Familia francesa con sarampión enciende alarmas en Costa Rica

El Ministerio de Salud de Costa Rica mantiene a la familia -un matrimonio francés y su hijo de cinco años- bajo vigilancia y en estricto aislamiento en el hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas, informó hoy el servicio de radiodifusión internacional de Alemania (Deutsche Welle).

Compartir:

Por primera vez en los últimos cinco años, en Costa Rica se encendieron las alertas frente al sarampión, tras ser confirmados tres casos en una familia de turistas franceses que disfrutaba de sus vacaciones en la región de Puntarenas.

El Ministerio de Salud de Costa Rica mantiene a la familia -un matrimonio francés y su hijo de cinco años- bajo vigilancia y en estricto aislamiento en el hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas, informó hoy el servicio de radiodifusión internacional de Alemania (Deutsche Welle).


La enfermedad fue detectada inicialmente en el niño al observarse un sarpullido, uno de los síntomas clásicos de la enfermedad que también se puede presentar con fiebre, tos, congestión nasal y conjuntivitis.

El ministro de Salud de Costa Rica, Daniel Salas, explicó que los turistas “van a cumplir siete días de aislamiento para garantizar que el período de infectividad pasó”.

Las autoridades se movilizan para investigar si los franceses tuvieron contacto con otras personas tras su llegada a Costa Rica, a fin de detectar otros posibles casos de sarampión, ya que los síntomas comienzan a aparecer de ocho a 12 días después de la exposición al virus.

También contactaron a las autoridades de salud de Francia para recomendarles un seguimiento a los contactos que pudo haber tenido el niño antes del viaje. Según Salas, los padres dijeron que el menor no estaba vacunado y que en su escuela podría haber otros niños enfermos.

El sarampión es una enfermedad viral muy contagiosa y puede ser letal para las personas que no han recibido inmunización. Se transmite a través de gotitas de saliva, principalmente por medio de tos y estornudos, y entre sus complicaciones figuran diarrea, neumonía, infecciones de oído, encefalitis y ceguera.

En las embarazadas puede provocar partos prematuros y bebés de bajo peso.

Costa Rica no había detectado casos “importados” de sarampión desde 2014. Y desde 2006 no se reportan casos autóctonos de la enfermedad. Aunque la alarma prevalece, las autoridades descartan que pueda ocurrir una epidemia.

“En Costa Rica tenemos buenas coberturas de salud, y es improbable que haya muchísimos casos (de sarampión), pero puede haber casos aislados”, dijo el ministro Salas. Recordó que los bebés menores de un año y los jóvenes mayores de 20 tienen mayor riesgo de presentar complicaciones, como meningitis o bronconeumonía.

El gobierno costarricense ha procurado mantener campañas permanentes de vigilancia y prevención, que en momentos de alerta epidemiológica incluyen la vacunación extraordinaria a niños de 15 meses y a menores de 10 años de edad, aunque ya hubiesen recibido las dosis del esquema básico.

Si bien la región de las Américas erradicó el sarampión endémico entre 2012 y 2016, el virus circula en ciertas zonas del norte y sur del continente. Al 1 de diciembre pasado se habían confirmado 16 mil 300 casos en Brasil, Colombia, Chile, Venezuela, Canadá y Estados Unidos. Los países más afectados son Brasil, con 10 mil 163 enfermos, y Venezuela con cinco mil 643.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad se cobró la vida de 111 mil personas en el planeta en 2017, en su mayoría menores de cinco años, un 30 por ciento más que en 2016, y con un aumento notable de decesos en países desarrollados que tienen amplia disponibilidad de la vacuna.

La OMS reconoce que el índice de vacunación por sarampión aumentó a 91 por ciento, pero aún no alcanza el 95 por ciento recomendado por la organización.

El caso de la familia francesa hospitalizada en Costa Rica también ha puesto en alerta a las autoridades de un gobierno que se esmera en proteger e incentivar su industria turística, importante fuente de divisas. La mayoría de los viajeros evita visitar un país cuya situación sanitaria represente riesgos.

Costa Rica es el principal receptor del turismo europeo y estadunidense en la región centroamericana y sus niveles de seguridad ciudadana contrastan con la violencia que exhiben sus vecinos del norte, incluida Nicaragua, donde la irresuelta crisis política que estalló hace 10 meses, provocó una estampida del turismo internacional y dejó pérdidas económicas que el gobierno calcula en mil 600 millones de dólares.

Según datos oficiales, unos tres millones de turistas extranjeros visitan cada año Costa Rica y sus autoridades esperan incrementar esa cifra a cuatro millones en 2021, lo que representaría un aumento del seis al siete por ciento en el crecimiento anual del sector, de acuerdo con el Plan Nacional de Desarrollo Turístico aprobado en 2018.

El Ministerio Salud de Costa Rica recomendó a los viajeros tomar medidas para

protegerse contra el sarampión, en vista de los brotes que reporta la Organización Mundial de la Salud en Brasil, Colombia, Canadá, Inglaterra, Italia, Francia y Estados Unidos.

El brote en este último país inició la segunda quincena de diciembre del 2014 en los parques temáticos de Disney de California. Al 6 de febrero se lleva contabilizado un total de 121 personas infectadas en 17 estados.

En California el total de afectados al 9 de febrero llega a 107, lo que corresponde al 88 por ciento del total de casos, en relación con los otros estados. De ellos el ocho por ciento son menores de un año, 14 por ciento de uno a cuatro años, 18 por ciento de cinco a 19 años y de 20 o más años un 60 por ciento.

Ante el riesgo de que viajeros que no estén vacunados contraigan la enfermedad al entrar en contacto con personas infectadas con el virus de sarampión, las autoridades de salud a la población algunas recomendaciones.

La principal es asegurarse que las personas que viajarán cuentan con la documentación que confirma que recibió la vacunación contra sarampión y la rubeola. En caso contrario, los expertos en salud recomiendan no viajar, salvo que sea estrictamente necesario.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...