrir organizar abucheos para recibirlo. No son tontos ni suicidas.

La Cuarta Transformación avanza imparable.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...