Es probable que aumente la deuda soberana

Standard & Poor’s categórica; calificadora prevé riesgos para las finanzas públicas

Compartir:

La calificadora Standard & Poor’s (S&P) prevé riesgos para las finanzas públicas si el gobierno federal aumenta la deuda para cumplir sus objetivos de inversión a través del sector público (SP).
El SP tiene bastantes limitantes, las cuales no se pueden subsanar sin la participación del sector privado, sin atender las previsiones a la baja del crecimiento económico y sin reducir la incertidumbre generada por las políticas impulsadas por el Presidente.
El gobierno pretende ampliar la participación del SP en el desarrollo del país.
El análisis realizado por S&P señala al sector público mexicano como limitado por su tamaño; sólo los sectores energético y eléctrico son productivos, y presentan debilidades operativas que reducen su capacidad para asumir proyectos que impulsen directamente la economía.
Tales limitaciones hacen necesario recurrir a la inversión privada o a la contratación de más deuda.
La falta de participación del sector privado para cumplir con los objetivos de inversión apunta a la contratación de deuda como la única alternativa para lograr las metas establecidas a mediano y largo plazo.
El sector energético es un ejemplo claro.
El gobierno pretende impulsar la inversión y producción de Pemex, así como construir nuevas refinerías, pero tiene congeladas las rondas de licitación para que el sector privado participe.
Lo anterior vulnera la solvencia de los proyectos y obliga al gobierno a respaldar financieramente.
S&P anticipa que la inversión en México mantendrá un dinamismo a la baja, lo que impacta el crecimiento económico del país y vulnera sectores importantes para la economía nacional.
Se suma la incertidumbre generada por algunas decisiones tomadas por el gobierno.
La cancelación del NAIM, la realización de consultas de opinión dudosas sobre proyectos productivos, cambios importantes en el federalismo fiscal y la centralización de la política desalientan a los inversionistas.
Asimismo, el Presidente, en sus presentaciones mañaneras, ha subestimado las previsiones a la baja sobre el crecimiento del país en 2019 y 2020.
El Fondo Monetario Internacional, el Banco de México y, recientemente, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público han hecho ajustes a las estimaciones presentadas a finales de 2018.
El Presidente no está de acuerdo; piensa que el combate a la corrupción compensará la falta de crecimiento.
Sin embargo, el contexto internacional continúa impactando a la economía mexicana, como el cierre de la frontera norte por parte de Estados Unidos.
Es necesario que el gobierno federal establezca un balance entre sus objetivos económicos, sociales y políticos.
Es una buena intención invertir en el crecimiento económico y social del país a través del sector público, pero con base en diagnósticos veraces sobre la capacidad financiera y operativa del mismo.
No se le deben cerrar las puertas a la inversión privada en general, para sólo licitar con cuates.
De lo contrario, el gobierno corre el riesgo de endeudar el país.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...