La economía, libre del flagelo de la inflación

Necesario saber que tasa mide el crecimiento del nivel general de los precios

Compartir:

La economía mexicana está libre del terrible flagelo de la inflación, pero sabe ¿qué es la inflación?

Para los que somos un poco ignorantes en el tema es necesario saber que la tasa de inflación mide el crecimiento del nivel general de los precios.

Para observar la evolución de los precios se usa una serie de indicadores que establecen los institutos de estadística de cada país.

En nuestro país, dicha tarea la realizan el Banco de México (Banxico) y el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI).

Tales índices estudian la evolución media de los precios de una lista de productos representativos de las familias de un país, lo que se conoce como “canasta básica”, y fijan su tasa de variación en términos interanuales, basándose en el control mensual de los precios.

La inflación se presenta cuando el poder adquisitivo de una moneda disminuye, a tal punto que la cantidad de moneda circulante se sitúa por encima de la demanda real existente.

 

MOTIVOS

Los motivos que propician la inflación suelen ser múltiples, pero hay dos causas principales:

INFLACIÓN DE DEMANDA.- Se presenta cuando la demanda general de bienes se incrementa en relación a la cantidad de bienes producidos; esto genera el aumento de los precios para restablecer el equilibrio entre la oferta y la demanda. La inflación de demanda corresponde con la explicación keynesiana de la inflación: La demanda de bienes y servicios de una economía es mayor a la oferta de los mismos. Esta causa de la inflación se presenta cuando la capacidad productiva (oferta de bienes) no puede aumentar al mismo ritmo con el que crece la demanda de bienes.

Existen tres causas principales que pueden provocar esta sobredemanda:

  1. a) La oferta monetaria aumenta rápidamente, acompañada o no de una disminución de impuestos. Esto lleva a que los consumidores dispongan de más dinero para gastar en un corto periodo de tiempo, en el que la oferta no ha podido crecer al mismo ritmo. Los productores, entonces, tienden a subir los precios.
  2. b) Aumento de la confianza de los consumidores en la economía y su futuro financiero. En esta situación optimista están dispuestos a gastar más, aunque no dispongan de más ingresos (este mayor gasto vendría de un menor ahorro y/o un mayor endeudamiento).
  3. c) Caída en el tipo de cambio de la divisa nacional respecto a las divisas extranjeras. Esto provoca la subida en los precios de los bienes y servicios importados, y una caída en los precios de los bienes y servicios exportados.

INFLACIÓN DE COSTOS.- Es el incremento en los costos de producción (mano de obra, materias primas, impuestos,…); también genera el aumento de los precios, puesto que las empresas deben mantener un margen de beneficios. Esta subida en los costos puede deberse a muchos motivos: Materias primas más caras, subidas salariales de los empleados, subidas de impuestos, etcétera. Estos mayores costos para las empresas son pasados, finalmente, a los consumidores.

En este contexto vale la pena destacar el reconocimiento que Banxico obtuvo; se hizo acreedor al Grado A, una distinción que constituye el nivel más alto en la escala prevista en el Reporte de Bancos Centrales del Global Finance.

Pese a los desafíos nacionales e internacionales, y de volatilidad, que ha enfrentado el peso mexicano, como una de las monedas más comercializadas de los mercados emergentes, la publicación destacó que la inflación se ha ubicado por debajo del 4 por ciento. Aunado a ello, refirió, la divisa mexicana ha permanecido bajo control y las tenencias extranjeras de los bonos nacionales se han mantenido estables.

Como resultado de lo anterior, indicó, Banxico conserva una alta credibilidad, además de ser considerado factor de estabilidad.

Y Alejandro Díaz de León recibió el reconocimiento de “Banquero Central del Año para América Latina”, que es otorgado por GlobalMarkets por su liderazgo al frente del Banxico.

Sin embargo, tan excelentes noticias contrastan con la persistente ausencia de crecimiento en la economía mexicana. No llega el crecimiento económico prometido por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, y esperado, con ansia, por todos los mexicanos.

El fantasma de la recesión sigue rondando para el 2020. Ya estamos a fines de 2019 y el panorama sigue siendo incierto. El crecimiento no llega y sólo el presidente López Obrador puede despejar la bruma, pero deberá adoptar, sin demora, un nuevo discurso que ofrezca certidumbre y aliento a la inversión y aprovechar la baja inflación. De lo contrario se arruinará el presente y el porvenir de varias generaciones de mexicanos.

Del presidente López Obrador depende que el  crecimiento, suficiente y sostenido, llegue, ya, a la economía mexicana. Tengo confianza en que así será.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...