La guerra de pobres contra pobres

Hay que entender lo que en la realidad sucede en las zonas jodidas, porque de otra manera solo le hacemos al Tío Lolo…

Compartir:
“El Marro”, detenido el domingo pasado en Guanajuato, uno de los delincuentes que más atrajo a sus actividades a gente pobre.

> El manejo de limpieza financiera debe ser impecable, por ello para detener y forzar a que “El Marro” saliera de su cueva, la UIF tuvo que controlar los activos y recursos de más de cien empresas

LO QUE VEMOS EN LA ACTUALIDAD CAUSA CONMOCIÓN PORQUE EN LA REALIDAD VIVIMOS UNA “GUERRA DE POBRES CONTRA POBRES”. Y esto es claro, los grupos de la delincuencia organizada se nutren de tiradores, halcones, sicarios y operadores, de gentes pobres de los barrios y zonas marginadas, de los sin trabajo, de los olvidados que viven entre el hambre y la desesperación. Por su conducto, los jefes les han brindado algunas oportunidades porque no solamente los tienen controlados, en su mayoría, por medio de las drogas o del control familiar que viven en sus zonas, sino que además, después de “probar” que son machines y pueden, les dan la oportunidad de operar para ellos y dejar de ser las “perras” de los pandilleros para convertirse de golpe en jefecillos con poder, con el poder de vida y de muerte, y de entrar en nuevos círculos donde ellos no pagan, sino que reciben dinero del pago que les brindan, pero además por el que van recogiendo a su paso en la expansión de las actividades del grupo delictivo, y esto los hace pensar que ya son gentes de poder y que más vale vivir unos cuántos años, pero con todos los gustos satisfechos, que muchos años con desesperación, marginación, hambre y desempleo.

En esas misma zonas de recolección de grupos y gentes, la delincuencia organizada sabe cómo son las gentes de cada calle y de cada colonia, sus jefecillos se fueron criando en las mismas y conocen a todos, saben quiénes son buenos para las peleas, los que no se rajan, los que tienen mayores instintos sádicos, los que se acobardan; conocen a sus familias y por tanto mantienen control por las mismas y aseguran la lealtad porque de otra forma los que rompan el silencio, estarían exponiendo a sus familias a las represiones y muertes por parte de los jefes, conocen cómo están constituidas las mismas familias y conocen si el padre es buena onda o anda en el vicio y el alcoholismo y si respeta o no a su familia, conocen a donde estudian y como y a qué horas se mueven y estos datos, vitales para mantener el control en las colonias y sus calles no los tienen las autoridades, es más, cuando tratan de ingresar en las mismas se pierden porque no conocen la zona, por ello, los mismos grupos de la delincuencia organizada mantienen su línea de tienditas y sus zonas de protección del “negocio” y así el valor de los jefecillos aumenta hasta convertirse, en muchos casos, en verdaderos asesinos y criminales de alta escuela, ahí está el caso de ‘EL MARRO’ y la historia de muchos de los grandes capos del crimen organizado.

Los más vivos conocen y se relacionan normalmente con los policías a los que sirven y pagan por su protección, y así van aumentando su red de relaciones y de corruptelas que les garantiza la fuerza para expandir su poder.

El asunto es que en esta etapa, en las zonas urbanas o rurales, los pobres son los primeros que caen en sus garras y no importan ya, por su estructura, el que se busque ingresar a resolver los problemas de base y se generen acciones para apoyar a los más pobres para que “no caigan en la delincuencia”, pero el caso es que en la inmensa mayoría ya se encuentran sumergidos en sus turbias aguas. Curiosamente, la ligazón entre policías y delincuentes es de tal forma necesaria que, en otros casos, muchos de los jefes de jefes, han salido de las filas mismas de las autoridades y ellos son los que mantienen sus ligas y las expanden a los grupos políticos. Por esa razón, después, mantienen sólidas relaciones también con empresarios y banqueros que son la parte vital para que se manejen sus enormes recursos financieros y se les garanticen el que, cuando menos, cuentan con recursos para ellos y sus familias porque los convenios con la mafia del cuello blanco están sustentados en que el que falla, muere, al lado de su familia, y por eso los lazos son tan fuertes y bien organizados.

Al paso de los años, se conocieron asuntos como el tráfico de drogas operado por el general Humberto Mariles, donde él estaba con extremas relaciones con políticos nacionales y de alto nivel que le protegían y de gentes, incluso de la realeza, que mantenían con él excelentes relaciones y así, su paso en aquellos tiempos para operar las drogas, los hacía incluso en las famosas “valijas diplomáticas” hasta que, en Francia, la “burra torció el rabo” y antes de que llegara a juicio, “misteriosamente murió”. algunos aseguran que él mismo se envenenó para no descubrir a sus socios de gran poder.

Ahora, con el asunto y detención de ‘EL MARRO’, seguramente se van a conocer algunas de las intensas y comprometidas relaciones con políticos y empresarios, porque mover miles de barriles de combustible no es cosa sencilla y menos operar los cientos de millones que las operaciones representan, independientemente de los gastos de protección y pagos de ayudantes y sicarios, solamente el ver la enorme cantidad de casas y vehículos y empresas que se vienen descubriendo en pocos días nos da una idea de la magnitud de sus negocios y operaciones criminales, y en esto tampoco podremos explicarnos la impunidad si no es por medio de las relaciones y corruptelas generadas entre los mandos de seguridad y de cómo, en muchas ocasiones, la protección legal les llegaba con total poder y así no dudamos que en muchos sitios, como se ha visto, ese poder corruptor llega hasta los niveles del poder político.

El asunto del “huachicoleo”, lo sabemos, no es cosa sencilla sino que debe contar con la complicidad de los operadores de la empresa y de los ductos para que durante los trabajos de mantenimiento o de control, los “huachicoleros” puedan operar, y así, en esos niveles, miles de litros diariamente se deben garantizar en su control y manejo para la venta en los sitios que no son pocos, el “huachicol” no se vende solamente en cubetas y botes al lado de los caminos, se vende por medio de empresas de alto consumo o de distribuidores de combustibles legalmente radicados.

Por esas razones, el manejo de limpieza financiera debe ser impecable y es así que para detenerlo, la UIF tuvo que controlar los activos y recursos de más de cien empresas para que se forzara ‘EL MARRO’ a salir de su cueva, por esas y otras razones hay que entender lo que en la realidad sucede en las zonas jodidas, porque de otra manera solo le hacemos al Tío Lolo…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...