El Papa tunde a populistas de todos los bandos políticos

Francisco presenta su encíclica “Fratelli Tutti” (“Hermanos Todos”); en 288 puntos critica conceptos distorsionados. “Por diversos caminos se niega a otros el derecho a existir y a opinar, y para ello se acude a la estrategia de ridiculizarlos, sospechar de ellos, cercarlos”

Compartir:

Después de firmarla este sábado, el Papa Francisco difundió hoy su encíclica “Fratelli Tutti” (“Hermanos Todos”) en la que critica diversos conceptos sociales, económicos, morales y espirituales que son utilizados para controlar a los ciudadanos, remarcando en las teorías populistas de todas las tendencias políticas.

El documento está dedicado a una reflexión post pandemia de Covid-19.

El Papa celebró una misa la tarde de este 3 de octubre junto a la tumba de San Francisco de Asís, su santo preferido, y por quien eligió su nombre.

En esta encíclica, Francisco resalta la fraternidad como valor y elemento ordenador de las sociedades, las naciones y la convivencia mundial.

“El desprecio de los débiles puede esconderse en formas populistas, que los utilizan demagógicamente para sus fines, o en formas liberales al servicio de los intereses económicos de los poderosos”, expresa el Papa en el subapartado “Populismos y liberalismos”.

“En ambos casos se advierte la dificultad para pensar un mundo abierto que tenga lugar para todos, que incorpore a los más débiles y que respete las diversas culturas”, afirma.

“En los últimos años”, señala, “la expresión ‘populismo’ o ‘populista’ ha invadido los medios de comunicación y el lenguaje en general. Así pierde el valor que podría contener y se convierte en una de las polaridades de la sociedad dividida.

“Esto llegó al punto de pretender clasificar a todas las personas, agrupaciones, sociedades y gobiernos a partir de una división binaria: ‘populista’ o ‘no populista’. Ya no es posible que alguien opine sobre cualquier tema sin que intenten clasificarlo en uno de esos dos polos, a veces para desacreditarlo injustamente o para enaltecerlo en exceso”, añadió.

En otra parte del texto, el Papa pregunta: “¿Qué significan hoy algunas expresiones como democracia, libertad, justicia, unidad?”.

“Han sido”, afirma, “manoseadas y desfiguradas para utilizarlas como instrumento de dominación, como títulos vacíos de contenido que pueden servir para justificar cualquier acción”.

Asegura que la mejor manera de dominar y de avanzar sin límites es sembrar la desesperanza y suscitar la desconfianza constante, aun disfrazada detrás de la defensa de algunos valores.

“Hoy en muchos países se utiliza el mecanismo político de exasperar, exacerbar y polarizar. Por diversos caminos se niega a otros el derecho a existir y a opinar, y para ello se acude a la estrategia de ridiculizarlos, sospechar de ellos, cercarlos”, acusa.

Francisco añade que la política ya no es así una discusión sana sobre proyectos a largo plazo para el desarrollo de todos y el bien común, sino sólo recetas inmediatistas de “marketing” que encuentran en la destrucción del otro el recurso más eficaz”.

“En este juego mezquino de las descalificaciones, el debate es manipulado hacia el estado permanente de cuestionamiento y confrontación”, expresa.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...