Adquirir Agronitrogenados fue buen negocio, pero

Compartir:

Este martes se acentuará la tortura psicológica a que ha sido sometido durante meses Emilio Lozoya para doblegarlo mediante la involucración de su madre, hermana y esposa, en supuestos delitos vinculados a algunos de los que a él se acusa.

La tortura será mayor si en el transcurso de las audiencias el Ministerio Público de la Federación encuentra con que no hay testigos ni pruebas para incriminar a los legisladores que supuestamente recibieron sobornos para aprobar reformas, sin que esto signifique que no circulara el dinero; tampoco para probar financiamiento al PRI en tiempos de César Camacho, y que la adquisición de Agronitrogenados, pese a la oposición original de Lozoya a realizarla por falta de dinero, resultó en su momento un buen negocio para Pemex que luego echaría a perder la suspensión de las negociaciones para entablar sociedad con la empresa noruega Yara Internacional ASA.

Sin descontar que el uso de dinero de Odebrecht para pagar consultores externos en la campaña presidencial del PRI, es delito prescrito, por lo cual, no hay culpables.

Está por demás decir que todo esto, que ha sido y será altamente mediático, podría resultar decepcionante para el Presidente López Obrador y el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero.

Y quizás redunde en incumplimiento para las promesas con que se convenció a Lozoya de venir a México.

En su comparecencia ante el juez, Emilio podrá aclarar que su relación profesional con Altos Hornos de México, de Alonso Ancira, tiene su origen en 2009.

A finales de 2011 gestionó una reunión de Ancira con el gobernador mexiquense Enrique Peña Nieto para presentarle el proyecto de la construcción de un tren suburbano para unir a la Ciudad de México con Toluca, así como la recolección de agua en un túnel que iría de Santa Fe a la estación de Observatorio.

A mediados de marzo de 2012, Peña Nieto fue proclamado candidato presidencial del PRI. Ya en la Presidencia, el proyecto de Ancira fue desechado y sustituido por otro, aún inconcluso.

Es hasta enero de 2013 cuando AHMSA buscó hacer sociedad con Pemex para producir fertilizantes nitrogenados, en especial urea.

Pemex aportaría los activos productores de amoniaco ubicados en Cosoleacaque; AMHSA los de Agronitrogenados, las plantas productoras de Urea, un terreno de más de100 hectáreas con frente de mar, en la laguna de Pajaritos, y un muelle de operaciones.

La propuesta era sociedad a partes iguales que Lozoya desechó por desventajosa para Pemex.

En la reunión realizada en Los Pinos para presentar el análisis de la posible sociedad, a la que asistieron los secretarios de Hacienda y Energía, Luis Videgaray y Pedro Joaquín Codwell, y el coordinador de asesores de la Presidencia, Francisco Guzmán, Emilio planteo no aceptar la operación, sin embargo, aclaró que los activos de Agronitrogenados eran valiosos por una larga lista de razones.

En respuesta recibió la orden de realizar un estudio para saber cuánto costaría construir una planta igual a partir de cero.

SUSPENDEN NEGOCIO CON YARA

Es así como el secretario de Hacienda ordenó al director de Pemex adquirir los activos de Agronitrogenados. Lozoya no se opuso, pero argumentó que la empresa productiva del Estado no tenía los recursos para la operación.

Videgaray dispuso que el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN) realizara el avalúo, una medida innecesaria pues de ocurrir la operación no se utilizarían recursos públicos.

Finalmente lo hizo la empresa BOOZ&CO; sus conclusiones fueron utilizadas para la adquisición de Agronitrogenados.

Ya se ha dicho aquí que construir una nueva planta a partir de cero costaría 979 millones de dólares.

El 20 de diciembre de 2013, la empresa Pro Agroindustria, filial de Pemex, adquirió los activos, inmuebles y permisos de Agro Nitrogenados en 275 millones de dólares, a sabiendas que se necesitarían 200 millones de dólares más para usarlos en reparación de la planta y 200 adicionales para mejorar su vida útil.

En total la operación fue de 675 millones, cifra menor a los 979 que se necesitarían para construir una similar.

A esta utilidad, se deben añadir los 12 mil 600 millones de pesos que Pemex ya no pagaría por los litigios que mantenía con Agronitrogenados, algunos ya en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

En suma, Pemex había realizado un buen negocio, tanto que en 2014 iniciaron pláticas con la empresa noruega YARA Internacional ASA que pretendía convertirse en socio mayoritario de una nueva empresa que integraría los activos de amoniaco en Cosoleacaque y urea de lo que alguna vez fue Agronitrogenados.

El asunto fue llevado en mayo de 2015 al Consejo de Administración de Pemex que aprobó el proyecto.

Posteriormente se realizaron las negociaciones. Yara determinó que el valor de la aportación de Pemex era de 900 millones de dólares, mientras que esta insistía en que valía mil 300 millones. Al final cerraron el trato en mil 100 millones de dólares.
Seguía siendo un buen negocio.

Pero en agosto de 2015 Lozoya dejó de ser director de Pemex y la nueva administración, encabezada por José Antonio González Anaya, ordenó la suspensión de las negociaciones con Yara, además la disminución del presupuesto para rehabilitar la planta y la producción de gas natural que es la materia prima.

Esta sería la razón por la cual no está en funcionamiento.
Lo anterior es parte de la historia que hoy contará Emilio Lozoya al juez si la audiencia gira en torno a la adquisición de Agronitrogenados.

Con un detalle adicional. Su adquisición tiene un valor estratégico ya que el predio que, a partir de esa operación es propiedad de Pemex, era el último que contaba con un muelle operativo en el Puerto de Pajaritos. Este predio se puede conectar a Salina Cruz, Oaxaca.

La pretensión era construir tanques de almacenamiento de gasolina y diésel, importar estos líquidos de Estados Unidos, transportarlo por ductos a Salina Cruz y posteriormente venderlos en la Costa Oeste de aquel país.

En aquel tiempo, el precio diferencial de estos combustibles entre costa y costa estadounidenses era de 5 dólares por barril, lo que representaría para Pemex una utilidad de 50 a 100 millones de dólares anuales.

Un último detalle. La adquisición de Agronitrogenados por parte de Pemex ocupó unas cuantas líneas en la denuncia que el 5 de marzo de 2019 presentó la abogada general de Pemex, Martha Edith Rodríguez Acosta, por la adquisición de Fertinal. Curiosamente, la Fiscalía y el gobierno han olvidado esta operación y se han ocupado de tiempo completo en la de Agronitrogenados.

Esperemos el desarrollo de las audiencias ante el juez para saber si Fertinal es tomado en cuenta.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...