Cobra 11 vidas ataque a sinagoga de ciudad de Pittsburgh

Autor, de 46 años y con antecedentes de antisemitismo, es detenido

Compartir:

WASHINGTON.- Un saldo de 11 personas muertas y seis más lesionadas arrojó un ataque a tiros a una sinagoga en Pittsburgh.

El autor, Robert Bowers, de 46 años y con antecedentes de antisemitismo, fue detenido.


“Este es, probablemente, el ataque más letal contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos”, indicó, en un comunicado, el presidente y director ejecutivo de la Liga Antidifamación (ADL), Jonathan A. Greenblatt.

Una hora antes del ataque a la sinagoga, Bowers escribió en la red social Gab contra HIAS, una agencia judía sin fines de lucro que protege a refugiados hebreos, que “a HIAS le gusta atraer invasores para que maten a nuestra gente. No puedo sentarme y ver cómo matan a mi gente. Ajuste sus ópticas. Voy a entrar”.

El agresor habría hecho otros comentarios antisemitas los días previos a su acción, mientras las autoridades estaban investigando la “huella” del sospechoso en Internet.

El presidente Donald Trump condenó los hechos y al participar como orador principal en la convención de Future Farmers Of America (FFA) en Indianápolis dijo que “este malvado acto de asesinato masivo es puro mal, difícil de creer y, francamente, es algo inimaginable”.

El mandatario dijo que la nación y el mundo están “sorprendidos y aturdidos” por el “acto antisemita” en Pittsburgh.

“Usted pensaría que esto no sería posible en esta época, pero parece que no aprendemos del pasado”, dijo y advirtió que “no debe haber tolerancia al antisemitismo en Estados Unidos ni en ninguna otra parte”.

Acto seguido, Trump llamó a un pastor y a un rabino para dirigir una oración junto con la audiencia.

“Oramos hoy por claridad moral. No descartemos esto como un acto de locura, sino que lo veamos por lo que es, un acto de maldad”, dijo el rabino en su oración.

“Que siempre recordemos que la presencia de algunas personas malvadas entre nosotros no define a este país”, abundó.

A su vez, el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf, calificó el ataque como “una absoluta tragedia” y que “las palabras no pueden expresar lo que sentimos todos los de Pensilvania”.

Wolf informó que la acción era investigada por el FBI como un crimen de odio y que “el antisemitismo no tiene lugar en nuestra entidad”,

Ello, al expresar su solidaridad con la comunidad judía de Pensilvania y de todo Estados Unidos.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...