Lentos, pero seguros acuden a visitar a sus ancestros

Panteones listos para enfrentar el desabasto de agua

Compartir:

María Soledad trabaja cada temporada de Día de Muertos afuera del panteón de Xoco, en la alcaldía de Benito Juárez, desde hace 25 años, “cada día hay mucha gente, “está triste por lo del agua, igual ahora no vienen”, explicó.

“Algo triste la venta”, ayer llegó desde las 8:00 horas, para mantener hidratadas trajeron unos ocho cubetas de agua desde el pueblo de Los Reyes Coyuca; ella se surte donde todos los mexicanos lo hacen desde tiempos ancestrales; en la central de abastos, como cada año, dijo, los precios aumentan al doble.


Cada ramo de cempasúchil lo vende en 20 pesos, aunque también tiene nubes, alegrías, rosas de muchos colores, crisantema, inmortales y pata de León, doña Soledad espera que las personas no dejen de visitar a sus muertos espantados ante la falta de agua.

En ese sentido, Jesús Ortega, trabajador de base del lugar desde hace cuatro años señaló que cada temporada “se dejan venir ríos de gente”, aunque siempre depende porque este año han entrado a visitar a sus familiares que abandonaron este mundo desde hace unos tres días atrás.

“Por lo mismo del agua están llegando antes, aquí en el panteón hay tres piletas, todas están llenas y limpias, estamos checando hay agua cayendo estamos dejando que se llenen pero igual tienen que venir las pipas”.

En el panteón Francés, en la delegación Cuauhtémoc trabaja desde hace ya varios años David Balderas; él, espera un incremento importante en sus ventas este Día de Muertos y por el desabasto del agua ni se preocupa ya que desde que él está ahí el servicio se los provee una pipa.

“Normalmente nos la dejan en 800 pero ahorita por lo del agua si sube, normalmente sale más barato”, el vende el ramo de cempasúchil en unos 30 pesos y se abastece en el mercado de Jamaica.

“Este año no se mancharon porque hubo mucha flor incluso hasta te fiaban la flor de que hay muchas”.

Aldo Mar tiene 15 años de edad, su amigo Noé Hernández tiene 13, son vecinos de la colonia Buenos Aires; llegaron desde las nueve a asistir a las personas, acarrear agua y limpiar las tumbas, ellos no cobran una tarifa saben que si se esmeran les tocan buenas propinas, aunque ahí si depende de la gente, explicó Aldo que estimó acabar de trabajar después de mediodía.

Cada año llegan a trabajar en esta temporada, y es común que los niños de la colonia y también algunos adultos mayores acudan a buscar trabajo, “hay días buenos en los que te puedes llevar 400 pesos, 500 pesos, depende ya de como tú trabajes, ora si que aplicarte”.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...