La vacuna neoliberal para la pandémica economía de la 4T

Compartir:

Probablemente la mejor noticia que pudo recibir la economía mexicana en estos momentos, para darle un poco de certidumbre en el mediano plazo, es la consumación de una vacuna conjunta entre los gobiernos de Argentina y México con la farmacéutica AstraZeneca y el apoyo económico de la Fundación Slim, para combatir al Covid-19; en estos momento esta en fase tres y se consumarían los protocolos internacionales para su aprobación general a finales de este año, para iniciar su producción de manufactura en el primer trimestre del próximo año y para poder iniciar su aplicación durante el segundo y tercer trimestre del próximo año.

Eso da certidumbre respecto de la recuperación de la normalidad económica en el país y poder iniciar un proceso de recuperación sostenida y salir de la recesión económica que se tiene en este momento. Pensar en crecimientos sostenidos superiores al 2 por ciento ya es un exceso, pero al menos debemos salir del hoyo económico en el que nos encontramos.
Esta noticia permite ver una luz al final del túnel, nos ofrece un mejor escenario en el mediano plazo, diametralmente diferente de los que ofrece por cierto el doctor Hugo López Gatell, y da tranquilidad en la percepción social para poder ir recuperando paulatinamente la normalidad social.

No resuelve lo problemas estructurales de la economía nacional, es un hecho, pero genera esperanza de recuperar aquello que se anhela en este momento, y de combatir el miedo que se vive en el seno de millones de familias, que han visto de cerca la muerte y que temen por los suyos.

Por eso es la mejor noticia de las últimas semanas, ya nos acostumbramos a ver el incesante número de muertos, y de contagios, y de índices de letalidad, de mensajes de dolor, de ira, de frustración. Esto da esperanza, algo que nadie en el gobierno de la 4T ha podido de dar de manera confiable.

Y lo más paradójico de los prejuicios del gobierno de la 4T, es que su mejor noticia para recuperar un poco de expectativa social, se lo da una empresa privada, emblema del neoliberalismo, de la mano del empresario emblema de la mafia del poder, para que su costo económico tenga una mayor accesibilidad social, con dos gobiernos latinoamericanos de izquierda profundamente dogmáticos, prejuiciosos, premodernos y por momentos iliberales. Vaya paradojas del destino.

No cabe duda que esto de la política muchas veces obliga a tragar camote y no hacer gestos. Todo sea por recuperar la normalidad económica y evitar cuanto antes un mayor costo social.

Esto es pragmatismo precisamente. Ojalá y lo puedan replicar en otras áreas de decisión.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...