El monstruo llamado Matthew

Deja en Haití casi 300 muertos

Compartir:

El presidente interino de Haití, Jocelerme Privent, pidió ayuda internacional para atender a las decenas de miles de damnificados y reparar los cuantiosos daños causados por el huracán Matthew, que dejó un saldo de casi 300 víctimas mortales.

Tras realizar un recorrido por el sur del país para hacer un balance de los daños, Privent afirmó que la situación es “muy grave” y que Haití necesita la ayuda de la comunidad internacional, reportó el día jueves  el diario Haiti Libre.

“Muchos países están ayudando, pero les pedimos actuar dentro de las prioridades de la gente”, dijo el mandatario, quien señaló que en este momento lo primordial es salvar vidas y que los desplazados tengan una casa temporal.

El servicio de protección civil de Haití informó inicialmente de 23 fallecidos en el país, principalmente por la caída de árboles y escombros o ahogados en ríos desbordados, pero posteriormente el Ministerio del Interior confirmó 108 muertes.

Además, alrededor de 350 mil personas quedaron afectadas por el huracán, que este jueves volvió a subir a categoría 4 y cruzó el archipiélago de Bahamas en dirección a Florida, tras golpear Jamaica, República Dominicana, Haití y el oriente de Cuba.

Hasta el momento, las autoridades haitianas no han podido determinar con exactitud la cantidad de víctimas, pero las imágenes de las zonas afectadas son devastadoras, por lo que se teme que se eleve la cifra de fallecidos y de los daños materiales.

El vicerrepresentante especial de las Naciones Unidas para Haití, Mourad Wahba, afirmó que unas 350 mil personas necesitan alguna clase de asistencia tras el desastre. “Se trata de la peor crisis humanitaria en el país desde el devastador terremoto de 2010”, recordó.

Ante la situación que atraviesa Haití, la Unión Europea (UE) ha destinado 285 mil dólares en “ayuda humanitaria inicial” para el país más pobre de América, mientras Venezuela envió 20 toneladas de alimentos, ropa y medicamentos.

En República Dominicana, cuatro personas murieron a consecuencia de Matthew, el huracán más poderoso que ha golpeado el Caribe desde el paso de Félix en 2007.

El huracán llegará durante la madrugada del viernes a la península de la Florida, donde las autoridades estadunidenses ordenaron la evacuación de más de dos millones de personas que viven en la costa de Florida, Georgia y Carolina del Sur.

FLORIDA SIENTE EL PODER DE MATTHEW

Florida comenzó a sentir esta noche los efectos del huracán Matthew, con las primeras bandas de lluvia del fenómeno que se acerca por el lado oriental de la península, luego de causar casi trecientas  muertes en Haití y cuantiosos daños en Cuba.

El gobernador de Florida, Rick Scott, reiteró en rueda de prensa su llamado a millones de residentes de evacuar las zonas de peligro y advirtió que “Matthew es un monstruo”. De no hacerlo, “esta tormenta te matará”, advirtió.

Por su parte William Snyder, alguacil del condado Martin, dijo a la cadena NBC News que la gente parece no entender que tiene que abandonar la zona y que “no es teatro”.

Explicó que fueron solicitadas bolsas para cadáveres porque “si tenemos vientos de 140 millas (225 kilómetros) por hora sobre los parques de casas móviles, vamos a tener fallecidos”.

La dirección del huracán ha cambiado durante el día y a las 20:00 horas locales (00:00 GMT) el ojo del meteoro “extremadamente peligroso” se encontraba sobre la isla Gran Bahama, 120 kilómetros al este de Palm Beach, Florida, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Sus vientos habían disminuido a 210 kilómetros por hora, pero todavía era un huracán de categoría cuatro.

El aviso de huracán para la costa atlántica de Estados Unidos está vigente desde Boca Ratón, Florida, hasta Carolina del Sur.

Se prevé que el meteoro toque tierra entre las 03:00 y las 08:00 horas locales del viernes (07:00 y 12:00 GMT), entre West Palm Beach y Cabo Cañaveral, Florida.

La zona bajo alerta incluye a más de 20 millones de habitantes, mientras la orden de evacuación abarca a dos millones de personas en Florida, Georgia y las Carolinas.

Cerca de 20 mil personas en los condados de Miami-Dade, Broward y Palm Beach se mantuvieron en la oscuridad esta noche por el golpe de las primeras bandas externas del huracán, de acuerdo con la compañía Florida Power & Light.

El presidente Barack Obama firmó una declaración de emergencia para acelerar la ayuda federal y habló con los gobernadores de Florida, Georgia, Carolina del Norte y del Sur.

Matthew, la tormenta más grande que se recuerde en el Caribe desde Félix en 2007, ya dejó más de 200 muertos en Haití.

Compartir: