Dinamarca cancela de forma permanente el uso de la vacuna de AstraZeneca

Compartir:

La Dirección General de Sanidad de Dinamarca ha cancelado este miércoles de forma definitiva el uso de la vacuna de AstraZeneca contra la covid-19, paralizada en el país desde hace un mes, al considerar que hay una conexión probable entre esta y los casos muy infrecuentes de trombosis detectados tras su inoculación, y que hay suficientes vacunas en el mercado y la situación epidémica en este país está controlada.

Las autoridades sanitarias han señalado que están “completamente de acuerdo” con la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en que la vacuna de AstraZeneca es “segura y efectiva”, aunque han recordado que la decisión final es de cada país y aludieron a “perspectivas sociales generales”, ha explicado la jefa de departamento de la Agencia del Medicamento danesa, Tanja Erichsen.

El director de la Dirección General de Sanidad, Sren Brostrm ha comentado que ahora saben que hay una posible explicación biológica de que la vacuna de AstraZeneca pueda provocar esos casos raros de trombosis.

Además, Brostrm, en una rueda de prensa, ha dicho que había una conexión temporal entre los síntomas (baja cantidad de plaquetas, coágulos en vasos sanguíneos y hemorragias) y la vacunación.

En colaboración con Noruega, el otro país europeo que mantenía suspendida la vacunación con AstraZeneca, las autoridades danesas han estimado, después de estudiar sus registros sanitarios, que el riesgo de esos síntomas para quienes han recibido esa vacuna es de uno entre 40.000 y que no se puede reducir a grupos de edad o sexo determinados.

La decisión supone que a las 149.000 personas que han recibido la primera dosis de AstraZeneca en Dinamarca, se les ofrecerá más adelante otra de las vacunas aprobadas en este país para la segunda toma.

El calendario de vacunación en el país sufrirá también un retraso de varias semanas y las autoridades calculan ahora que toda la población lo habrá completado a principios de agosto, en vez de en la segunda quincena de julio.

Dinamarca había sido el primer país europeo en suspender el pasado 11 de marzo la vacunación con AstraZeneca, decisión que siguieron luego la mayoría de Estados europeos, aunque reanudaron el proceso cuando la Agencia Europea del Medicamento (EMA en sus siglas en inglés) aseguró que no había evidencias de relación directa con los casos de trombosis detectados.

Algunos países han reservado sin embargo su uso para mayores de 60 años, como es el caso de Alemania, España y Suecia, mientras Noruega anunciará en unos días qué resolución tomará sobre la vacuna, suspendida también desde hace un mes.

Dinamarca ha registrado un muerto con ese cuadro clínico, que incluye baja cantidad de plaquetas, coágulos en vasos sanguíneos y hemorragias; y un par de casos de fallecidos con síntomas similares que aún no se habían acabado de analizar a finales de marzo.

La situación epidémica se mantiene estable desde hace un mes en el país escandinavo, que la semana pasada tenía la tercera incidencia de nuevos casos más baja en los últimos 14 días, con 129,15 por 100.000 habitantes, por detrás de Islandia y Portugal.

Las autoridades danesas iniciaron en marzo una reapertura de la actividad económica y social, vinculada en gran medida a la presentación de un certificado que acredite que se está vacunado, se ha pasado la covid-19 o se ha dado negativo en un test.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...