“Marcelo, si sigues así, te vas a ir del partido… Cuídate”: Muñoz Ledo

El diputado de Morena afirma, en entrevista a El País, que con “dureza” enderezaría a Morena y sacaría de él a “lambiscones y corruptos”. Critica a Ebrard, Delgado y Gibrán

Compartir:

Dicharachero, preparado, suspicaz, lanzado, Porfirio Muñoz Ledo afirma a El País que lo que le hizo lanzarse por la presidencia nacional de Morena fue que “ya no pude ser premio Nobel”. Habla de candidatos para dirigir el partido y de precandidatos presidenciales, y ahí es dónde. Si gana, advierte, sacará a Marcelo Ebrard del partido.

Con esa capacidad para dialogar con entereza y una amalgama cultural visible, el experimentado en política, entre otras cosas, sienta la base de su anhelo para “transformar” a Morena, el partido creado por Andrés Manuel López Obrador.

Afirma ser “duro”, pero “concilia y sanciona”. En ese sentido asegura que de llegar a la dirigencia nacional, del partido se irán los “lambiscones y corruptos”.

Entonces, en la entrevista realizada por Luis Pablo Beauregard, saca su primer misil: “Se van porque se van”, expresa para acolchonar lo que viene.

“Mi querido amigo, lo digo con respeto, Marcelo Ebrard, está ansioso, ganoso, desembocado para ser presidente de la república. En todos sus actos lo demuestra.

“Jugó un juego suyo en Washington. Eso llegó hasta nuestra representación en Washington. Que se cuide. Perdóname, Marcelo, pero te vas a ir del partido si sigues así. Yo me comprometo. Te vas”, apuntó directo.

Para hablar de Ebrard, tocó a su pupilo Mario Delgado, también contendiente por la dirigencia nacional de Morena.

“Mario, te lo digo por este medio: “Ya te pasaste de cómplice. Estás comprando a todas las autoridades. Cuídate”. Si siguen en lo suyo, se van del partido. Marcelo, ¿quieres ser presidente? Que encabece la derecha mexicana, por favor. No es una oferta mala. Para que el país tenga una derecha abierta y que tenga una izquierda abierta”.

Pero Porfirio se fue de frente, y agarró del cuello a otro contendiente, al joven Gibrán Ramírez.

“(Gibrán) es muy raro. Siempre me atacaba. Nunca lo toqué a este muchacho. Averigüé que había sido jefe de una oficinita del IMSS. Ayer (por jueves) me informé con Germán Martínez Casares (ex director del IMSS).

“Es un muchacho que no tenía chamba, era muy inteligente y se metió ahí. El hecho es que él renunció para incorporarse a Morena. Se inscribió al día siguiente y cinco días después se lanzó a la presidencia.

“¿En qué lugar del mundo? ¿En qué lugar del universo?”, pregunta Muñoz Ledo, “¿En qué lugar de la galaxia central, perdóname, un joven se inscribe un día en el partido al que no pertenece y al día siguiente se lanza a la presidencia del partido sin saber nada?

“Lo compraron para que fregara y ya sé quién lo compró. He metido la investigación. De veras no hablé con Andrés Manuel y Andrés Manuel se fijó en lo mismo y dijo: ‘Este muchacho va a ser procesado’. Este muchacho ganó sin trabajar y tiene malos manejos. Va a ser procesado, punto”.

‘CONCILIO Y SANCIONO’

Porfirio Muñoz Ledo, advierte: “Soy muy duro”. Pero aclara: “Yo concilio. He sido presidente del partido, concilio y sanciono”.

“Voy a hacer un comité de justicia, ligado a un sistema de control de dinero, de contraloría y de administración de finanzas, que va a presidir la gran economista Ifigenia Martínez, la más honorable de este país.

“Yo entrando pido una auditoría. Yo audité al PRI contra el gran disgusto presidencial. Yo quiero depurar. No son purgas soviéticas. Son transiciones democráticas y republicanas”.

El más viejo de las decenas de candidatos que se inscribieron para los cargos de líder nacional y secretario general, afirma que ya se enamoró de su televisor ante tanta campaña virtual.

El ex perredista, ex priísta y ex colaborador del PAN, va al grano:
“Somos muy poco partido y mucho movimiento. Andrés llega con un gran movimiento, pero no somos partido orgánico”, señala.

Asegura que en México, Morena es el único partido de izquierda.

“Conozco muy bien la vida de los partidos. Es mi especialidad académica. Los estudié con el primer tratadista que hubo, Maurice Duverger. De partidos sí sé y voy por mi tercer partido. Ya presidí dos, el PRI y el PRD”, expresó.

El político mexicano dice a El País que la competencia por el partido fundado por López Obrador le parece más un concurso de popularidad que de ideas.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...