Iglesia católica niega vínculo de sacerdote con la delincuencia

El vocero de la Diócesis, Benito Cuenca Mayo, rechazó la versión del fiscal, Javier Olea Peláez

Compartir:

La Diócesis de Chilpancingo-Chilapa negó que el sacerdote Germaín Muñiz García, asesinado la madrugada del lunes en Taxco, Guerrero, tuviera vínculos con el crimen organizado.

En conferencia de prensa, el vocero de la Diócesis, Benito Cuenca Mayo, exigió a la Fiscalía General del Estado (FGE) no realizar señalamientos sin sustento, y rechazó la versión del fiscal, Javier Olea Peláez.

Benito Cuenca afirmó que las declaraciones del fiscal son ambiguas, y demandó a nombre de la Iglesia católica realizar una investigación objetiva, verídica y apegada “conforme a derecho y a la verdad de los hechos”.

“Si la Fiscalía del Estado declara que el presbítero Germaín Muñiz García estuvo vinculado a algún grupo delictivo, se le exhorta que determine concretamente a qué grupo delictivo pertenecía y que no se limite a hacer simples señalamientos”.

La autoridad diocesana aseguró que la versión de Javier Olea daña la reputación de Germaín Muñiz por lo que pidió al funcionario no hacer declaraciones basadas “en supuestos hechos”.

Cabe recordar que el martes, Javier Olea Peláez dio a conocer que hay elementos que relacionan al presbítero con un grupo criminal local, en referencia a unas fotografías en las que se le ve portando un AK-47 (cuerno de chivo) y posando junto a hombres armados y encapuchados, lo que presuntamente motivó el atentado que sufrió el lunes, hecho en el que perdió la vida junto al sacerdote Iván Añorve Jaimes.

Cuenca Mayo aseguró que el sacerdote tenía conocimiento, por la naturaleza de su trabajo pastoral, de la operación de algunos grupos criminales en la zona de Mezcala, donde laboraba, pues al ser un párroco y persona pública tenía que desplazarse por la zona donde estaban asentados esos grupos.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...