Sistema mundial de aprendizaje se encuentra en crisis: Banco Mundial

El nivel educativo en el mundo es más alto, sin embargo, menos de la mitad de los estudiantes de los países en desarrollo logra estándares mínimos en competencias educativas, por lo que asistir a la escuela no garantiza el aprendizaje por parte de los menores.

Compartir:

En el marco del primer Día Internacional de la Educación, que se celebró el pasado 24 de enero, el Banco Mundial (BM) alertó que el mundo se enfrenta a una crisis de aprendizaje, lo cual afectaría a 56 por ciento de los niños cuando lleguen a la edad adulta.

Algunos problemas de aprendizaje en la niñez no estarían relacionados con el acceso y la cobertura escolar, ya que aunque los países han mejorado de manera significativa este punto, no significa que los infantes que asisten a la escuela están aprendiendo.


En todo el mundo, cientos de millones de niños llegan a la edad adulta sin siquiera las habilidades más básicas, como calcular el cambio correcto de una transacción, leer las instrucciones de un médico o comprender el horario de un autobús, y mucho menos tener una profesión satisfactoria o educar a sus hijos.

En caso de no mejorar esta situación, 56 por ciento de los infantes perderá más de la mitad de su productividad, ya que en un mundo laboral cada vez exigente e incierto, la juventud requiere estar equipada con más habilidades para prosperar.

De acuerdo con el BM, los sistemas educativos en los países en desarrollo tienen poca información sobre quién está aprendiendo y quién no, por lo que es difícil para las autoridades del sector hacer algo al respecto.

Consideró que es necesario ayudar a los maestros en todos los niveles a ser más efectivos para facilitar el aprendizaje, mejorar la tecnología para el aprendizaje, fortalecer la gestión de escuelas y sistemas, y al mismo tiempo garantizar que los alumnos de todas las edades, de preescolar a la edad adulta, estén equipados para el éxito.

Por otra parte, de acuerdo con el Resumen Anual: El año 2018 en 14 Gráficos del BM, se armonizaron los resultados de pruebas regionales e internacionales para medir los años reales de escolarización que tienen los niños en 160 economías, con lo que se conformó una nueva base de datos.

Esa base de datos forma parte del Proyecto de Capital Humano del Grupo Banco Mundial, que incluye una clasificación de los países de acuerdo con sus resultados en salud y educación.

Según esa clasificación, las naciones que tienen el mayor índice de años de escolaridad ajustados en función del aprendizaje son Japón (12.9 años), Corea del Sur (12.24), Finlandia (12.05), Rusia (11.90), Irlanda (11.80), Canadá (11.74), Alemania (11.74), Países Bajos (11.71), Suecia (11.67) y Australia (11.55)

Mientras que los países que tienen el menor nivel con menos de cuatro años de escolaridad ajustados en función del aprendizaje son: Malí (2.74), Chad (2.64), Niger (2.61), Liberia (2.34), Sudán del Sur (2.28).

En una clasificación por regiones se puede observar con el mayor nivel a Japón (12.9 años) y Corea del Sur (12.24), Rusia (11.90), Australia (11.55) y Kazajistán (11.47), mientras que las naciones con menor nivel son Afganistán (4.87), Pakistán (4.78), Papua Nueva Guinea (4.71), Yemen (4.13) e Irak (4.00).

En Europa, los países con mayor índice de años de escolaridad ajustados en función del aprendizaje son Finlandia (12.05), Irlanda (11.80), Alemania (11.74), Países Bajos (11.71), así como Suecia y Austria con 11.67. Por otro lado, los Estados con el menor nivel son Bosnia y Herzegovina (8.64), Moldova (8.21), Grecia (7.70), Kosovo (7.70) y Macedonia (6.82).

En el continente africano, las naciones con mayor nivel son Kenia (7.79), Argelia (6.84), Zimbabwe (6.35), Egipto (6.34) y Túnez (6.27), por su parte, Malí (2.74), Chad (2.64), Niger (2.61), Liberia (2.34) y Sudán del Sur (2.28) se ubican con el índice más bajo no sólo en Africa sino en todo el mundo.

En América y el Caribe los países con el mayor nivel el índice del Banco Mundial se encuentran Canadá (11.74), Estados Unidos (11.14), Chile (9.57), Argentina (8.87) y Ecuador (8.82), mientras que el menor nivel en el continente fue para El Salvador (6.55), República Dominicana (6.53), Honduras (6.38), Guatemala (6.29) y Haití (6.29).

El promedio de los puntajes de las pruebas regionales e internacionales para medir los años reales de escolarización que tienen los niños oscila entre 600 de los países con el mejor desempeño y 300 de aquellos con el peor desempeño (con un puntaje de 400 como punto de referencia para un nivel de competencia mínimo).

Las diferencias se deben a la salud y la nutrición deficientes de los niños en los países de ingreso más bajo, la menor cantidad de años en la escuela (unos 260 millones de niños y jóvenes no asisten a la escuela en absoluto), el ausentismo docente, los profesores que no cumplen con normas de competencia, y la fragilidad, los conflictos y la violencia.

Los años de escolaridad ajustados en función del aprendizaje es un componente del Índice de Capital Humano del Banco Mundial, con el que clasifica a los países de acuerdo con lo que invierten en sus juventudes.

Entre mayor es la inversión en educación y salud, mayores son la productividad y los ingresos de la fuerza laboral, lo que conduce a la creación de niveles de riqueza más altos y de una economía más fuerte.

El capital humano consiste en el conocimiento, habilidades y salud que la gente acumula a lo largo de su vida, permitiéndoles desarrollar su potencial como miembros productivos de una sociedad.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...