¿Qué esperar de Joe Biden?

Imperativo una nueva estrategia política de acercamiento; gobierno de la 4T se la jugó arriesgadamente al haberse inclinado plenamente con el ex presidente Donald Trump

Compartir:
Joe Biden. ¿Borrón y cuenta nueva?

Con la toma de protesta del presidente Joe Biden en los EUA, el gobierno del presidente López Obrador, debe buscar una nueva estrategia política de acercamiento.

El gobierno de la 4T, se la jugó arriesgadamente al haberse inclinado plenamente con el ex presidente Trump. Puede que Donald Trump ya no se encuentre en la Casa Blanca, pero su legado va tomar mucho tiempo que pueda ser subsanado por las ideas de unir a los EUA nuevamente y reducir el resentimiento racial y xenófobo que dejó el ex presidente estadounidense en la mente de 70 millones de ciudadanos.

De esto deriva que el presidente Biden, pudiera encontrar una relación incierta y potencialmente tensa en varios frentes con el presidente de nuestro país.

El demócrata y nuevo inquilino de la Casa Blanca, tendrá que manejar una relación política basada en una administración de populismo autoritario. En otras palabras, puede que ya no se encuentre Donald Trump en su agenda, pero con México deberá toparse con el homólogo del republicano, la tarea no será fácil.

Uno de los puntos que serán importantes cuando el presidente Biden, comience a trabajar en forma con la administración lopezobradorista será el relacionado con el T-MEC, en temas sensibles para el gobierno mexicano como el medio ambiente, la industria automotriz, el clima laboral en nuestro país, seguridad bilateral, entre otros.

En cuanto a la retórica y las ideas políticas, el presidente Biden y el presidente López Obrador no siempre estarán de acuerdo. En tanto que el presidente de los EUA, se encuentra en una posición de conciliar a su país, “unir” a los estadounidenses nuevamente y lo hace mandando un mensaje poderosos en redes sociales junto con los otros 3 ex presidentes como Bill Clinton, George W. Bush y Barack Obama, en México, encontramos un clima de polarización, un gobierno reaccionario que va en contra de determinados grupos, que crucifica a las clases empresariales. La administración demócrata en EUA, deberá ser quirúrgica a la hora de tratar con el gobierno de la 4T, de entrar en temas sensibles de inmediato, puede erosionar una relación que todavía no comienza.

Algo que no queda claro, es qué tanto debería tomar la administración del presidente Biden con la relación bilateral que sostuvieron Donald Trump y el presidente López Obrador. Tampoco se puede decir que es “borrón y cuenta nueva” pero quizá valdría la pena valorar el modus operandi que sostuvieron ambas administraciones y tratar de sacar una media para llevar la nueva relación entre ambos países. Eso incluirá también, el Embajador que designe el presidente Biden para llevar la relación diplomática con nuestro país, será un punto de partida interesante.

También habrá que valorar que tanto el presidente Biden busque presionar a la administración del presidente López Obrador. Los mensajes que vemos de unidad en los EUA, también podrían interpretarse como una antesala para buscar el mismo mensaje en nuestro país.

Las decisiones tomadas en EUA con las nuevas acciones ejecutivas para el combate al Covid-19, el reforzamiento del programa DACA, el freno a la construcción del muro de Trump en la frontera y el claro compromiso a las energías limpias serán puntos directos que el presidente López Obrador puede interpretar como puntos de presión para su administración.

Otra lección importante fue el proceso electoral que se llevó a cabo en los EUA, la toma de posesión del 46 presidente de los EUA, deja muchas lecciones para nuestro país, entre ellas, que el populismo puede ser vencido a través de las urnas y la voluntad de los ciudadanos.

Otros temas que serán de urgencia para la agenda bilateral son migración, trata de personas, narcotráfico, entre otros, temas que deberán ser tratados mediante el diálogo y entendimiento de ambas naciones y negociaciones cotidianas para el manejo de dichos temas.

De algo podemos estar seguros y es que el presidente Biden, no es Donald Trump y no buscará someternos a sus caprichos, ni buscará utilizarnos a su conveniencia para cuestiones comerciales, migratorias o de seguridad.

En México la oposición puede y debe encontrar un aliado en la administración del presidente Biden, quizá la pieza que haga retroceder la ideología morenista en nuestro país puede ser que se encuentre en los EUA, habrá que esperar.

Se dio una llamada telefónica del presidente López Obrador con su homólogo estadounidense, habrá que estar pendientes de ese acercamiento entre ambos, que probablemente no saben todavía cómo deberían tratarse, por algo se empieza.

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...