Las simulaciones electorales de López Obrador

Mario Delgado, espurio dirigente morenista

Compartir:

El pasado 23 de febrero, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió una solemne y larga carta a los gobernadores, gobernadora y jefa de Gobierno de las 32 entidades federativas. En ella hace un recuento de las adversidades por las que ha tenido que pasar la democracia en México para lograr elecciones limpias y ejemplares.

El mejor de sus paradigmas es la figura del “Apóstol de la Democracia”, Francisco I. Madero, quien, a fuerza de voluntad y participación ciudadana, acabó, en definitiva, con 30 años de porfiriato caduco, represivo y dictatorial.

En el libelo dirigido a los mandatarios estatales hace reiterada referencia a la propuesta de Madero a los gobernadores de Veracruz, Manuel M. Alegre, de Nuevo León, Alberto Estrada, y de Tabasco, Manuel Mestre Ghigliazza, para exhortarlos al principio de equidad que debería de prevalecer entre los candidatos, sin favorecer a ninguno en particular.

En su desenfrenada perorata, el presidente López se compromete a actuar “como siempre, con absoluta rectitud y en defensa de la soberanía popular, y a esto mismo los convoco a ustedes. Concretamente, los exhorto a que no intervengamos para apoyar a ningún candidato de ningún partido; a no permitir que se utilice el presupuesto público con fines electorales; a impedir la compra de lealtades o consciencias y a no traficar con la pobreza de la gente”.

Como retórica suena excelente en un país donde la democracia es inexistente y el autoritarismo presidencial sigue tan vigente como en el abominable porfiriato, o el prolongado septuagenario priato.

Basta con ver algunas de los irrefrenables exabruptos  lopezobradoristas. Los embates en contra de los órganos autónomos no se pueden disimular. Al inicio de su gobierno se fue en contra de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) porque no se acomodaba a sus veleidades energéticas.

La embestida en contra del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) vino cuando se publicaron los datos de pobreza en México, más trágicos que los de sexenios anteriores. López quería cifras a gusto para presumir que había remontado la pobreza de los mexicanos cuando en su gobierno se han sumado más de 10 millones de pobres a cuenta de la transformación de cuarta.

Las trampas hacia el interior de Morena evidencian que López no va a cumplir con el pacto que propone a los 32 mandatarios estatales. Mario Delgado, en adelante “El Naco”, es producto de trampas electorales.

López Obrador no puede garantizar equidad en los comicios.  No sólo se ha adelantado a los gobernadores, sino que ha utilizado recursos públicos con la compra anticipada de votos. Ya no necesita comprar  votos ni hacer fraude electoral. Dos eventos confirman este aserto. El primero, el de los superdelegados de los estados, representantes del mismo Presidente de la República, con todas las facultades presupuestarias para dar y repartir dinero en usufructo de la miseria, el ayuno y la pobreza de los marginados.

El otro es el de Jóvenes construyendo el futuro, adultos mayores y discapacitados. Veamos. El de los jóvenes es un programa de becas por 3 mil 600 pesos mensuales a 2 millones 300 mil beneficiarios, algo así como 8 mil 280 millones mensuales, que al año significa una erogación de 99 mil 360 millones de pesos. El propósito es evidente: Dinero fácil a cambio de lealtad electoral.

El mismo fin se persigue con los 1,500 pesos al mes para cada adulto mayor y cada discapacitado. Ha dicho el presidente López que entre ambos se requerirá un gasto anual de entre 35 mil y 40 mil millones de pesos, con el propósito de obtener votos seguros.

Si el gasto se mantiene a ese ritmo, en tres años del lopezobradorismo se habrán dilapidado 420 mil  millones de pesos, y al final del sexenio más de 800 mil millones, equivalentes al 6 por ciento del Producto Interno Bruto. Así, cada voto costará a los mexicanos cerca de 10 mil pesos.

Es evidente que los gobernadores, con todo y que López se asuma como el falso Francisco I. Madero del siglo XXI, no caerán en la trampa de aceptar un pacto con el que el Presidente ya se les adelantó con mucho discurso en las mañaneras, proselitismo adelantado y recorrido por el país. En eso de compra de votos y fraudes electorales, López Obrador jamás dejará de ser priísta.

Cuando menos hasta hoy, el Presidente no se ha pronunciado en contra del Banco de México, otro organismo autónomo como los que tanto desdeña y detesta como gobernante. Peligroso sería acometer una andanada sobre la institución responsable de la estabilidad monetaria y el control de la inflación. Cuando menos ahí no ha desatado todavía sus iras.

La hipocresía política de López Obrador queda de manifiesto cuando dirige elogios al Instituto Nacional Electoral (INE). “México tiene la aspiración histórica de establecer una verdadera democracia (…) Existen instituciones electorales encaminadas a ser cada vez más libres e independientes, como el Instituto Nacional Electoral y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación”.

Sólo que los hechos y la actitud presidencial desdicen los elogios a las instituciones electorales. Para Andrés Manuel, ahora, el INE es un organismo propenso a participar en un gran fraude electoral este 2021. Todo porque el INE asumió, a plenitud, sus facultades electorales y anuló las candidaturas del violador Félix Salgado Macedonio en Guerrero y de Raúl Morón en Michoacán, pero la mayor prueba de las propensiones fraudulentas del lopezobradorismo y de los morenistas se evidencia en las trampas que “El Naco” Mario Delgado urdió para hacerse de la dirigencia de Morena. Por dos veces consecutivas fue derrotado por Porfirio Muñoz Ledo y, con la anuencia de López, se repitió la elección, hasta que en un tercer intento, “El Naco” ganó mediante un escandaloso fraude y no vía el sufragio de la militancia.

Así, pensar que López va a respetar el voto este junio 6 de 2021 es una quimera, ya que si Morena no tuvo democracia al interior, mucho menos lo hará con el electorado nacional.  Ampliaremos…

 

[email protected]

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...