100 días… ¿de lo que necesitamos o de lo que queremos?

En este primer informe protocolario, podemos decir que existen muchos retos para la administración y conforme más frentes se abran, la complejidad de los mismos irá conduciendo las acciones públicas adecuadas

Compartir:

Como ya es costumbre en su mañanera el Presidente López Obrador, en esta ocasión fue breve, simplemente se dedicó para agradecerle a los medios de comunicación su apoyo para cubrir como todas las mañanas su informe de actividades y comentó que daría su informe a las 10 de la mañana sobre su gestión en estos primero 100 días.

En un evento protocolario que duró cerca de 1 hora con 20 minutos, el Presidente López Obrador frente a medios, gabinete e invitados especiales, entregó sus primeros cien días de informe, cien días en las que destacó de 100 compromisos que 62 se han convertido en hechos.


Lo primero que podemos desglosar sobre su informe es su innegable espera que generó en medios de comunicación, analistas, políticos, empresario y la ciudadanía en general. Las expectativas que se comenzaron a tener durante estas semanas recientes no fueron producto de la especulación o falta de información (las mañaneras) por parte del Ejecutivo, se debieron más a la necesidad de conocer un análisis más profundo sobre los temas que más se han encontrado en las mesas de debate, redes sociales y medios de comunicación en general.

Sin duda, del informe podemos discernir dos cosas fundamentales que nos ayudarán a comprender no sólo estos 100 días, sino los días posteriores, los nuevos 100 días que ya no deberán de ser más de lo mismo, un discurso retórico que entrega más sobre como las administraciones pasadas han fracasado, más sobre como la lucha contra la corrupción ha generado dificultades al nuevo gobierno, más sobre como la pérdida de millones de empleos en el sector público son justificables para el beneficio de todas y todos o simplemente más sobre “fifís” o “chairos”.

El primer punto es sobre la enorme popularidad del Presidente López Obrador frente a todos los sectores de la sociedad, y sea para calificar de manera positiva o negativa sobre lo que dijo en su mañanera o por la implementación de alguna de sus políticas públicas. Esa popularidad de la que goza se alimenta de la falta de una oposición política fuerte y estructurada y en el cambio de ideología política que había predominado en nuestro país por décadas y que separó a la clase política dominante del resto de la ciudadanía.

El segundo punto lo podemos encontrar es la polarización de los distintos temas de la agenda pública, el nivel de debate que genera en cualquier sector de la sociedad se puede encontrar fácilmente desde redes sociales y hasta en la conversación cotidiana de cualquiera.

¿Y qué temas han sido los más analizados en estos 100 días? El plan de austeridad, cancelación del NAIM, la Guardia Nacional, la eliminación del EMP, la lucha contra la corrupción, las encuestas a modo, el huachicoleo, las caravanas migrantes, la postura de México con Venezuela, la instalación de la Comisión de la Verdad, la apertura de documentos clasificados por parte del Cisen y muy recientemente las calificadoras internacionales, son únicamente por mencionar algunos.

En este primer informe protocolario, podemos decir que existen muchos retos para la administración y conforme más frentes se abran, la complejidad de los mismos irá conduciendo las acciones públicas adecuadas.

Asimismo, también podemos dilucidar acciones concretas en estos primero cien días como el aumento al salario mínimo, la libertad de expresión por parte de los medios de comunicación, el incremento a la pensión de adultos mayores por mencionar algunos.

La posición del Presidente Obrador se puede ver en todos los aspectos de la economía y política de nuestro país, muchos frentes se han tocado y han generado posiciones muy polarizadas como en materia de seguridad o economía. Ahora ya sólo nos toca esperar si la nueva ideología política que gobierna al país es justo lo que necesitamos o simplemente lo que queremos, a esperar resultados.

PARAREFLEXIONAR: Ya tuvimos 100 días de cambio ideológico y de discursos, ahora las y los mexicanos esperan resultados y esos toman tiempo que para un gobierno es justamente de lo que no cuenta.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...