AMLO bajó del caballo a Ramírez Cuéllar

Compartir:

El Presidente hizo bien en no abrir el nuevo frente que pretendió crearle el dirigente nacional de Morena; simplemente se concretó a bajarlo del caballo.

Alfonso Ramírez Cuellar se quedó más solitario que el ánima sola disfrutando de sus 15 minutos de pena ajena. El Presidente López Obrador lo dejó solo en su pretensión de saber qué bienes posee cada mexicano.

En su conferencia mañanera, el mandatario no eludió un tema destinado de antemano al bote de la basura, pero si lo hubiese bateado habría incrementado el indeseabe clima de polarización que estamos viviendo.

El líder nacional se quedó chiflando en la loma exhibiendo un radicalismo que dejó atrás el de su antecesora en la dirigencia de Morena, Yeidckol Polevnsky, que solo pretende que seamos la versión dos de Venezuela, anhelo que comparten otros extremistas de la Cuarta Transformación como el ideólogo John Ackerman y Gerardo Fernández Noroña.

Desde el primer momento el coordinador de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, lo descontó de fea manera, pero era necesario que el Presidente se pronunciara sobre el polémico tema para dejar en claro que una cosa es su ensayo sabatino en el que resumió su concepción personal sobre la política economía que debe adoptar el mundo y otra el extremismo del dirigente de su partido político.

Ayer señalamos en este espacio la necesidad de que López Obrador se pronunciara sobre la pretensión de que el INEGI se metiera con los bienes, las declaraciones fiscales y patrimoniales de los mexicanos, y no nos hizo quedar mal.

Esta mañana dijo que no es correcto obligar a los mexicanos dar a conocer su patrimonio.
No mencionó el nombre de Ramírez Cuellar, pero señaló que “Se tiene que mantener en privado los patrimonios de empresarios y de todos los mexicanos”.

Así las cosas, Ramírez Cuellar, cuya influencia en Palacio Nacional es indiscutible, tendrá que desvelarse buscando un nuevo tema para atraer los reflectores y las cámaras hacia su persona.

Tiene por enfrente las elecciones del 2021 y conforme a los encuestólogos Morena no las trae todas consigo, en especial porque el Presidente no podrá compartir su popularidad con sus candidatos a diputados federales y locales, a gobernadores y presidentes municipales.

El dirigente es historiador y conoce el riesgo de pasar a la historia a cargar con las derrotas que al parecer le esperan en algunas regiones del país, no como para poner en riesgo su predominio, pero si por lo menos para no contar con la mayoría aplastante en la Cámara de Diputados.

Así, que a dejarse de sandeces y comportarse con un poco mayor de seriedad. Quedaron en el pasado los tiempos en que se atrevía enviar su huestes a tomar la Cámara de Diputados montadas a caballo. Ahora el show está en otro lado y, decididamente, él no es el protagonista.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...