La guerra de baja intensidad de la IP contra la 4 T

Compartir:

“La Guerra de Baja Intensidad involucra a menudo luchas prolongadas de principios e ideologías y se desarrolla a través de una combinación de medios políticos, económicos, de información y militares”, es esta una pequeña porción de la definición que nos da Wikipedia sobre una de las manifestaciones que toma la guerra entre dos bandos abiertamente en conflicto pero que las fuerzas son diametralmente opuestas: uno muy poderoso y con la utilización de todos los medios a su alcance y el otro, más débil pero con una estrategia de desgaste, paulatina, progresiva contra su oponente y con el tiempo a su favor.

Desde principios del gobierno de la 4T, el enfrentamiento entre el Presidente López Obrador y la IP en general, es de abierta confrontación, que no se mide a partir de las múltiples citas en Palacio Nacional sino en las acciones para conciliar interés comunes en beneficio del país.
Son múltiples, los hechos que ponen en evidencia este conflicto, ya casi personal, que ni siquiera de manera concreta pueden construir una ruta común entre ambos para definir una estrategia de recuperación de la economía nacional.

En días pasados el INEGI, nos reportó que la contracción que sufrió la Inversión Fija Bruta en el segundo trimestre del 2020 fue de -29.8%, fue tan severa, que hay que remontarse al año 1998 para observar el mismo nivel. Y la caída de la inversión privada igual para el mismo trimestre de este año fue de 33.25%, más fuerte aún que la se tuvo en el año de 1995.

Sumado este daño con la caída del consumo privado que descendió 19.4 por ciento para el segundo trimestre en comparación con el primero de este mismo año, cifras sin precedentes desde que se tienen dato estadísticos en este materia, ni siquiera en el año de 1995 se tuvo este descenso en el consumo privado.

Sin embargo, lo relevante es la manifestación abierta de la IP para invertir en el país, son muchas las razones, que van desde la coyuntura de pandemia, la debilidad del estado de derecho, la falta se señales de certidumbre, y un largo etcétera que confluyen en un hecho concreto: hay huelga de brazos caídos para apostarle a este gobierno y a sus políticas públicas.
Mientras el gobierno, amenaza, intimida, insinúa con sus brazos operativos que son el SAT y la UIF, la iniciativa privada simplemente aguanta vara, hace como que oye, acude a las citas palaciegas, se toma foto y hasta hace guiños, pero no invierte. No hay condiciones dice en voz baja y espera los tiempos.

Bien saben que todo lo que sube tendrá que bajar, que hoy son los tiempos para recoger las varas de la fiesta de la 4T, simplemente para ellos este gobierno se acabó y hay que esperar los tiempos por venir.

Son los tiempos de la Guerra de Baja Intensidad con un enemigo muy poderoso, pero al que se le empiezan la ver las grietas del desgaste.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...