A AMLO no importan procedimientos ni normas administrativas

Compartir:

Ricardo Rocha consiguió de Jaime Cárdenas una pista para entender al presidente López Obrador: quiere resultados y para conseguirlos no le importan los procedimientos ni las normas administrativas.

Sobre su renuncia al Instituto Nacional Para Devolver al Pueblo lo Robado, Cárdenas explicó que de él la Cuarta Transformación esperaba “lealtad ciega”, pero la suya es reflexiva.

Más aún: “Fue inevitable que se diera mi salida. Varias veces el presidente cuestionó mi formación de abogado, mi carácter formalista, mi insistencia en los procedimientos, y yo decidí que era lo mejor para el bien de la institución de la que era titular”.

Entrevistado en “Detrás de la Noticia”, el ex consejero del IFE y que el último día del mes será ex director de INDPR, explicó que “Yo creo que la expectativa mía con el Presidente, con el gobierno federal, con sus colaboradores más cercanos eran que me iba a escuchar […] lo pude exponer y ellos esperaban, seguramente de mí, una lealtad que por supuesto la realicé, fui leal con ellos, soy leal con ellos, pero mi lealtad no era ciega, mi lealtad es reflexiva, creo que ahí comenzaron los problemas”.

Cárdenas, por su parte, “exponía dudas, puntos de vista, tanto a los colaboradores cercanos al Presidente como al Presidente mismo, y creo que esas dudas o comentario que yo hacía no siempre gustaban”.

Por su formación de abogado, Cárdenas insistía en cumplir en procedimientos administrativos y normas administrativas, pero “a veces eso se veía como un obstáculo para la toma de decisiones”.

Esta actitud suya “fue generando, en el plazo de estos tres meses, muchas molestias, pérdida de respaldo del Presidente, que yo lamento, y fue inevitable que se diera esa salida. Varias veces el Presidente cuestionó mi formación de abogado, mi carácter formalista, mi insistencia en los procedimientos”.

El presidente ve a Jaime Cárdenas de otra manera. En la mañanera explicó que se aflojó, que no le entró al problema, y añadió con en el servicio público no se puede entrar en depresión.

Y lo exhibió: “No le entró, ayer hablamos que para ser servidor público, en un proceso de transformación pues se requieren ganas, para todo en la vida, se requiere con bien acciones, arrojo y no rendirnos, ayer dije el que se aflige se afloja, ni modo que enfrentemos un problema y nos de depresión”.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...