Viejas prácticas empañan lucha anticorrupción en alcaldía Tlalpan

A la orden ventas a sobreprecio y contratos verbales

Compartir:

Ventas a sobreprecio y contratos verbales brotaron en la alcaldía Tlalpan.

Estas viejas prácticas empañan la lucha contra la corrupción.

Durante la epidemia SARS-CoV-2 o Covid 19, se adquirieron despensas a 450 pesos, precio unitario, cuyo valor de mercado es de 210 pesos.

La compra se hizo sin solicitud del servicio por el área requirente, estudio de mercado (cuadro comparativo y cotizaciones), solicitud de disponibilidad presupuestal, oficio de autorización de suficiencia presupuestal, dictamen de procedencia, aprobación del Órgano Interno de Control, acta del Subcomité de Adquisiciones, contrato, fianza, anticipo, acta-entrega o constancia de los bienes o servicios.

También se detectó una adquisición de neumáticos en la alcaldía, sin proceso de adjudicación, ya que fueron entregados y recibidos en almacén desde el mes de enero del presente año por empresa afín; y peor aún: ya fueron utilizados, por lo que se aprecia una clara simulación, ya que que no se cuenta con un estudio de mercado o bien que se están considerando precios alzados que no corresponden a los que se anuncian en el mercado, marcándose un sobreprecio aproximado de 1 millón 428 mil 901.97 pesos.

 

INTENTONA

Ahora durante el confinamiento que se prescindió de personal vulnerable resulta que pretende aprobar, a través de un subcomité extraordinario, o adjudicar un servicio de mantenimiento preventivo y correctivo (reparaciones) del parque vehicular de la alcaldía un monto de 15 millones 639 mil 187.00 pesos.

Hay que resaltar que la alcaldía Tlalpan tiene una erogación histórica de mantenimiento vehicular de aproximadamente siete millones de pesos anuales, cuando se sabe que en el catálogo de proveedores de la alcaldía existen registrados proveedores para este servicio y, como en los casos de corrupción de 2019, la alcaldía Tlalpan adjudicó esos mismos servicios a proveedores que no cuentan con un perfil no especializados.

En la investigación, de la cual hay suficientes documentos comprobatorios, se descubrió que existe una serie de irregularidades en torno a los contratos verbales, que en línea de tiempo se vuelven actos de corrupción, ya que no cuentan con solicitud de disponibilidad presupuestal, oficio de autorización de suficiencia presupuestal, dictamen de procedencia, aprobación del Órgano Interno de Control, acta del Subcomité de Adquisiciones, contrato, fianza, anticipo, acta-entrega o constancia de los bienes o servicios.

Con ello se observa una falta de conocimiento administrativo, ya que se tiene deudas sin contar con instrumentos soporte del año pasado, es decir, no hay plurianual autorizada y se contraen deudas con diversos proveedores.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...