El Ingreso Único Vital no es politiquería; es una necesidad

¿Es más importante el proselitismo? ¿No que primero los pobres?

Compartir:
Comisión Económica para América Latina y el Caribe. Entendibles sus proyecciones

El Presidente de la República calificó de politiquería partidista la iniciativa de otorgar un Ingreso Único Vital.

La iniciativa proviene de la sociedad civil y es impulsada por diputadas y diputados de distintos partidos, incluyendo Morena.

La medida propone apoyar a quienes perdieron su empleo por la pandemia y evitar el aumento de la pobreza, así como favorecer la reducción de contagios, y salvar vidas.

Sin embargo, el presidente gobierna a partir de un discurso político-electoral divisionista, y no desde la voluntad de trabajar para y con la ciudadanía.

La Real Academia Española define politiquería como la acción y efecto de tratar la política con superficialidad y practicarla a partir de intrigas y bajezas.

El presidente calificó de politiquería la propuesta de otorgar un Ingreso Único Vital de 3,746 pesos a las personas que perdieron su empleo o redujeron su ingreso a causa de las medidas de contingencia para prevenir el contagio de Covid-19.

El presidente afirmó que la propuesta es de un partido de oposición y que busca apoyar “a los de arriba”, lo que es totalmente falso, falsedad que utiliza, de forma proselitista, para generar división política; eso es politiquería.

La propuesta es promovida por el movimiento Nosotrxs.

El movimiento se conforma por colectivos de ciudadanas y ciudadanos con amplia trayectoria en Organizaciones de la Sociedad Civil.

El éxito de éste movimiento se basa en entender que la política no se limita a la búsqueda de puestos públicos ni a la competencia electoral; consiste en la organización honesta y activa de ciudadanos que comparten causas públicas.

La propuesta se retoma en un punto de acuerdo plural en la Cámara de Diputados consensuado, inicialmente, por diputadas del PAN, PRD, Movimiento Ciudadano y Morena.

Al punto de acuerdo se han sumado cerca de 120 diputadas y diputados federales por una justa razón, para apoyar a millones de personas que perdieron su empleo o redujeron su ingreso a causa de las medidas de distanciamiento social y el paro de actividades económicas.

De acuerdo con el IMSS, se perdieron un millón 30 mil 366 empleos formales entre marzo y mayo.

De acuerdo con la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo realizada por el INEGI, 12 millones de personas consideradas Población Económicamente Activa perdieron su trabajo; esta cifra incluye empleos formales e informales.

El punto de acuerdo para impulsar la propuesta de otorgar un Ingreso Único Vital para quienes no tienen recursos por la pandemia es acertado.

Las cifras del IMSS y del INEGI muestran el gran impacto económico a millones hogares si esta situación extraordinaria se contextualiza y consideramos los niveles de pobreza en México; entendemos que la CEPAL proyecte que, al cierre del año, 21.7 millones de personas no tendrán ingresos suficientes para adquirir la canasta básica, lo que incrementará la pobreza en nuestro país.

Entonces, cuestionemos al presidente: ¿Es más importante el proselitismo? ¿No que primero los pobres?

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...