¿Debacle blaugrana, resurgimiento merengue?

Mientras el Real Madrid va a la alza, el cuadro culé lleva tres partidos consecutivos sin victoria, con un saldo de 3 empates, 2 goles marcados y 2 goles recibidos

Compartir:

Sí estimado lector, crisis blaugrana tras hilvanar tres partidos consecutivos sin victoria (3 empates, 2 goles marcados, 2 goles recibidos) y justo un año después se ha quedado con la pólvora mojada y ser incapaces de anotar un solo gol al contrincante.

Para ello habrá que remontarnos al 11 de febrero de 2018 frente al Getafe en la jornada 23 de Liga 17/18.


No sólo eso preocupa, que de por sí ya tener a 5 y 6 puntos a los equipos de Madrid detrás por el pódium de la competencia doméstica, sino que en lugar de ver el “lado positivo” al haber obtenido un punto en la visita a San Mamés, se ha quedado con alabanzas al mejor jugador que ha habido en la cancha y muy probablemente, uno de los mejores en el actual torneo, Marc André Ter Stegen, que de no haber sido por sus excelsas intervenciones, seguramente estaríamos hablando de un escándalo mayúsculo, y a ciencia cierta, no sé hasta qué punto impida ver hasta dónde llega esta crisis del equipo culé, pues en demasiadas ocasiones se ha debatido que entre Messi, Suárez, Ter Stegen y Busquets (los que más) son lo que salvan las carencias de este equipo; ¿o acaso se ensaña uno aún más al calificar los resultados y el modo de lograrlos a este club?, quien hasta hace apenas una década se proclamaba, para muchos, como el mejor equipo en la historia de este bello deporte.

Dentro de esta debacle o crisis, como usted prefiera definirla, me ronda un nombre propio continuamente: Coutinho. El jugador por el que el Barca ha pagado la mayor cantidad de dinero en su historia, quien era un ídolo en Anfield Road con su derecha magistral portando la casaca de Liverpool y quien Klopp no quería su salida encaminada al Camp Nou.

Si hablamos de grandes clubes y playeras que pesan, no creo que vaya por ahí el tema, ya que el Liverpool consta de una gran historia de campeonatos y éxitos deportivos tanto en Inglaterra como en Europa, y, sin embargo, a Coutinho se le sigue esperando en la sala de llegadas internacionales en el aeropuerto de El Prat, ¿alguien lo ha visto?

Hoy más que nunca se asoman de nueva cuenta esos fantasmas del fracaso que tanto han rondado en la historia del Barcelona, que no son otros más que los fracasos, pues con el futbol visto ante Valencia, Real Madrid y Athletic de Bilbao se pueden ir despidiendo de la Copa del Rey, Liga y Champions League, aquella orejona reservada sólo para los que tienen no únicamente la calidad y el futbol, sino el convencimiento de ser los mejores y demostrarlo en la cancha minuto a minuto, con amor propio por el escudo, por lo colores, por un club.

Por otro lado, a 600 km de la Ciudad Condal, se respiran vientos de optimismo, ya que al parecer el Ave Fénix está resurgiendo de entre las cenizas para hacer frente en todas y cada uno de los frentes abiertos que tiene al día de hoy, sea con o sin polémicas decisiones del VAR como en el último derbi madrileño que dejó mucho que desear con respecto a esta utilidad tecnológica, pero más allá de eso, hubo un equipo que quiso llevárselo, y ese fue el Real Madrid, en propias palabras del técnico colchonero, Cholo Simeone.

Y en cuanto al análisis de la situación merengue, me llama la atención la confianza que ha dado Solari a un joven de 19 años y que no se ha arrugado en lo absoluto, aunque se le puedan reclamar algunas decisiones tomadas en la última jugada, Vinicius, quien en el primer tiempo del Clásico hizo con Semedo lo que se le vino en gana, nunca supieron detener el descaro de este adolescente a quien no le pesa en lo absoluto portar la playera del equipo merengue, muy al contrario, se nota que le agrada y acepta el reto de hacer historia y que de trabajar en temas muy puntuales, estamos viendo a uno de los llamados a ser el sucesor de Messi y CR7.

Podrá ser debatible el futbol desplegado por el Madrid, pero si algo ha hecho Solari desde que llegó al banquillo es arreglar el vestuario, dejar claro quién manda y recordarles a los jugadores que ese equipo debe pelear sí o sí a por todas las competiciones, que estar a 13 puntos del Barca es inconcebible y más estar por detrás de su antagónico de la capital española.

Así bien, sin lugar a dudas serán semanas de mucha tensión en Barcelona, de autocrítica y que los jugadores propios saquen pecho para dar vuelta a esta debacle o crisis, como usted prefiera llamarle, porque la afición culé no olvida la promesa emitida por Lionel Messi: va por el triplete; y para lograr ello deben hacer un trabajo a fondo de conciencia.

En cuanto a la directiva, Josep María Bartomeu concedió una entrevista en la semana en la cual declaraba que el Barcelona debía ir planeando ya la nueva generación post Messi, quien en junio cumplirá 32 años, situación que aplaudo y que es más que obvia, pero señor Bartomeu, un equipo no es un solo jugador; se debe trabajar en La Masía y en el mercado global para buscar a los sustitutos de Messi, Piqué, Busquets, Rakitic, Suárez, Alba, Dani Alves (aún sigue huérfana esa posición desde su salida) y contratar con visión y responsabilidad, pues hay sobrecupo en ciertas líneas como es la defensa central, y otras que están puestas con alfileres y así, es muy fácil que se caiga el castillo de naipes.

Malcom, ¿era necesario?

Todibo, ¿cuándo tendrá minutos?

Murillo, ¿compra de pánico?

Vermaelen, continúa en la plantilla y no sabemos en qué minuto caerá lesionado nuevamente.

Yerry Mina, ¿un solo torneo?

Boateng, ¿tendrá oportunidad de hacer lo que no hace Malcom y Coutinho?

André Gomez…

Y así la larga lista de compras y millones de euros que tal pareciera se gastan de manera irresponsable para un equipo que exige jugadores titulares y suplentes del más alto nivel y competitividad interna para realmente ser el equipo grande que toda la legión blaugrana se merece.

Hasta la semana próxima.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...