El legado de Agustín Carstens

Gobernador del Banco de México por despedirse de la política monetaria y financiera del país

Compartir:

El próximo 30 de noviembre, Agustín Carstens se despide de la política monetaria y financiera de México, dejando atrás un gran legado.

Carstens cuenta con una vasta experiencia como economista y funcionario hacendario y de organismos financieros internacionales.

Actualmente es gobernador del Banco de México (Banxico), cargo en el que se ha desempeñado de forma institucional y destacada.

Carstens es un pilar en la estabilidad monetaria y financiera de México.

En su paso por el Banxico como gobernador se destaca su labor en varios aspectos.

Entre los más relevantes se enlistan lograr que la inflación, por vez primera, alcanzara el objetivo del Banco Central; hacer de México el primer país en el mundo en cumplir con Basilea III al alcanzar los requerimientos de capital y liquidez solicitados; fundó el Consejo de Estabilidad del Sistema Financiero, el cual estableció canales de comunicación interdisciplinaria para prevenir los problemas que generaron la crisis de 2008-2009 y su aportación a la comunicación de la política monetaria, así como a la transparencia y divulgación del Banco Central y sus funciones.

El doctor en Economía, con maestría y licenciatura en la misma ciencia social, comenzó a forjar su experiencia como funcionario público en el Banxico.

En 1980 ocupó diversos cargos en distintas áreas del organismo.

En 2006 fue nombrado secretario de Hacienda y Crédito Público y en 2007 presidente del Comité de Desarrollo del FMI y del Banco Mundial, cargos que ocupo hasta 2009, cuando fue propuesto como integrante de la Junta de Gobierno del Banxico.

Una vez aprobado como integrante por el Senado de la República fue nombrado gobernador de dicho organismo en 2010, cargo que ocupa hasta la fecha.

El gobernador del Banxico deja el organismo para tomar las riendas del Banco de Pagos Internacionales (BPI), cuyas oficinas se encuentran en Basilea, Suiza.

El BPI es un organismo internacional que fomenta la cooperación financiera y monetaria internacional.

La organización sirve de banco para los 60, valga la redundancia, bancos centrales miembros.

Entre los objetivos del BPI está el fomentar la discusión y favorecer la colaboración a través de los bancos centrales, así como generar investigación respecto al análisis de políticas monetarias y financieras a nivel internacional.

La decisión de dejar el Banco de México para dirigir el BPI, en palabras de Carstens, obedece a su interés de que México tenga reconocimiento internacional en foros como el BPI y el Fondo Monetario Internacional.

Y, en efecto, el especialista siempre ha mostrado un gran interés en la política nacional y en fomentar la colaboración global para generar estabilidad en el sistema económico acutal.

Sin duda, la sociedad mexicana agradece la valiosa contribución de Carstens en el desarrollo económico de México y por generar estabilidad macroeconómica durante su gestión como líder en la política monetaria y financiera en el país.

Enhorabuena por esta gran oportunidad profesional.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...