Elvia Carrillo Puerto: Una chispa de la Revolución Mexicana

Dedicó su vida a conseguir que las mujeres participaran, activamente, en la vida política del país

Compartir:

Elvia Carrillo Puerto fue una de las primeras legisladoras en la historia de México.

Dedicó su vida a conseguir que las mujeres participaran, activamente, en la vida política del país.

El pasado 6 de diciembre se celebró el 139 aniversario del natalicio de esta gran política y activista mexicana, precursora del sufragio femenino, la emancipación de la mujer y sus derechos en México.

Carrillo Puerto nació en Motul, Yucatán, en una familia numerosa, en la que destacó por su lucha social a favor de las mujeres.

A edad muy temprana tuvo la oportunidad de reconocer la desigualdad de género existente en su época.

Fue alumna de la poetisa Rita Cetina Gutiérrez, fundadora de la primera escuela secundaria para mujeres en el estado de Yucatán y, posteriormente, de la primera organización feminista en México: La Siempreviva.

El activismo político de Carrillo Puerto y su lucha a favor de los derechos políticos de las mujeres inician en 1910.

Con tan sólo 29 años participó en el movimiento armado del municipio de Valladolid, originado por el Plan de Dzelkoop.

En dicho movimiento se convocó al pueblo yucateco a levantarse en armas en contra de Enrique Muñoz Arístegui, gobernador del estado.

El movimiento fue conocido como la “primera chispa de la Revolución Mexicana”.

Su fuerte vocación e iniciativa emancipadora la llevaron a fundar en 1912, en su natal Motul, la Liga Feminista Campesina, en la cual se exigía la distribución equitativa de derechos en la repartición de tierras y se promovía la organización de cooperativas de mujeres y educación para las mismas.

En 1913, la organización fue considerada la más importante por la gran cantidad de contingentes que la integraba.

En 1916, Carrillo Puerto, perteneciente a un grupo de mujeres yucatecas, convocó el Primer Congreso Feminista, al cual acudieron 620 congresistas.

El Congreso fue un fuerte detonante de conciencias respecto al rol tradicional de las mujeres, el papel de la educación primaria para la reivindicación de las mujeres, las artes y el tipo de ocupaciones para mujeres que el Estado debía fomentar, así como las funciones públicas que deberían desempeñar las mujeres como lideresas de la sociedad.

Durante el gobierno estatal de su hermano Felipe Carrillo Puerto fue electa diputada para el Congreso de Yucatán en 1923.

Desde el Poder Legislativo, ambos trabajaron para aumentar la participación femenina en el estado.

Tras el asesinato de su hermano, en 1924, Carrillo Puerto dejó Yucatán para comenzar a organizar a un sinnúmero de mujeres y, así, conseguir cientos de firmas a favor de la legalización del voto femenino.

Fue hasta 1953 que se otorgó a la mujer el derecho al voto en elecciones presidenciales.

Carrillo Puerto fue una sufragista mexicana que contribuyó al desarrollo de la democracia mexicana tras la Revolución.

Su valioso trabajo y su firme dedicación sirvieron como antecedente para el desarrollo de la participación política femenina y para hacer sustantivo el acceso de las mujeres al pleno goce de sus derechos políticos en México.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...