Básico,  el comportamiento social,  la higiene personal y  el cubrebocas

Eventual, mejoría en la difícil superación de la pandemia de coronavirus

Compartir:

Avanza una eventual mejoría en la difícil superación, de la epidemia mortal del Covid-19 registrada en el país, que aunque todavía la padecemos intensamente, así lo indican los últimos números proporcionados de las víctimas de esta fatídica enfermedad, en que se reduce el número cotidiano de personas transmisoras, contagiadas, defunciones y casualmente libradas por inspiración divina, pese a todo no hay duda.

Mientras tanto la población respondió favorablemente a la convocatoria del sector salud,  para la vacunación que concluyó para los pacientes de la Tercera Edad,  en  el mes de Marzo en todo el país, con las inoculaciones  aplicadas masivamente de diversos laboratorios de los Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, China, India y otras.

Mientras se complementa la aplicación de las vacunas, en la prevista segunda aplicación de rigor y se siga mejorando el cuadro fatídico social, porque el peligro de continuar transmitiéndose  la enfermedad, no ha desaparecido sino que está de pie en esa imprevista, tercera etapa aun más peligrosa que la que está vigente, por lo que depende de la población y del gobierno, la observancia de las reglas sanitarias vigentes,  para evitar transmitir o ser contagiado, y en parte también,  a preservar, con la energía de las reglas básicas impuestas hasta ahora, establecidas protocolariamente en un rango variable, según los resultados tanto de los casos clínicos, como de las defunciones registradas  de los pacientes, en un rango que va de peligro de vida o muerte, ejemplificados con  los colores del Rojo al Verde, como se ha  hecho para no perder de vista la formalidad sanitaria,  por parte de la  población saludable.

En todo el país, especialmente tanto en la capital de la República como en el  vecino Estado de México, en que la CDMX  y en esa vecina entidad federativa, han sido sus gobiernos de los más rudos y atinados por fortuna, que han mantenido reglas estrictas en la movilidad social de la población, que han padecido los peores resultados en las defunciones de los casos de las personas contagiadas y a la vez del  número de personas tratadas en hospitales o en los domicilios, que han podido superar el tránsito de la epidemia.

De los contagios registrados  y del número de enfermos superados, incluyendo la  vacunación que se ha logrado aplicar en todo el país,  en la población de los Adultos Mayores,  se ha observado óptimamente  que el número de personas atendidas, en  el paso de los días en ese sector de la población, hay visos de una leve recuperación esperada por la que se ha luchado con ahínco.

Tal como se ha logrado,  con la reducción de las  defunciones como ha sido posible, en gran parte de las entidades federativas, por el dinamismo social protocolario, de evitar la movilización y acercamiento social intenso, higiene con el cubrebocas en manos y limpieza en la cara, así como permanecer en casa tanto como sea posible, que debe continuar operando.

Ciertamente   la inmovilidad económica en grandes, medianas y pequeñas actividades de servicios o de  compra-venta de varios, han sido funestas  y la acción enérgica del gobierno,  desde los inicios en el año  2020 y 2021,  con los altos y bajos ambientes irreversibles de la epidemia del Covid -19,  en reconocer las consecuentes  pérdidas del empleo, el cierre de pequeños y medianos negocios, que ha afectado a casi todos los órdenes de la actividad del ingreso económico y laboral de la sociedad mexicana.

Nos pegó  parejo la maldita enfermedad en  todos los renglones  de las actividades de la sobrevivencia de la vida de la población, sean del comercio, turismo, alimentos, medios de comunicación, escuelas, preservación de la salud, servicios públicos, el ramo de la construcción, el transporte, la renta de la o la propiedad de la vivienda  entre muchas otras actividades, como la suya propia o de su familia apreciado lector y sus amistades.

A estas tenaces enfermedades son a las que se les puede catalogar, que sin excepción de continuidad, vienen con las pérdidas y el endeudamiento que ocasionan a los pobres y clases medias y que han sido cuantiosas e impagables.

Mientras a la par  en las malas noticias para los hogares, en que sucumben familiares y amistades cercanas, existen esos costos de la enfermedad y la lucha frustrada para tener los recursos necesarios para solventar con créditos,  las agonías de familiares que arrastran cotidianamente, con ese endeudamiento y al gasto de la familia,  que cotidianamente  los llevan a la quiebra del hogar por todos  los efectos económicos de la pandemia.

Quienes informan sin perder el optimismo, al dar los  resultados diarios y los  siniestros detalles acumulados, que asombran a los interlocutores no sólo en México, sino también en la mayoría de los países de Europa, Asia, los  Estados Unidos y Canadá, en virtud de los cuantiosos resultados patógenos de México, que la epidemiologia atribuye a sufrir una posición de indiferencia social, con respecto a otros de  los países de la tierra, al  ubicarnos por los resultados epidemiólogos, como transmisores, contagiados y defunciones de estar como el cuarto o quinto lugar en  los estragos contabilizados entre los países afectados.

Sea que la  rápida propagación de la Covid-19, como enfermedad infecciosa,  que se ha extendido casi sin resistencia inicial por el mundo,  ha afectado y se extiende entre diversos ángulos por su carácter transmisible. No queda más recurso sin un tratamiento medicinal que todavía que está por llegar, según los países más activos, que la ciencia médica en su Día Internacional,  ha impulsado en todos los países incluyendo a México.

Démosle al Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, en su vuelo a Rusia, China, Reino Unido, India, Suecia  y otros, el éxito para garantizar que se cumplan los contratos firmados para la adquisición de las benditas vacunas.

 

[email protected]

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...