Inversión extranjera en México: ¿Todavía somos competitivos?

Se erigirá como esencial en pospandemia; país estaría perdiendo una gran oportunidad para, en el mediano y largo plazos, recuperarse de no afianzarla

Compartir:

Con la entrada del gobierno de la 4T hemos visto un revés en diversos temas de interés que afectan a nuestra economía y la calidad de vida de los ciudadanos.

Como es dado a conocer, los regímenes de izquierda tienden a ser populistas y nacionalistas en cuanto a temas sensibles, como el empleo, la seguridad y el comercio.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha buscado fortalecer el bloque de izquierda con países afines en ideología, como el caso de Argentina, Venezuela o Rusia.

Situaciones como esta generan desconfianza en sectores como el de la Inversión Extranjera Directa, necesaria para el desarrollo económico de empleos y generador de empleos directos en nuestro país.

De acuerdo con Business Insider México, el Índice de Confianza de la Inversión Extranjera Directa (IED) explica que la inversión extranjera directa es una inversión que involucra una relación a largo plazo y que refleja un interés y control duraderos por parte de un inversionista extranjero directo o de una empresa residente en otra economía.

México perdió, por segunda vez en la historia, su lugar en la IED, Kearney 2020.

La primera vez sucedió en 2011 y en 2002 tuvo su mejor posición al estar en el tercer lugar.

La IED es una visión de dónde irán los flujos de la economía en los próximos tres años.

El Índice de Confianza de la Inversión Extranjera Directa establece los 25 destinos prioritarios para realizar una inversión a nivel mundial, como es el caso de EUA, Canadá o Alemania, que actualmente ocupan los primeros tres lugares, respectivamente.

Países emergentes que se encuentran dentro del top 25 son China, Brasil y Emiratos Árabes Unidos. entre otros.

México, por segunda vez, queda fuera de estos 25 destinos prioritarios, dando a entender que ya no es atractivo para la IED. En las últimas semanas previas a la pandemia, cuando se realizó la encuesta, los mercados emergentes en desarrollo y fronterizos cayeron drásticamente.

El índice Kearney evalúa los distintos temas que manejan los gobiernos para calificar si un país es atractivo o no para la inversión. Un ejemplo de ello es el cambio climático y su manejo a nivel país, el cual es importante para los inversores.

México, en materia de cambio climático, a pesar de encontrarse en distintos tratados internacionales, como el Pacto de París, vinculante para la toma de decisiones tanto a nivel gubernamental como para el sector privado, se ha visto encajonado en una disyuntiva por parte del gobierno federal, que hace caso omiso a las obligaciones adquiridas y continúa invirtiendo dinero en refinerías o rescatando a Pemex, que lleva décadas en deuda y cuyos bonos son prácticamente “chatarra” para los inversionistas.

Otros factores que han intervenido -en México- para dejarnos fuera de la inversión han sido la contra reforma energética y la refinería de Dos Bocas.

Recordemos que para el crecimiento de cualquier economía – incluyendo México-, en la era de la recuperación de la pospandemia, la cual todavía no alcanzamos debido al número de población vacunada, la inversión extranjera será esencial y México está perdiendo una gran oportunidad para, en el mediano y largo plazos, recuperarse.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...